Impuesto sobre Sociedades en asociaciones

dudahacienda

La fiscalidad de las entidades sin ánimo de lucro es uno de esos temas áridos que no suelen concitar el interés necesario dentro de las organizaciones, debido fundamentalmente a la poca información de calidad disponible y al pequeño tamaño que tienen la mayoría de ellas, lo que las hace especialmente ignorantes y vulnerables a sus efectos. Y esa ignorancia es especialmente llamativa en el tema que traigo hoy a este blog, el temido Impuesto sobre Sociedades (IS).

Para intentar aclarar algunas cuestiones relevantes de este impuesto haré algunas puntualizaciones y simplificaciones que faciliten una rápida comprensión a quien no está ducho en estos asuntos.

Hemos creado una asociación. ¿A qué regimen fiscal me acojo?

Para responder a esta pregunta acudimos a la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. En el artículo 2 del título II podemos comprobar qué entidades están acogidas a este régimen fiscal. Entre otras, encontramos las siguientes:

  • Las fundaciones
  • Las asociaciones declaradas de utilidad pública

Por exclusión, se entenderá que el resto de asociaciones, es decir, la inmensa mayoría de ellas, no estarán acogidas a esa Ley. Están todas bajo el paraguas normativo de la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación.

Por otro lado, la letra a) del apartado 3 del artículo 9 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante LIS), considera como entidades parcialmente exentas a las entidades e instituciones sin ánimo de lucro a las que no resulte de aplicación el título II de la Ley 49/2002. A estas entidades se les aplicará el régimen especial previsto en el capítulo XIV del título VII.

RESUMIENDO

Si tienes una asociación (no declarada de utilidad pública, que son la inmensa mayoría y todas las recién creadas ya que se necesitan muchos requisitos para que te declaren de utilidad pública) vas a ser considerada una entidad parcialmente exenta y no tendrás la obligación de presentar el IS cuando cumplas rigurosamente estos requisitos, que:

  • Sus ingresos totales no superen 50.000 euros anuales. (75.000 en 2016)
  • Los ingresos correspondientes a rentas no exentas no superen 2.000 euros anuales.
  • Todas las rentas no exentas que obtengan estén sometidas a retención.

Hasta aquí, todo normal. Pero la cosa se complica un poco a partir de la reforma fiscal que comienza a ser efectiva en 2015, y que resumo en el siguiente apartado.

Cambios en el Impuesto sobre Sociedades. Concepto de Rentas Exentas

En esta entrada del BBVA podemos observar el matiz introducido que dirige claramente la mirada de Hacienda hacia las asociaciones [(*) He corregido algún pasaje porque donde ponen “renta no exenta” quieren decir “renta exenta”]:

Hasta el 2014: la mayoría de las asociaciones fuera del radar del Impuesto de Sociedades

Si nos vamos al Impuesto de Sociedades vigente hasta el 31 de diciembre de 2014, en el art. 136 del Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, que lo regulaba, veíamos que las entidades sin ánimo de lucro estaban exentas de presentar declaración del Impuesto de Sociedades en los siguientes casos:

  • Que sus ingresos totales no superasen 100.000 euros anuales.
  • Que los ingresos correspondientes a rentas no exentas sometidas a retención no superasen 2.000 euros anuales.
  • Que todas las rentas no exentas que obtuviesen estuviesen sometidas a retención.

Lo de los ingresos de 100.00 euros está claro, pero, ¿qué era un renta exenta (*), no sujeta al IS según aquella regulación? En el art. 121 se indicaban como tales las que procedan de la realización de actividades que constituyan su objeto social o finalidad específica.

Por el momento, quedémonos con esa definición de renta exenta (*), que ya veremos cómo va a ser perfilada en la reforma.

A partir del 2015: el Impuesto de Sociedades se acerca a las asociaciones

Si bien en un primer momento, con la reforma del Impuesto de Sociedades, se sentó la obligación de que todas las asociaciones deberían presentar el Impuesto de Sociedades, ante las múltiples quejas, se aprovechó la Ley de Segunda Oportunidad para modificar la reforma recién puesta en marcha. ¿Cómo queda ahora la situación? Pues quedan exentas de presentar declaración del Impuesto de Sociedades aquellas que:

  • Sus ingresos totales no superen 50.000 euros anuales.
  • Los ingresos correspondientes a rentas no exentas no superen 2.000 euros anuales.
  • Todas las rentas no exentas que obtengan estén sometidas a retención.

Aparentemente, uno diría que la única diferencia es que se ha reducido el límite de 100.000 a 50.000 euros. Pero, como acertadamente han señalado algunos, lo cierto es que la reforma va mucho más allá, pues se ha modificado el concepto de rentas exentas (*), tal y como podemos comprobar en la nueva definición de las mismas en el actual Impuesto de Sociedades:

RENTAS EXENTAS: Las que procedan de la realización de actividades que constituyan su objeto o finalidad específica, siempre que no tengan la consideración de actividades económicas. En particular, estarán exentas las cuotas satisfechas por los asociados, colaboradores o benefactores, siempre que no se correspondan con el derecho a percibir una prestación derivada de una actividad económica

Si comparamos ambas definiciones, vemos que la consideración de rentas exentas (*) se reduce muchísimo, primero por la exclusión de cualquier tipo de actividad económica, y segundo por centrarse específicamente en la cuotas de los socios, pero ojo, siempre y cuando no suponga una contraprestación.

Noción de Rentas No Exentas

Para entender mejor los criterios que sostiene la AEAT sobre qué son RENTAS NO EXENTAS expongo varios ejemplos extraídos de diversas Consultas, generales o vinculantes, realizadas a la Dirección General de Tributos (DGT). Podéis consultarlas en su totalidad en este enlace.

CONSULTA 1995-04

ORGANO

SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas

FECHA-SALIDA

19/11/2004

NORMATIVA

TRLIS RDLeg 4/2004 TIT. VII, CAP. XV

Respuesta al caso concreto planteado: las cuotas cobradas a los asociados constituyen contraprestación de las actividades realizadas por la asociación, tales como venta de libros, transporte escolar, etc, lo que constituyen rendimientos derivados de una explotación económica, al suponer la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios aún cuando sea a sus propios asociados, no siendo aplicable a las mismas la exención del artículo 121 del TRLIS [actualmente el 110 de la LIS)”

CONSULTA V2083-16

ORGANO

SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas

FECHA-SALIDA

13/05/2016

NORMATIVA

LIS, Ley 27/2014 arts: 110 y ss.

Respuesta al caso concreto planteado: “En el supuesto concreto planteado, la entidad consultante señala que va a recibir ingresos derivados de las cuotas de los asociados por el uso de las instalaciones arrendadas al club, por servicios prestados por el club, patrocinios de empresas y venta de ropa deportiva. De los datos que se derivan de la consultan, dichas actividades suponen la ordenación por cuenta propia de medios materiales y/o humanos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, los ingresos derivados de la prestación de tales servicios estarán sujetos y no exentos en el Impuesto sobre Sociedades

CONSULTA V2465-16

ORGANO

SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas

FECHA-SALIDA

07/06/2016

NORMATIVA

LIS Ley 27/2014 arts. 110 y siguientes, 124

Respuesta al caso concreto planteadoel resto de rentas e ingresos derivados de la publicidad, la venta de lotería, la entrega de libros, fiestas, rifas, arrendamiento de bienes suponen la ordenación por cuenta propia de medios materiales y/o humanos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, por lo que los ingresos derivados de la prestación de tales servicios estarán sujetos y no exentos en el Impuesto sobre Sociedades. Por su parte, los intereses derivados de depósitos bancarios, al ser rentas derivadas de su patrimonio, están sujetos y no exentos

CONSULTA V2715-16

ORGANO

SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas

FECHA-SALIDA

15/06/2016

NORMATIVA

LIS, Ley 27/2014, arts:110 y ss

Respuesta al caso concreto planteado: “el resto de rentas e ingresos derivados de la publicidad, la venta de pañuelos suponen la ordenación por cuenta propia de medios materiales y/o humanos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, por lo que los ingresos derivados de la prestación de tales servicios estarán sujetos y no exentos en el Impuesto sobre Sociedades

Definición de Actividad Económica

En esta entrada de Asepyme podemos ver con claridad qué entiende Hacienda por actividad económica. Recojo algunos pasajes relevantes.

De acuerdo con la legislación vigente cualquier asociación puede realizar actividades económicas en el cumplimiento de sus fines, sin perder por ello la condición de entidad sin ánimo de lucro, siempre y cuando los posibles beneficios de la misma se destinen a los fines de la asociación y no se repartan.

Tal vez te preguntes ¿Pero las actividades que realiza nuestra asociación, se pueden considerar actividad económica?.

Para entenderlo mejor es conveniente conocer la definición de actividad económica que ofrece Hacienda, contenida en el artículo 79.1 del Texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, aprobado por Real decreto legislativo 2/2004 de 5 de marzo, que dice así:

“…se considera que una actividad se ejerce con carácter empresarial, profesional o artístico” – es decir, se ejerce una actividad económica – “cuando suponga la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos, o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.”

La mayoría de asociaciones tenéis ingresos por actividades que la administración puede considerar económicas, como son venta de lotería, editar y vender revistas, servicios de bar en fiestas, organización de actos y jornadas cobrando entrada, impartir clases, etc., actividades pensadas para autofinanciaros pero que entran dentro de la definición de actividad económica.

Los miembros de muchas asociaciones entenderéis que lo que hacéis no es una actividad económica, y este no es ni será nunca un tema tributario pacífico, ya que Hacienda verá casi siempre actividad económica donde los asociados veréis actividad asociativa sin ánimo de lucro.

¿Cómo puede la administración demostrar que ejercemos una actividad económica?

La administración puede utilizar cualquier medio admisible en derecho y, en particular en este artículo me voy a remitir a dos:

  • Los regulados en el artículo 3 del Código de Comercio.

“Existirá la presunción legal del ejercicio habitual del comercio, desde que la persona que se proponga ejercerlo anunciare por circulares, periódicos, carteles, rótulos expuestos al público, o de otro modo cualquiera, un establecimiento que tenga por objeto alguna operación mercantil”.

  • Los regulados en el artículo 12 del Real Decreto 243/1995.

El ejercicio de las actividades gravadas por el impuesto se probará por cualquier medio admisible en derecho y, en particular, por:

  1. Cualquier declaración tributaria formulada por el interesado o sus representantes legales.
  2. Reconocimiento por el interesado o sus representantes legales en diligencia, en acta de inspección o en cualquier otro expediente tributario.
  3. Anuncios, circulares, muestras, rótulos o cualquier otro procedimiento publicitario que ponga de manifiesto el ejercicio de una actividad económica.
  4. Datos obtenidos de los libros o registros de contabilidad llevados por toda clase de organismos o empresas, debidamente certificados por los encargados de los mismos o por la propia Administración.
  5. Datos facilitados por toda clase de autoridades por iniciativa propia o a requerimiento de la Administración tributaria competente y, en especial, los aportados por los Ayuntamientos.
  6. Datos facilitados por las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación, Colegios y Asociaciones Profesionales y demás instituciones oficialmente reconocidas, por iniciativa propia o a requerimiento de la Administración tributaria competente.

Por último, y aunque no venga en esa entrada, la Administración podrá demostrar que tienes actividad económica si tienes personal contratado o subcontratado.

Espero que esta entrada te haya resultado de utilidad. Si te parece interesante, compártela entre tus contactos.

Enlaces de interés

  • Fundación hazloposible: http://www.solucionesong.org
  • Asepyme: https://asepyme.com
Anuncios

Acerca de José Luis

Los actos y no las palabras definen a las personas
Esta entrada fue publicada en Altas Capacidades, Economía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s