Impuesto sobre Sociedades en asociaciones

Actualizada a 21 de febrero de 2018

dudahacienda

La fiscalidad de las entidades sin ánimo de lucro es uno de esos temas áridos que no suelen concitar el interés necesario dentro de las organizaciones, debido fundamentalmente a la poca información de calidad disponible y al pequeño tamaño que tienen la mayoría de ellas, lo que las hace especialmente ignorantes y vulnerables a sus efectos. Y esa ignorancia es especialmente llamativa en el tema que traigo hoy a este blog, el temido Impuesto sobre Sociedades (IS).

Para intentar aclarar algunas cuestiones relevantes de este impuesto haré algunas puntualizaciones y simplificaciones que faciliten una rápida comprensión a quien no está ducho en estos asuntos.

Sigue leyendo “Impuesto sobre Sociedades en asociaciones”

Anuncios

Una aproximación atea a la Inteligencia espiritual

book-1176256_640

Para encarar un reto de esta dimensión es necesario realizar una serie de distinciones entre diversos conceptos que han ido adquiriendo sentidos diferentes a lo largo de la historia del pensamiento humano. No voy a realizar aquí un recorrido histórico sino a recoger algunas nociones fundamentales para entendernos y plantear un escenario que permita abrirnos a la reflexión seria sin caer en las múltiples trampas que se suelen poner cuando el diálogo versa sobre un término tan controvertido como es “espiritual”.

Sigue leyendo “Una aproximación atea a la Inteligencia espiritual”

Madeja mental

mente-desmadejada

Nuestra mente (o nuestro cerebro para los más objetivistas) es una suerte de madeja con diversos grados y formas de complejidad, tanto en su estructura como en su funcionamiento. A medida que crece la misma las dificultades de gestión se multiplican. Una mente altamente compleja puede ser extraordinariamente productiva si se encuentra en “estado de flujo” como decía Mihaly Csikszentmihalyi. En la analogía, si se encuentra desmadejada.

Sigue leyendo “Madeja mental”

Hedonismo instrumental vs hedonismo operativo

1176906666_1

El 22 de abril de 2007, el magazine de elmundo.es publicó un artículo titulado Declarado el hombre más feliz del planeta en el que nos acerca a la figura del monje francés Matthieu Ricard, un viaje apasionante a la vida de una persona que cambió de manera radical su forma de vivir, de pensar y de entender el mundo.

A raíz de la misma, construí una reflexión acerca de la diferencia nítida entre el hedonismo instrumental típicamente occidental y el hedonismo operativo que, en algunos casos, se practica con mayor énfasis en oriente. Matthieu Ricar sería un ejemplo extremo de “hedonismo operativo”. Examinemos algunas ideas:

Nos hemos acostumbrado a creer que la felicidad es una especie de competencia olímpica para tener más, ser más exitoso, sentir más placer y hacer más cosas…

Sigue leyendo “Hedonismo instrumental vs hedonismo operativo”

Sistemas emergentes. Autoorganización

social-media-1744854_640

Hoy toca hablar de inteligencia colectiva. Y qué mejor modo de hacerlo que refrescando algunos pasajes de un libro muy sugerente publicado hace ya unos cuantos años. Me refiero a Sistemas emergentes o qué tienen en común hormigas, neuronas, ciudades y software de Steven Johnson.

Sigue leyendo “Sistemas emergentes. Autoorganización”

Utopía, entelequia y quimera

En el diccionario aparecen como sinónimos intercambiables, pero si rascamos un poco podremos ver algunas sutiles diferencias.

La utopía es un proyecto o idea irrealizable en el momento actual. Esa noción nos lleva a la metáfora del “horizonte”, un “no-lugar” al que no se llega pero que te sirve para andar. Ese andar produce cambios tendentes a acercarte al horizonte utópico, aunque no lo alcances.

La entelequia es la perfección de una acción (actus era la traducción latina del griego entelechia). Como le pasa al horizonte, es algo que no se alcanza, pero es que además carece de existencia.

La quimera es una fantasía, una ilusión, algo alejado de la realidad.

Ejemplos:

  • Una utopía es la idea de democracia participativa que se maneja en estos contextos políticos actuales.
  • Una entelequia es la libertad en su modalidad absoluta. Otra entelequia es el “comunismo” puro.
  • Una quimera es el mito del “eterno progreso”.

En el espectro ideológico, los extremos suelen ser los espacios de las verdades absolutas (entelequias) asumidas como “el modelo que nos garantizará un futuro” (quimera). El centro es el espacio de las dudas -en sus aspectos positivos y negativos-

En una sociedad cada vez más líquida, determinadas ideas sólidas carecen de fuerza generadora de acciones a gran escala.

Los impulsos sociales, la mayoría inconscientes, siguen la corriente de pocas ideas-guia.

Los cuadros complejos no son apoyados mayoritariamente. Quedan recluidos en los santuarios de la “razón” y la “verdad”, para adoración de sus fieles.

La mayoría social no sabe si es de izquierdas o de derechas. Sí sabe lo que le cuesta pagar el teléfono o llegar a fin de mes. Esas son las preocupaciones básicas de la mayoría.

En la naturaleza no existe individualidad sin colectividad. En la economía no existen derechos sin responsabilidades. Y todos los sistemas sostenibles transitan en ese equilibrio precario entre ambas ‘fuerzas’. Que lo individual se asienta en lo colectivo (uno no vive aislado en la montaña, aislado del resto de congéneres), y que lo colectivo se arma desde la conjunción activa de individualidades. Que la anulación de la individualidad es tan perniciosa como la negación del valor colectivo como fuerza generadora de riqueza y posibilidades de cambiar cosas. Que lo que tú no asumas, lo tendrá que asumir otros, y el desequilibrio puede llegar a ser insostenible si son muchos los que dejan de hacerlo.

 

La infraestructura tácita de las ideas

chain-1027864_640

Un motivo subliminal de fragmentación en la ciencia incluye lo que podría denominarse «la infraestructura tácita de las ideas científicas». Algunas de nuestras más valiosas habilidades existen en dicha forma. Un niño, por ejemplo, pasa largas horas con una bicicleta hasta que de repente aprende a andar en ella. Y aun así, una vez adquirida esta nueva habilidad, parece que no se olvida nunca. Adopta una forma subliminal e inconsciente, ya que nadie «piensa» realmente cómo montar en bicicleta. De la misma manera escribir a máquina, dirigir un velero, caminar, nadar, jugar al tenis, y para un manitas dejar a punto un coche, cambiar un enchufe roto o la arandela de un grifo, contienen este tipo de infraestructura tácita del conocimiento y de las habilidades. De manera similar, un científico posee este tipo de sensibilidad y pericia en la «yema del dedo». Esto hace posible la investigación cotidiana, permitiendo la concentración en el núcleo central del problema sin tener que estar constantemente pensando en los detalles de lo que se está haciendo. La mayoría de los científicos llevan adelante su investigación utilizando técnicas experimentales o aplicando teorías que aprendieron en la universidad. Por ello, un físico puede emplear diez años en la investigación de, por ejemplo, la estructura interna de los metales sin necesidad de plantearse nunca este conocimiento tácito en ninguna forma básica.

Sigue leyendo “La infraestructura tácita de las ideas”