Aprendizaje orgánico

plant-690051_640

Hace unos días compartía en el grupo Facebook de Amigos de la Plataforma de Apoyo a las Altas Capacidades una minúscula reflexión, con una clara intención:

LAS PALABRAS NO SON NEUTRAS

Hace tiempo tuve una entrevista con la Fundación Málaga para hablarles de ASA en particular y de las AACC en general. Durante la conversación surgió un tema recurrente en estos casos: el modo de aprender de nuestras criaturas.

Probé a hacer un ‘experimento’. Le dije, “¿qué pensarías -dime la verdad, no lo que quiero escuchar- si te comento que mi hijo aprende de modo desordenado?”, a lo que contestó: “pues que es un desastre”.

“Bien. Ahora dime, ¿qué pensarías si te digo que mi hijo aprende de modo orgánico y no de modo mecánico?”

Se le iluminó la cara. No hizo falta que respondiera nada.

La idea principal de ese microtexto era mostrar cómo cambia la percepción de un mismo hecho, proceso o acontecimiento utilizando nombres con connotaciones negativas o positivas. Esa reunión que tuve tiene ya cinco o seis años, cuando no disponía de información científica sobre determinados procesos de aprendizaje (p.e. aprendices viso-espaciales, aprendizaje por emoción, etc) y lo único que tenía eran palabras que, grosso modo, describían el modo personal de funcionar, que también percibía en mis hijos.

.
Sin embargo, en esa entrada surgió la magia. Muchas personas se interesaron por conocer qué entendía por aprendizaje orgánico. Tantas que me quedé sin palabras, porque algunas tienen un gran bagaje intelectual y generaba mucho respeto la respuesta que podía dar, siempre intuitiva y basada en la experiencia, pero nunca puesta en palabras. Lo que fue surgiendo fue lo que sigue.
.
Un organismo aprende viviendo, experimentando, nutriéndose de lo que es nutricio (bueno, alguno se equivoca y se envenena, jaja). Funciona como una unidad pero al mismo tiempo tiene organizaciones “locales” que parecen no tener ningún interés en ese funcionamiento “global”, pero son absolutamente necesarias para que el organismo al completo funcione.
.
A veces se nutre con un atracón (a golpe de intuición, que puede ser vista como una impresión o huella en nuestra conciencia de elaboraciones infraconscientes -visión psicológica- o como una visión interior clara y directa de determinadas realidades -visión filosófica-) y otras poco a poco. Sin una regla predeterminada, sin una lógica subyacente fácilmente detectable y replicable.
.
Con palabras más sencillas, se puede observar con la facilidad para conectar informaciones aparentemente inconexas o inútiles para una determinada función, propia del pensamiento arborescente. Se intuye en la Serendipia. Se ve cuando se organizan juegos o trabajos complejos, hilando fino para que vayan adelante sin un aparente aparato rector que dicte el camino.
.
Afloro una distinción entre dos procesos que todos tenemos claros: i) comprensión (teórica) y operación (práctica). El primer proceso precede ontológicamente al segundo, aunque no siempre causalmente. A veces el operar con determinados símbolos te permite acceder al universo de la comprensión, como ocurre mayoritariamente en el colegio. Además, añado otra distinción básica entre comprender y entender. Las propias palabras nos lo muestran con su estructura y etimología: i) comprender es “prender con” y ii) entender es “tender en”. Metafóricamente, la segunda sería como desplegar viandas en nuestro mantel intelectual y la segunda coger esa viandas para llevárnosla a la boca. Como comprobaréis fácilmente, son procesos diferentes que permiten discernir qué proceso es profundo y cuál es superficial.
.
El modo de aprendizaje orgánico se inclina naturalmente (es propenso) a la comprensión y el mecánico al entendimiento. Por ese motivo cuando se estudia con el objetivo de sacar nota el contenido tiende a olvidarse, mientras que si has comprendido bien lo que ahí se explicaba no sólo no se te olvidará sino que en cualquier momento futuro llegarás a operativizar esa información. No es necesario que sea de inmediato -sí en el examen, claro- sino que puede surgir en cualquier momento, lugar u ocasión futura. Esa es una diferencia crucial en los modos de nutrirse intelectualmente.
.
Teniendo claro lo anterior, se puede captar mejor lo que sigue. Ya no nos centramos en el proceso de comprender sino en los contenidos (objetos físicos o mentales, materiales o inmateriales) que nos pueden alimentar.
.
Aquí introduzco la noción de ABSTRACCIÓN, que podría definirse muy laxamente como “la elevación a la conciencia de una forma desde un (tras)fondo”. Esta noción de aplica a todo tipo de formas (geométricas, simbólicas, conceptos, imágenes, etc) y a cualquier trasfondo que podamos imaginar. Es muy útil para comprender determinadas cuestiones sutiles.
.
La abstracción es una noción muy rica que incluye pero no se agota en lo que conocemos como patrones lógicos abstractos sino que apunta a más tipo de realidades, en cualquier disciplina (juego serio) del saber humano: ciencia, filosofía, arte, espiritualidad…
.
Os pondré un ejemplo sencillo de cómo funciona este tipo de noción. Recogemos de la wiki la definición de Vacuum energy (energía del vacío). En ella leemos: “Vacuum energy is an underlying background energy that exists in space throughout the entire Universe”, lo que podría traducirse torpemente como “La energía del vacío es un TRASFONDO subyacente de energía que existe en el Universo entero”, y que sirve de base para la existencia de formas materiales (partículas y demás). Este es solo un ejemplo de miles que pueden ponerse en los que hay correlación entre formas y fondos. Son conceptos que siempre se relacionan entre sí. Son abstracciones íntimamente conectadas y nuestro pensamiento las pone siempre juntas, sea de modo implícito o explícito.
.
Con un ejemplo simple se entenderá mejor. Pensad en un patrón que se repite mucho en este ámbito: alumno que comprende a la primera un concepto y opera con el sin seguir los pasos lógicos para dar con la solución. En matemáticas pasa mucho.
.
Repetirle decenas de veces lo mismo no le motivará porque ya lo comprendió y lo está operativizando con éxito. Y es ese proceso operativo afloran nuevas abstracciones que son comprendidas y unidas al todo. Así se va absorbiendo mejor la información y mediante metáforas o analogías puede incorporar patrones de otros juegos serios.
.
Otro ejemplo prosaico lo tengo en un antiguo amigo, el típico talento lógico, con brillante curriculum académico y un buen puesto en una entidad financiera. Todo un coquito de los currantes. Pues bien, coincidimos en una empresa entre amigos y cuando nos pusimos con el tema contable -él estuvo un tiempo trabajando en ese área de una empresa grande de muebles- noté que se sabía todos los asientos prácticamente de memoria, pero era incapaz de comprender los flujos económico-financieros implícitos en ellos. En cuanto lo sacabas de los supuestos que conocía, no sabía cómo responder. Era bastante “literal” en todo, y eso se notaba en otros contextos más difíciles de patronizar, como son las relaciones con otros humanos. Ahí tenía serias dificultades para comprender las reglas del juego, y siempre pedía consejo de cómo actuar, pero operaba con esa información de modo literal, con la consecuente falta de “éxito” que pretendía tener. Por más que le explicaba que no tenía que ser tan rígido en la aplicación no había modo de que lo comprendiera. Entendía lo que le decía y, tal cual, se ponía a practicarlo. Y luego se cabreaba conmigo porque no le habían servido de nada.
.
Es fácil que se aprenda en modo orgánico en “nuestro elemento” (en el sentido que le da Ken Robinson en su libro El Elemento) mientras que cuando salimos del mismo tiramos de modos mecánicos que, obviamente, han de provenir de fuentes externas todo el rato.

Creo que eso se debe principalmente a cómo se gestionan mentalmente las abstracciones del tipo forma-fondo que os comenté en otro comentario. Lo que llamamos “rigidez mental” aludiría a una gestión de la forma sin conectarla armónicamente con el fondo (tal y como señalo en el ejemplo de mi amigo). Nuestro modo normal de pensamiento (y de lenguaje) se organiza siempre en triadas. En este caso, la triada fundamental sería: fondo-función-forma. Hay otros modos de nombrar esta triada que igual os suena más: sujeto-medio-objeto. O fuente-acción-estructura.

Las ciencias se fundamentan en el par función-forma o acción-estructura, ya que estudian objetos (por eso se llaman ciencias objetivas, aunque luego el adjetivo de “objetivo” tenga otra significación contrapuesta a “subjetivo”). Los que estáis en este mundillo conoceréis a personas que se ciñen a esto mientras que otras incluyen el trasfondo en sus consideraciones. Son científicos de mirada larga y ancha. Sobre todo los que no trabajan con objetos cuyo funcionamiento y estructuras son “fácilmente” predecibles o descriptibles. Y entrecomillo fácilmente porque no hay nada de fácil en esa labor, pero es por compararla con lo que supone predecir comportamientos de objetos-con-intención. Ahí la ciencia predictiva comienza a fallar y se necesitan otras modalidades de acercamiento menos rigurosas (o rígidas). Se necesita más flexibilidad para no caer en la trampa del afán por predecir comportamientos como base de un conocimiento rigurosamente científico.

Un intento de armonizar esas abstracciones lo encontraríamos en el enfoque enactivo de Francisco Varela.

 
 
Anuncios

Acerca de José Luis

Aprendiz de la inteligencia, la conciencia y la creatividad. Vinculado al mundo de las altas capacidades intelectuales desde 2008, año en el que entré en la asociación ASA de Málaga tras la identificación de mi hijo mayor. Once meses después, en 2009, afronté el reto de presidirla cuando estaba a punto de disolverse, lo que me llevó a adoptar un rol de activista que he mantenido hasta 2016 en diferentes organizaciones de este colectivo tan desconocido y plagado de mitos y estereotipos. En este blog trato de aclarar los conceptos más básicos a todas aquellas personas que aterrizan y no encuentran dónde agarrarse. También tuve un periodo de activismo social en el ámbito del derecho a la vivienda (2012-2013) en la PAH de Málaga.
Esta entrada fue publicada en Altas Capacidades, Educación, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s