Alegría y felicidad

dog-1212400_640

La felicidad es lo que piensas (pasado-futuro)

La alegría es lo que vives (presente)

Un ligero apunte sobre la sutil diferencia entre alegría y felicidad:

En la superficie, ambos términos apuntan al mismo efecto visible APUNTAN AL MISMO “QUÉ ES”

Usando el lenguaje subjetivo -cotidiano-, hablaríamos de un sentimiento agradable; utilizando un lenguaje objetivo -formal-, diríamos que se trata de una energización positiva.

Adentrándose un poco, cada vocablo señala una causa diferente APUNTAN A DIFERENTES “POR QUÉ OCURRE”

La felicidad la causa un factor extrínseco (fuera-dentro-fuera) y la alegría aflora gracias a un factor intrínseco (dentro-fuera).

La alegría es una expresión espontánea y natural que se da en todo ser vivo dotado de sistema nervioso. Y es causada por el mero hecho de existir, que es algo que acontece en ese eterno presente en el que se desarrolla la vida mientra dura. No necesita un factor externo para activarse. Si alguien “es ESPECIALMENTE alegre”, no tiene mucho sentido preguntarle “¿por qué eres alegre?”. Los niños son radicales con este tipo de preguntas, lo más probable es que te responda “pues porque lo soy”. Es tan de cajón para ellos que no entienden el sentido de lo que le estás preguntado.

Otra cosa diferente es estar alegre/feliz en un momento dado, ahí sí puedes identificar ese estado con alguna causa externa (objeto físico o mental) y responder a ese “por qué” con un “por esto o por aquello”. También tiene sentido preguntarle a alguien que dice “ser feliz” cuál es la causa. Probablemente sepa identificarla si tiene algo de consciencia.

También es posible “ser ESPECIALMENTE alegre” (dinámica estructural) y “estar triste” (estado coyuntural). Las personas alegres no siempre están alegres o felices, ni siquiera los más optimistas o necios.

En resumen, que la alegría es la expresión del presente mientras que la felicidad es la expresión del pasado y/o del futuro (que no es más que un pasado proyectado en la misma pantalla de nuestra mente).

PD: Añado la noción de grado ESPECIALMENTE para denotar que cada ser tendrá un grado diferente de energización que se reflejará en diferentes temperamentos. No siempre la energía-alegría aflora con suficiente fuerza como para definirte de cara a terceros como “especialmente alegre”

 

Anuncios

Acerca de José Luis

Adulto superdotado con perfil "aspersor". Padre de dos hijos superdotados. Diletante de la inteligencia, la conciencia y la creatividad. Activista social en el ámbito de las altas capacidades intelectuales (2009-2016) y en el ámbito del derecho a la vivienda (2012-2013). Escéptico con mente ecléctica. Amante del conocimiento en todas sus variedades y facetas, sin ideologizaciones políticas, religiosas ni éticas. Sin deudas simbólicas...
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s