Niveles de desarrollo integral del ser

1005067_476386949104025_507863726_n

El amor dice: ‘Yo soy todo’.

La sabiduría dice: ‘Yo soy nada’.

Entre ambos fluye mi vida (Nisargadatta)

Hace aproximadamente dos años creé la imagen que ilustra esta entrada. En ella represento de un modo visual los diferentes estadios o fases que componen el mapa de la evolución de nuestra conciencia (profundidad ontológica) o de nuestro ser.

Como habrás advertido, se asemeja bastante a la famosa pirámide de la jerarquía de necesidades elaborada por Abraham Maslow.

Pirámide de Maslow

original

La palabra necesidad es clave tanto en esta pirámide como en la invertida. Necesidad suele aludir a dos ideas diferentes: i) la falta de algo y ii) todo aquello que es inherente a algo para su realización, actualización, evolución o desarrollo, cuatro conceptos semánticamente emparentados. Necesidad proviene del latín y significaba aquello en lo que no cedo o aquello que es inseparable de una cosa en una acción.

Por otro lado, y hablando de niveles de desarrollo, podemos incluir aquí también la nombrada teoría de la desintegración positiva de Dabrowski, una teoría de desarrollo moral muy similar en sus fundamentos a la teoría de desarrollo moral de Kohlberg.

n35a05t2.jpg

La desintegración positiva plantea la transición de un individuo desde niveles inferiores a niveles superiores de desarrollo. No obstante, la persona ha de entrar en conflicto con los valores que fundamentan su conducta para poder avanzar de nivel o, como diría Ken Wilber, para poder alcanzar un nuevo estadio. Este último pensador utiliza en su psicología integral la noción de fulcros de desarrollo de la conciencia.

En los primeros estadios esta lucha aparece cuando el individuo toma conciencia de su tendencia innata (in-tendere, tendencias intrínsecas o in-tenciones) y la compara con los valores sociales. A medida que evoluciona, nuevas informaciones tanto externas como internas le permiten un replanteamiento más complejo entre lo que es y lo que debería ser, generando un mayor nivel de ansiedad y conflicto interior. En estos casos se produce una desintegración que puede ser positiva (avanza de nivel) o negativa (se ancla o retrocede).

Cada nivel supone una estructura de desarrollo distinto y único, pero íntimamente ligado a los anteriores. La evolución no es una cadena de estadios separados sino como un continuo de superación e integración en su seno de los diferentes niveles. Tampoco es un desarrollo armónico o fluido sino más bien se trata de oleajes, con subidas y bajadas importantes que afectan mucho a la conducta del individuo.

Pensé en la pirámide invertida por una razón principal y una secundaria: i) la palabra conciencia, en su sentido más potente, alude a la profundidad ontológica (profundidad del ser). Eso implica que a medida que nos desarrollamos alcanzamos cada vez mayor profundidad y, por ende, complejidad en nuestra estructura física, emocional, mental y existencial (espiritual); ii) eludo conscientemente la palabra superior por su carga peyorativa que la asocia muchas veces a “mejor”. Al contrario, las personas que realmente evolucionan hacia niveles de desarrollo más profundos son humildes en sus actos y relaciones, no al contrario. La soberbia se da más bien en personas con desarrollos irregulares (profundos en algún área y superficiales en otras) que les generan enormes conflictos interiores, activando mecanismos de protección de su self, como ocurra por ejemplo en los casos de narcisismo, egotismo o adanismo.

Digamos que la pirámide invertida aludiría más a la sabiduría (integración de niveles sin excesos de conflictos) que a la inteligencia (comprensión y gestión en esos niveles). Está claro que se necesita inteligencia para evolucionar más rápido dentro de esos niveles, pero no es suficiente para alcanzar cierta dosis de sabiduría, que es la que te permite integrarlos con naturalidad.

Es importante señalar también que los niveles de profundización propuestos se ajustan a los desarrollos desde las energías más burdas (físicas) a las más sutiles (existenciales o espirituales). Por ese motivo no existe una correspondencia exacta con la propuesta que hace Dabrowski, ya que aunque se denota una semejanza evolutiva entre las necesidades básicas egoístas del primer nivel y las necesidades profundas altruistas del último nivel, existe diferencia en el peso que este autor le da a la combinación de sus sobreexcitabilidades (OEs) y el que tendría cada una de ellas en los niveles más sutiles de desarrollo del ser. Es evidente que en los niveles más profundos las sobreexcitabilidades motora y sensitiva tienen mucho menos influencia que la que tendrán, por razones obvias, en el nivel físico superficial. Y la importancia que le da Dabrowski a la OE emocional no se correspondería con la que tiene en la pirámide, que estaría en un segundo nivel de profundidad. Su influencia decaería a medida que tratamos con las energías más sutiles. Ahí la OE intelectual cobra mayor relevancia. En el nivel más profundo las reactividades pierden todo su poder. Por ese motivo tan pocas personas alcanzan ese nivel de desarrollo, y menos en una sociedad que cultiva la reacción (movimiento) en lugar de la acción (contemplación).

Anuncios

Acerca de José Luis

Aprendiz de la inteligencia, la conciencia y la creatividad. Vinculado al mundo de las altas capacidades intelectuales desde 2008, año en el que entré en la asociación ASA de Málaga tras la identificación de mi hijo mayor. Once meses después, en 2009, afronté el reto de presidirla cuando estaba a punto de disolverse, lo que me llevó a adoptar un rol de activista que he mantenido hasta 2016 en diferentes organizaciones de este colectivo tan desconocido y plagado de mitos y estereotipos. En este blog trato de aclarar los conceptos más básicos a todas aquellas personas que aterrizan y no encuentran dónde agarrarse. También tuve un periodo de activismo social en el ámbito del derecho a la vivienda (2012-2013) en la PAH de Málaga.
Esta entrada fue publicada en Filosofía, Psicología, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s