Memoria AACC en España (V): en Aragón no querían Límites

photo_2017-10-13_13-38-05

Mi trayectoria en el mundo de las altas capacidades comienza en el año 1997,  cuando a los pocos meses de ingresar en la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía me llamó la atención un Seminario sobre el tema, en el que se encontraban como ponentes los profesores Antoni Castelló, Francisco Monterde y Gloria Medrano. Por qué me interesó éste y no otro tema es algo que no me planteaba en ese momento. Pero está claro que conforme pasaban las horas de asistencia, había datos que le permitían a mi memoria volver hacia la infancia. Muchos sucesos comenzaban a encajar.

El momento no era casual. La legislación española por fin se hacía eco de los alumnos intelectualmente sobredotados en 1996 y 1997, y por tanto era una “novedad” en el ámbito educativo. A este Seminario le sucedió la organización por parte de la Asociación del Congreso Internacional de atención educativa a los alumnos superdotados y talentosos, celebrado en Zaragoza en julio de 1998. Mi hijo acababa de nacer, y yo no sabía hasta qué punto iba a ir de la mano su desarrollo con el proyecto que iba a nacer a partir de ese Congreso.

Durante el curso 1998-99, la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía me propuso dedicar mi tiempo en un proyecto permanente de información sobre el tema. Y no me lo pensé. Colgué mis estudios de Ingeniería Técnica Industrial (ya tocados por el tiempo que debía dedicar a mi hijo), y con otros asociados, formamos un grupo de trabajo estable, con el que empezamos a atender a las familias, de manera altruista y desinteresada.

Después del primer curso,  y viendo la demanda de información y el desinterés por la aplicación de la normativa vigente que cundía en el mundo educativo, propuse al grupo de trabajo crear un área de altas capacidades compuesto fundamentalmente por socios que fuesen padres o madres de niños con sobredotación intelectual. Facilitaríamos la identificación y la atención extraescolar con los recursos propios de la Asociación, de forma voluntaria y altruista, y asesoraríamos a los profesionales que lo solicitasen. Y así fueron naciendo los diferentes Programas de Atención Extraescolar, con actividades que fueron pioneras y modelos para otras entidades del Estado. Del año 2000 al 2005, el área de altas capacidades de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía creció hasta los 100 socios. Un buen número de actividades eran dirigidas por los propios padres. Otras por profesionales especialistas en su campo. Se había conformado una auténtica asociación dentro de otra. Pero eran tiempos convulsos, y compartíamos espacio e imagen con socios que a la vez eran orientadores en el sistema educativo, y con los que no se compartían los mismos enfoques sobre el tema. La tensión fue en aumento cuando el área de altas capacidades se convirtió en el altavoz de las reivindicaciones de las familias, que con frecuencia chocaban con el sentir de otros socios. El 2006 se produjo la escisión amistosa (diría por gemación) del grupo más sólido de padres del área de altas capacidades, para fundar la Asociación Sin Límites. A partir de ese momento, la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía quedaría como  una opción de asesoramiento a los profesionales de la educación, mientras que Sin Límites, la Asociación Aragonesa de Altas Capacidades se convertiría en una asociación de padres.

El nacimiento de Sin Límites, coincidió en el tiempo con un cambio en el organigrama del Departamento de Educación aragonés, de forma que las relaciones tirantes que se habían llevado hasta la fecha se transformaron radicalmente en palabras de buena voluntad y cooperación. En ese momento, el Departamento ya estaba trabajando en un proyecto, que denominaba Desarrollo de Capacidades, y en el que aunque habían participado en su filosofía algunos socios de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía ajenos al área de altas capacidades, la forma definitiva y el impulso final lo dieron Gonzalo Herrera y Rafael Lizandra, desde el Servicio de Atención a la Diversidad. Sin Límites aportó la crítica constructiva para que el proyecto se fuera adecuando cada vez más a su objetivo, que no era otro que la atención a los más capaces dentro del horario escolar, y hay que reconocer que algunas sugerencias se fueron aplicando en cursos sucesivos. Este programa estaba claramente influenciado por el Modelo de Enriquecimiento Escolar de Renzulli, aunque con sus propias limitaciones y peculiaridades. Pero no cabe duda de que está haciendo la función de semilla del citado Modelo, y de una atención inclusiva también para los alumnos con mayor potencial intelectual. El proyecto se inicio en 2007 con 4 centros educativos públicos, y en la actualidad están adheridos a él 60, tanto públicos como privados concertados. Y todavía está abierta la convocatoria de este próximo curso, para que se unan más centros.

b19792d834a97f21ab214255acaff1a3.png

Mientras tanto, Sin Límites, además de convertirse en el interlocutor oficial de las familias con las Administraciones Educativas (fue invitado por el Departamento a formar parte de la Comisión de Seguimiento de ACNEAES), mantenía e incrementaba su rol de ser modelo de experiencias que pudieran ser aprovechadas por los docentes en las aulas, no sólo en las que se destinaban al proyecto de Desarrollo de Capacidades, sino también en las aulas ordinarias. El apoyo que facilitó la Universidad de Zaragoza a través de los decanos de la Facultad de Educación, Carmen Molina, y posteriormente Enrique García, llevaron a la asociación a establecer un convenio de colaboración con esta Institución que supuso un soporte inestimable durante los primeros años de existencia. La crisis económica obstaculizó pero no acabó con esta relación que sigue con buena salud en la actualidad.  Los inconvenientes de la crisis económica fueron salvados gracias al apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza y su red de Centros Cívicos, y el trabajo decidido de sus juntas directivas permitió que en lugar de ser momentos de recesión, se mantuviese una línea de trabajo a nivel reivindicativo y psicopedagógico, siguiese la asociación en expansión y se aportase a la normativa vigente en Aragón una serie de alegaciones (se aceptaron algo más del 30% de las presentadas), que permitían ir dando un paso más (todavía insuficiente) hacia la atención de las necesidades educativas de los alumnos con altas capacidades.


Conoce al protagonista

Juan Carlos López Garzón: miembro de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía desde 1997. Miembro de Sin Límites, la Asociación Aragonesa de Altas Capacidades desde 2006 hasta 2016. Presidente de Sin Límites (2006-2009).

Autor del blog http://mascapaces.net/

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Memoria AACC en España (V): en Aragón no querían Límites

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s