¿Por qué resulta tan difícil avanzar en el ámbito de las Altas Capacidades?

losciegosyelefante

Esta pregunta es demasiado amenazante para un lunes a primera hora de la mañana. No os preocupéis, no voy a soltar una larga perorata desgranando los cientos de factores que podrían dar respuesta. Ni es el sitio ni es un tema en el que nadie tenga LA respuesta definitiva… Sólo pretendo incluir una cuestión de fondo que generalmente no se percibe pero que constituye un actor principal en esta obra. Hablo, como en otras ocasiones, de la visión. Visión sostenida por personas con sus propias concepciones intersubjetivas (marcos referenciales) y subjetivas (marcos preferenciales).

Hace tiempo tuve la suerte de coincidir con Maria Caridad García, profesora asociada de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, gracias a que comentó el vídeo de Juan Carlos López Garzón sobre el error/horror de los tres anillos de Renzulli y coincidimos en determinadas “visiones”.

Total, que hablando así de todo un poco me comentó la situación que vive actualmente Colombia respecto a las capacidades excepcionales como allí denominan a las AACC, algo diferente a la que vivimos en España. Y compartió un extenso documento que han elaborado una serie de docentes titulado “Documento de orientaciones técnicas, administrativas y pedagógicas para la atención educativa a estudiantes con capacidades y/o talentos excepcionales en el marco de la educación inclusiva”. Como es bastante largo, eché un vistazo en diagonal y encontré algunas perlas. Entre ellas, un cuadro titulado “Evolución de las concepciones de talento desde finales del siglo XIX hasta inicios del siglo XXI” que describe de modo muy gráfico y visual cómo se han ido produciendo cuatro grandes olas que, en cierto sentido, se sustentan en cuatro grandes “visiones” sobre el talento. Esas cuatro visiones conviven en la actualidad, de modo que en demasiadas ocasiones chocan entre sí, lo que redunda en un bloqueo constante difícil de solventar, incluso con las mejores mentes y predisposiciones al diálogo.

Os la pongo aquí para que lo comprobéis por vosotros mismos y os pueda servir para iniciar una reflexión general, si os interesa como tema de diálogo.

PRIMERA OLA. MODELOS DE DOMINIO GENERAL

Se focaliza en responder a la pregunta: ¿Qué es la excepcionalidad (giftedness)?

En este primer oleaje, la visión predominante es la monolítica. Es decir, la inteligencia o la excepcionalidad es una habilidad única o general, asociada a un determinado CI. Se trata de una visión esencialista. Sus representantes principales serían Galton, Spearman y Terman. Desde finales del XIX a principios del XX.

SEGUNDA OLA. MODELOS DE DOMINIOS ESPECÍFICOS

Trabajos en las teorías de la inteligencia, descubriendo múltiples y distintas formas de ser excepcional.

Esta visión ‘fragmenta’ el constructo y se fija en las diferentes formas de la excepcionalidad o inteligencia. Thurstone, Feldhusen, Horn, Cattel, Gardner, Castelló o Stanley promueven esta visión multifactorial y estructuralista.

TERCERA OLA. MODELOS DE SISTEMAS

Reconoce el talento tanto general como específico e incluye variables psicológicas como componentes del talento -creatividad, motivación, compromiso con la tarea, sabiduría, etc.-.

Esta visión trasciende la esencia y la estructura cognitiva e incluye nuevos elementos en un sistema más complejo y funcionalista. Aquí tenemos como representantes destacados a Renzulli y Sternberg.

CUARTA OLA. MODELOS DE DESARROLLO

Posicionan el talento dentro de un contexto de desarrollo, incluyendo variables externas al individuo, como el ambiente.

Aquí encontramos una visión diferente, la evolutiva, emergentista o desarrollista, que pone el énfasis en la creación de las condiciones de posibilidad que permiten desplegar los potenciales en actualizaciones (que es lo que originariamente significaría la palabra evolución “ex-volvere”, girar hacia afuera). Ya no se fija tanto en lo que es, qué forma puede tener o qué funcionamiento presenta sino que pone el acento en cómo las condiciones ambientales pueden actuar como catalizadores que permiten el tránsito de la dotación natural a las competencias sistemáticamente desarrolladas (talento). Esta visión la sostienen Mönks, Tourón y Gagnê, entre otros.

¿Qué implica todo lo anterior?

Pues simple y llanamente que la evolución de la visión ha permitido ampliar nuestros marcos referenciales. Ahora podemos saber más sobre el asunto. Pero al mismo tiempo, y de modo más sutil porque se ancla en nuestra estructura tácita de ideas, se han ido ampliando las “facciones” o “grupos” que defienden un determinado marco frente a los demás y a la propia evidencia. El cierre de nuestra capacidad de “ver” todas las opciones sin privilegiar unas sobre otras, aunque se discierna cuál es el lugar de cada una en el marco general (siempre inacabado, siempre abierto a nuevas visiones), conduce a la creación de marcos preferenciales, que son defendidos con demasiada pasión, lo que dificulta cualquier tipo de diálogo entre visiones diferentes perfectamente integrables.

Y esa es una de las razones de fondo por las que resulta tan difícil avanzar en este apasionante mundo de las altas capacidades intelectuales.

A todo lo anterior se suma el problema de que se usan los mismos términos (dedos) para señalar diferentes aspectos (lunas, caras) de la compleja realidad del paisaje intelectual, lo que añade serias dificultades a la hora de orientarse en el terreno.

Pero si uno tiene honestidad intelectual e interés, no cuesta tanto discernir qué dedo apunta a qué luna, de modo que al final puedes componer un paisaje más rico e integrado. Es una cuestión de voluntad de acercamiento a otras visiones, o de simple coherencia con uno mismo, si piensa que está medianamente comprometido con esto. Si no lo está, todo lo anterior carece de sentido alguno y no es más que una acumulación de palabras que no producen efecto alguno en la realidad, siempre tan dura y difícil de gestionar.

Es probable que si tuviéramos más interés en conocer la realidad, compleja y difícil de enclaustrar en determinados marcos, que en tener razón se lograrían avances, pero tengo la fuerte sensación de que esto no funciona así. Son demasiados años sin ponernos de acuerdo ni en lo más simple. Es como si todos los músculos que hacen funcionar la pierna tuvieran su propia visión de qué hay que hacer para andar, con el resultado de que no se consigue dar pasos hacia adelante. O si se dan, nuevos músculos entran en escena deshaciendo lo andado. Así llevamos décadas y parece que no aprendemos de viejos errores. Para eso sería interesante conocer la historia, valorarla, escuchar a quienes dieron esos pasos y tener en cuenta su experiencia para no repetir patrones de comportamiento.

Anuncios

Acerca de José Luis

Aprendiz de la inteligencia, la conciencia y la creatividad. Vinculado al mundo de las altas capacidades intelectuales desde 2008, año en el que entré en la asociación ASA de Málaga tras la identificación de mi hijo mayor. Once meses después, en 2009, afronté el reto de presidirla cuando estaba a punto de disolverse, lo que me llevó a adoptar un rol de activista que he mantenido hasta 2016 en diferentes organizaciones de este colectivo tan desconocido y plagado de mitos y estereotipos. En este blog trato de aclarar los conceptos más básicos a todas aquellas personas que aterrizan y no encuentran dónde agarrarse. También tuve un periodo de activismo social en el ámbito del derecho a la vivienda (2012-2013) en la PAH de Málaga.
Esta entrada fue publicada en Altas Capacidades, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s