El ombliguismo moderno: Idiotes y Polites

MirarseOmbligo.jpg

La palabra idiota proviene del griego ιδιωτης (idiotes). Esta palabra la utilizaban los antiguos griegos para referirse a aquel que NO PARTICIPABA EN los asuntos de la ciudad (Polis), sino sólo de sus intereses particulares. La raíz de idiota es ιδιος (ídios) que viene a significar solo, aislado y, en algunos casos, particular y privado.

En la Atenas del siglo V a.C., período álgido de la democracia ateniense, el término ιδιωτης va adquiriendo un matiz despectivo, pues se consideraba mal que alguien se mantuviera apartado de esos asuntos públicos que iban a gestionar su vida. La participación política se consideraba un deber inexcusable. En cierto sentido faltar a ese deber era incomprensible para muchos atenienses, pues pensaban que la vida política beneficiaba a todos.

La figura opuesta al idiotes sería el Polites (del griego antiguo Πολίτης, polítes, y plural, politai), que significaba literalmente “ciudadano”.

Giovanni Sartori, en su obra más importante: Teoría de la democracia, define la idiotez como lo opuesto a la “polites”: “para los griegos, hombre y ciudadano significaban exactamente lo mismo, de la misma forma que participar en la vida de la polis, de su ciudad, significaba vivir. Lo que no quiere decir que el polites no gozara de libertad individual en el sentido de un espacio privado existente de facto. Pero el significado y el valor de esta noción lo revelan el término latín privatus y su equivalente griego idion. En latín privatus, es decir, privado, significa privado (del verbo privare, privar de algo), y el término se empleaba para designar una existencia incompleta e imperfecta en relación con la comunidad. El vocablo griego idion (privado), en contraste con koinon (el elemento común), denota aún con mayor intensidad el sentido de privación. De acuerdo con ello, “idiotes” era un término peyorativo que designaba al que no era polites “un no ciudadano y, en consecuencia, un hombre vulgar, ignorante y sin valor, que solo se interesaba por sí mismo” (págs. 352-353). Se puede definir, por lo tanto, al idiota como aquella persona que no se ocupa de los asuntos públicos sino solo de sus intereses privados.

El precio que se ha de pagar es muy alto:

CR_1001173_f85064ee322b4ab99e363f7edd177cb5_platon_thumb_fb.jpg

Hoy día no usamos el término idiota por haber adquirido significados distintos al original griego, sobre todo a partir del S. XVII cuando se empezó a usar para definir enfermedades mentales. Usamos el término ombliguismo, que según el DRAE es la tendencia a considerarse el ombligo del mundo: todo empieza y acaba en nosotros mismos y en nuestros intereses privados. Yo-mi-me-conmigo-mismo.

No se utiliza el término individualismo porque este contiene connotaciones positivas asociadas al ditirambo constante que se le hace al individuo y su libertad “por encima de todas las cosas”. Sería el exceso de individualismo el que se penaliza en situaciones donde el grupo primaría.

Como suele ocurrir, la alabanza excesiva al ego nos ablanda y, en ese contexto, somos presas fáciles de manejar. Quienes saben usar ese mecanismo de seducción nos llevan donde les da la gana. Paradójicamente, dejamos de ser un individuo con pensamiento propio para convertirnos un instrumento al servicio del interés ajeno.

Este mecanismo está tan asentado en nuestra sociedad moderna que actúa en todos los contextos imaginables, de modo explícito o implícito. Desde pequeños nos enseñan a “no participar activamente”. Los progenitores se encargan de todas nuestras cosas hasta cada vez más tarde, convirtiéndonos en inútiles funcionales incapaces de afrontar retos con nuestros propios medios. En la escuela está mal visto salirse del molde: discrepar, dudar o simplemente crear. Se mantiene la idea mayoritaria de una educación pasivizante. Los mejores alumnos son los que se están quietos y callados, atendiendo intensamente la lección unidireccional que está recibiendo. Por suerte, hay reductos de educadores que se niegan a seguir esa corriente, pero todavía son pocos para luchar contra esta tendencia. Cuando accedemos al mercado laboral se valora más la figura del trabajador que traga con todo sin quejarse que la del reivindicativo, con las debidas y gloriosas excepciones. Desde la esfera política profesional se nos insiste en que no nos preocupemos, que ellos ya se ocuparán de nuestros asuntos. Consumimos contenidos convenientemente empaquetados a través de esos expendedores llamados mass media.

La idea de fondo es siniestra. “No pienses, no actúes. Nosotros nos encargamos por ti. Dedícate a ti mismo”. Y como la mayor parte de la información nos inclina hacia nuestro propio ombligo, se ha ido generando un auténtico ejército de idiotes incapaces de levantar la mirada, abrir los ojos y ponerse a andar junto a otros. Idiotes a los que les molesta que otros lo hagan porque les incomodan su quehacer diario, tan relevante para ellos como importante para la humanidad.

Mientras no logremos revertir esta tenebrosa tendencia nuestro futuro pintará en azul oscuro casi negro.

No tenemos una crisis económica. No tenemos una crisis de valores. Estas son solo efectos. Tenemos una gigantesca crisis de CONCIENCIA. Y la raíz de esa crisis no podemos encontrarla fuera de nosotros mismos. Está justo ahí, en ese punto tan bello que nos gusta mirar tanto mientras la vida transita a nuestro alrededor sin prestarle atención.

Anuncios

2 comentarios sobre “El ombliguismo moderno: Idiotes y Polites

  1. En euskera “polit” tiene este significado:
    bonito, -a, bello, -a, hermoso, -a

    Ipuin politak kontatzen zituen: contaba unos cuentos muy bonitos.
    Ahots polita du: tiene una bonita voz.

    (cantidad) bastante grande, considerable
    Diru-pilo polita utzi zion: le dejó bastante dinero.

    Teniendo en cuenta que esta lengua no es de origen indoeuropeo, me pregunto si tendrá alguna relación con la palabra griega “polites” o “polis”. Habrá que investigar…

    Me gusta

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s