Memoria AACC en España (II): de la caída a la recuperación.

elephant-1090834_640.jpg

En los dos últimos años se está produciendo un fenómeno reactivo bastante curioso en el ámbito de las altas capacidades, apoyado en la facilidad con la que se difunden contenidos (independiente de su calidad y de su adecuación a la realidad) en las redes sociales. Se trata del surgimiento de una ola adanista de grandes dimensiones que amenaza con borrar todas las huellas que encuentra a su paso.

Luchar contra esta corriente no es fácil, pero creo que el reto merece la pena. Como conté en la entrada Memoria AACC en España (I): origen del movimiento asociativo, “la experiencia es un grado y conocer los orígenes del movimiento asociativo puede ayudarnos a aterrizar, valorar y, desde ahí, construir algo sólido. El futuro necesita el apoyo del pasado, que es quien te permite no repetir errores y aprender.

Esta lucha colectiva no empezó ayer, sino que lleva con nosotros más de treinta años. Al principio eran cuatro “locos”, como les consideraban a mediados de los ochenta los que debían hacer algo al respecto. Cuando confluyeron varias personas o iniciativas sin afán de protagonismo se fueron logrando hitos.”

Hoy toca recuperar la memoria de un periodo largo (2006-2014) en el que se comenzó con una caída en el olvido y continuó con un resurgimiento que permitió avanzar, de modo irregular, en este empedrado camino.

Un pueblo que olvida su pasado carece de futuro

Es una obviedad indicar que no todo lo que ocurrió en el pasado es rescatable. Hay que filtrar lo que se fue consiguiendo y fijarse en aquellos hitos que han permanecido en el tiempo y que son fáciles de comprobar.

En nuestro ámbito no se ha logrado ningún avance sin lucha, sin esfuerzo, sin confianza, sin visión, sin formación y sin solidaridad. La administración educativa nunca ha actuado de motu propio. Jamás ha dado un paso sin que se le invitara a hacerlo con firmeza. En algunos casos con la firmeza de los argumentos (se les daba el trabajo practicamente hecho) y, en los más difíciles, con la firmeza de los tribunales de justicia.

Los pequeños o grandes avances han sido (y serán) gracias a la labor de personas que se unen para actuar coordinadamente en pos de objetivos comunes generales. A través de diversos instrumentos políticos (política entendida en su sentido amplio de “acción con incidencia colectiva”, nada que ver con el politiqueo que nos venden con ese nombre) como son las asociaciones, las federaciones, las plataformas y las confederaciones. Colaborando con otras entidades dispuestas a pelear conjuntamente por esas mejoras colectivas: profesionales, centros, grupos de trabajo, fundaciones, etc.

Ahora toca aterrizar estas reflexiones generales, ponerles nombre y apellidos, datarlas y fijarlas en la memoria.

 

Década de los noventa y principios de dos mil

En el post del origen del movimiento asociativo en España M. Teresa Medina comenta que fue a mediados de esta década (1996) cuando se produjo el primer momento de auge: “Proliferan las asociaciones de padres con representación en todas las Comunidades. Se publica legislación (RRDD y O.M.) referida a estos alumnos. Se logra la identificación y evaluación psicopedagógica de manera gratuita dentro del sistema educativo, estableciéndose titulaciones de profesionales con competencia oficialmente reconocida para ello. Crece el número de Congresos sobre esta temática (Madrid, Zaragoza, Barcelona, Valencia) organizados por las asociaciones, favoreciendo con ello no sólo la participación y presencia de especialistas y expertos internacionales de reconocido prestigio sino que muchas familias tuvieran acceso al conocimiento más actualizado y la posibilidad de relacionarse entre ellas, generándose oportunidades para la denuncia, expresión y manifestación de necesidades y demás reivindicaciones. Asimismo, se ofrecían a los medios la oportunidad de su divulgación, más la información sobre la existencia de las asociaciones, mejor conocimiento de estos alumnos y de su prevalencia, así como los testimonios y experiencias de otros países, junto a la posibilidad de formación a profesionales, entre otras muchas más cuestiones.”

Este impulso culminó con la creación de la primera federación de asociaciones en Andalucía (FASI, 2000) y la primera confederación de asociaciones de ámbito nacional (CEAS, 2002). Gracias a este instrumento político se logró, entre otras cosas, que la LOE de 2006 cambiara “superdotación intelectual” por “altas capacidades intelectuales”. Un cambio que no era meramente nominal sino que apuntaba al enfoque cognitivo emergente en el que se ampliaba el espectro de perfiles de excepcionalidad intelectual. Pero todo hito de gran alcance, en nuestro campo, precede un periodo de relajación o de alteración. Y la CEAS se autodestruyó, dando paso a una época bastante oscura de las altas capacidades que duró tres años, hasta finales de 2009 o principios de 2010. La desconfianza sustituyó a la confianza. Casi todas las asociaciones que habían formado parte de la confederación dejaron de pertenecer a la misma y se encerraron en sus propios asuntos, desconfiando las unas de las otras. Pero no por ellas, sino por la amenaza de que se les metiera en su seno personajes poco recomendables como los que llegaron y propiciaron la destrucción de ese instrumento político.

 

“Edad Media” de las altas capacidades (2006-2009)

El periodo de 2006 a 2009 fue extraordinariamente árido. Cuando llegué a este escenario en 2009 apenas había alguna asociación con fuerza, por su número de socios y su influencia en otras, en España: Fanjac en Catalunya, Sin Límites en Aragón y, la más numerosa, Apadac en Asturias. Y luego estaba la más conocida a efectos mediáticos, AEST en Madrid aunque de alcance nacional.

Si nos fijamos en el Mapa de las altas capacidades en España veremos que alrededor de esa época nacieron algunas asociaciones. Algunas como Fanjac (2005) y Sin Límites (2006) crecieron exponencialmente en poco tiempo, llegando a tener unos 150 socios en 2009, un logro interno importante. Sobre ellas hablarán dos de sus participantes en próximas entradas. Otras tardaron un poco más en consolidarse, como Actef (2007) en Ibiza, que ahora es una de las más activas en España. El resto de las que nacieron apenas sobreviven, lo que no es poco en los tiempos que corren. Cada uno hace lo que puede o lo que le dejan.

De las que nacieron en los noventa y principios de dos mil destaco algunos casos con inercias diferentes en ese periodo. Apadac (1994) y Aest (1992) tenían una dinámica de estabilidad: eran grandes y reconocidas. Algunas comenzaban a emerger, más por actividad que por número de socios, como la referida Actef (2007) o la asociación onubense Arete (2001) que contaba con apenas 30 familias pero era eso, una familia, una piña. En sentido contrario iban las asociaciones de Sevilla Adosse (1999) y de Málaga ASA (1995), sus dinámicas las abocaban a la desaparición junto al resto de las asociaciones andaluzas que agonizaban en un escenario de absoluta cerrazón de la administración educativa: Asacal (2002) en Almería y Asgrán (2000) de Granada. Asjaén no pudo sobrevivir. Y Asuc (1994) de Cádiz se fue aislando de las demás. Otros casos que puedo destacar, en este caso por las dificultades de comunicación que tenía con ellas (sus motivos tendrían), son las de las asociaciones vascas por un lado y las valencianas por otro. Y por último aludo a la asociación gallega Asac (1995), que también andaba de capa caída hasta que logró firmar en 2009 un acuerdo de colaboración con la Universidad de Santiago de Compostela que le permitió crecer y convertirse en una de las asociaciones más grandes en la actualidad. Sobre esto también nos hablará una de sus protagonistas.

 

“Renacimiento” y consolidación de las altas capacidades (2009-2014)

Como comento más arriba, mi aterrizaje en este peculiar mundillo se produjo a finales de 2009, cuando cogí de imprevisto la presidencia de ASA (1995), una asociación a punto de morir de inanición. Aquí no me centraré en la historia de superación de esta asociación en concreto sino que hablaré en clave nacional, aunque lógicamente ASA participó en algunos de esos cambios.

La acogida que tuve por parte de otras asociaciones fue simplemente espectacular. Al principio, por lógica, en Andalucía. Entré en la FASI presentándome y ofreciendo mis manos para colaborar en lo que hiciera falta. También comentando la idea de que seríamos más fuertes unidos. Ese mensaje caló de inmediato y un compañero llamado Diego Rodriguez de la asociación Areté en Huelva me respondió rápidamente, alegrándose de ver esa predisposición. De inmediato conectamos y a partir forjamos una sólida amistad. Unos meses después, a finales de 2009, nos conocimos en persona en la RAM de Mensa celebrada en Marbella, donde leí (era la primera vez que hablaba en público y me quedé sin voz por los nervios) un manifiesto que había escrito desde la más absoluta de las ignorancias y las ingenuidades del recién llegado titulado Nuevos horizontes para ASA Málaga. En esa etapa había mucho que aprender, tanto de organizar una asociación como de la experiencia de los que estaban ahí al pie del cañón, luchando por nuestros derechos. La mejor aportación que pude hacer en esos momentos iniciales fue aprovechar el perfil de Facebook que habíamos creado para ASA con la intención de abrirnos a la sociedad malagueña en particular y al mundo en general. En ese momento constaté dos cosas: i) nadie conocía la existencia de ASA y ii) no había ninguna asociación ni páginas sobre AACC, en esa red social. Vivíamos en un páramo virtual. Apenas algunas personas sueltas interactuaban ahí, y una de ellas tenía un grupo sobre superdotación con poquísimos miembros que apenas intercambiaban mensajes.

La situación general era pésima, salvo gloriosas excepciones. Para los que empezábamos entonces imponía e ilusionaba a partes iguales conocer el tamaño, la organización y la fuerza que mostraban asociaciones como Fanjac, Sin Límites o Apadac. Eran nuestros referentes en la lejanía, no podíamos ni soñar con igualarnos a ellos. Sí podíamos aspirar a aprender de lo que hacían bien para mejorar nosotros mismos. También nos impactaba la unidad y familiaridad de la asociación Areté, otro referente, en este caso más modesto y cercano.

Durante esos primeros meses se crearon las redes de contacto necesarias para remover cosas. Diego, Serafina y yo planteamos la necesidad de crear una plataforma nacional que reuniera a las personas que querían trabajar pertenecieran o no a una asociación. Así surgió la Plataforma Excelencia a finales de 2009. Fue la semilla que posibilitó dos años después el nacimiento de la segunda confederación española de altas capacidades CONFINES (2011), con 13 entidades fundadoras.

En Aragón se lograron en esa época significativos avances. Uno de ellos fue la implantación de las aulas de desarrollo de capacidades (ADC) gracias a un acuerdo de colaboración con la Consejería de Educación. En Catalunya llevaban tiempo derribando muros administrativos de diferente tamaño. Y en Galicia se produjo el salto cuántico gracias a la colaboración de Asac con la Universidad de Santiago.

A esa dinámica productiva se unió la FASI gracias, inicialmente, a que la Fundación Avanza interpuso una demanda contra la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía por incumplimiento de la normativa legal española en la atención a los menores de altas capacidades intelectuales y que permitió que la puerta de la administración se abriera, permitiendo trabajar el Plan de Actuación para las Altas Capacidades Intelectuales que actualmente sigue funcionando en nuestra CCAA. En la próxima entrada hablaré de eso desde la memoria de sus protagonistas.

A nivel nacional, el nacimiento de Confines (2011) se produjo gracias al empuje coordinado desde muchos frentes y al tesón de Diego que se recorrió toda España para convencer a las asociaciones más reacias a la hora de embarcarse en esa nueva aventura colectiva. En pocos meses, varias entidades colaboraron en la elaboración del Manifiesto por la educación de las Altas Capacidades Intelectuales y el Talento 2012, entre ellas la propia confederación. Ese mismo año también se reunió con responsables del MECD. En 2013 se celebraron en Girona las I Jornadas Nacionales sobre Altas Capacidades y Familia gracias principalmente a la asociación Fanjac que es la que llevó el peso de la organización. En 2014 doblamos la apuesta y se celebraron en Málaga las II Jornadas Nacionales y I Regionales sobre Altas Capacidades: Educación y Famila gracias a la organización que recayó en las manos de la Asociación malagueña ASA. En algún momento hablaré de las vicisitudes que vivimos para sacar adelante este proyecto que tantos beneficios tangibles y, sobre todo, intangibles trajo a nuestra asociación a todos los niveles.

De este periodo destaco también dos asociaciones pequeñas pero que desde sus inicios fueron muy proactivas. Una de ellas nació en Córdoba, Asaca (2012), y la otra surgió con fuerza en León, Alac (2013). Con sus modestos medios lograron organizar varias jornadas de formación y visibilización. Asaca además empezó a colaborar en la medida de sus posibilidades con otras asociaciones, con la federación andaluza FASI y con la confederación española Confines (2011).

Finalizo esta larga entrada agradeciendo el trabajo de todas aquellas personas que han regalado su tiempo personal para conseguir pequeños y grandes hitos a lo largo de toda la historia del movimiento asociativo en España. Nadie sensato debería olvidar lo que se fue consiguiendo, en las condiciones que se lograba y con las resistencias que se encontraron esos “locos” que decidieron iniciar esta apasionante aventura. El resto de la historia, desde 2015 hasta ahora, ya es bastante conocida. Habrá tiempo de fijarla en la memoria cuando corresponda.

 

Anuncios

Acerca de José Luis

Los actos y no las palabras definen a las personas
Esta entrada fue publicada en Altas Capacidades, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s