Colaboración familia-escuela. Recomendaciones desde la firmeza y la amabilidad

Macarena acudió a su cita de acogida individual en ASA en noviembre de 2014. Yolanda y Delma fueron las encargadas de atenderla, y ambas coincidieron en la sensación que les produjo: “Fue muy agradable. Nos transmitió mucha serenidad y positividad. Estaba preocupada por la falta de atención de las AACC. Demostró ser una persona con mucho interés en formarse y también se ofreció para dar charlas sobre disciplina positiva. Nos llamó la atención porque no es habitual que los padres se ofrezcan para trabajar nada más aterrizar en la asociación”.

A los pocos meses organizaron una charla y ahí la conocí. Al terminar la sesión confesó que estaba muy nerviosa (no se le notaba nada) porque sabía que estaba allí y pensaba, no sé por qué razón, que podría corregirle en algo de lo que nos contaba. Le tuve que aclarar que mi respeto por toda persona que tiene la valentía de afrontar una charla pública es máximo. Si hubiera tenido algo que comentarle habría sido, en cualquier caso, fuera de foco. Pero no hubo lugar. Al contrario, desde que empezó demostró ser una profesional como la copa de un pino y tener un dominio escénico fabuloso. Con su voz y sus gestos suaves es capaz de envolver a todo el mundo. Y con las dinámicas que plantea nos da la vuelta como un calcetín, advirtiendo cosas que normalmente no notamos en la vorágine del día a día. Un descubrimiento maravilloso para nosotros a nivel personal y para la asociación. Hoy seguimos disfrutando de sus aportaciones en las Escuelas de Padres que se organizan en ASA.

Pero vayamos al grano. Aquí os presento algunas de sus recomendaciones para favorecer la necesaria colaboración familia-escuela en las reuniones que tengamos, ya seamos familia o agentes educativos. Sus reflexiones son válidas para todos. Espero que las disfrutéis, os hagan pensar y os sean de utilidad. Esta entrada será la primera pieza de un puzzle destinado a esta temática. Por la importancia que tiene, se irá desgranando poco a poco con la ayuda de las diversas perspectivas involucradas. Arrancamos.

Colaboración familia-escuela. Recomendaciones desde la firmeza y la amabilidad

iceberg-

Cuando realizo las formaciones y tocamos el tema de las reuniones escolares intento que no olvidemos una premisa: no se trata de llevar la razón. Hablemos desde el punto de vista del colegio o desde el punto de vista de la familia.

El objetivo es encontrar soluciones para que nuestro hijo o alumno esté lo mejor posible, y para que esto sea lo más productivo posible es necesaria esa colaboración entre familias y colegio.

Una vez que desechamos la idea de querer llevar la razón es más fácil oír a la otra persona. Al igual que me centro en conectar con el iceberg de nuestro hijo/alumno, invito a que en las reuniones intentemos conectar con el iceberg de la persona que representa al colegio o con el familiar. A través de la empatía es más fácil la búsqueda de soluciones y no de culpables.

¿Qué es el iceberg? Según Jane Nelsen, el iceberg representa en su parte superficial nuestra conducta y en su zona profunda las creencias que hay detrás de cada comportamiento. También es la residencia de las necesidades de pertenencia y de significado que todo ser humano tiene. Es la raíz en la que hay que fijarse y trabajar para que la conducta mejore, sea menos reactiva y más proactiva.

desarrollo-de-jvenes-capaces-a-travs-de-la-disciplina-positiva-jane-nelsen-14-638

Otro aspecto fundamental es ser firmes y amables, en el sentido de ser muy respetuosos para no pasar límites, ni del colegio hacia la labor familiar ni de la labor familiar hacia la labor colegio. Me explico. Podemos decir como padres: “yo observo que en casa, cuando mi hijo está aburrido tiene X comportamiento, y trabajándolo de X manera mi hijo termina colaborando. ¿Cree que en el aula podría estar ocurriendo algo similar?” No doy por hecho nada, hablo desde mi parcela e invito a la reflexión por la otra parte.

En las últimas formaciones invito también a aplicar los pasos de resolución de conflicto de Bárbara Porro: primero escucho sin hablar. Luego parafraseo los aspectos que me ha parecido entender para constatar que no es mi interpretación sino lo que de verdad ha querido decir el interlocutor. Tras esto, y cuando ya me toca hablar, me centro en qué aspectos tenemos en común en esta “negociación”, y veremos que son muchos, entre otros, el bienestar del niño.

Tras la exposición de lo que creo que tenemos en común expreso mis sentimientos. Siempre el mensaje del yo, que evita que la otra persona pueda sentirse atacada. Y tras esto lluvia de ideas entre ambas partes enfocada en soluciones y puesta en práctica de las mismas.

En resumen. Partiendo de una base de respeto, conexión y enfoque en soluciones me planteo cómo conectar con la otra persona, y para ello es clave tener presente las 4 metas (sustentadas en creencias) erróneas de la disciplina positiva.

 

CREENCIAS ERRÓNEAS EN DISCIPLINA POSITIVA

El sentimiento de pertenencia, como seres sociales que somos, es fundamental en el ser humano.

Son muchos los escritos de Alfred Adler en este sentido, y fue Rudolf Dreikurs quien desarrolló el concepto de creencias erróneas, entendidas éstas como interpretaciones que realizamos sobre el camino que hay que seguir para obtener la pertenencia perdida.
Conectar con el mensaje oculto tras cada creencia, conectar con esas necesidades no cubiertas, centrarnos en lo que no se ve, más que en el comportamiento visible, nos abre la puerta a la conexión emocional, a la empatía y al enfoque en soluciones.

A mi entender es un respeto por la realidad del otro, y partiendo de esto, conectar para poder exponer la nuestra.

Las creencias erróneas en Disciplina Positiva son:

CREENCIA ERRÓNEA DE PODER

El comportamiento que podemos observar es el de lucha de poder, el de tener la necesidad de decir la última palabra, el sentimiento de perder o ganar. Sin embargo, el mensaje escondido tras este comportamiento es “déjame ayudar, dame opciones”

CREENCIA ERRÓNEA DE VENGANZA

Quien actúa a través de esta creencia es porque considera que no se le está tratando con respeto, justicia y equidad, por lo que sus acciones van encaminadas en muchas ocasiones a hacer daño, y no a buscar una solución o un acercamiento con la otra persona. La conducta que podemos observar se caracteriza por la ofensa y el daño causado. El mensaje oculto tras esta actitud es “me siento dolido, valida mis emociones”.

CREENCIA ERRÓNEA DE INEPTITUD ASUMIDA

En estos casos podemos observar una exposición sincera de no saber cómo afrontar una situación, pero también podemos encontrarnos con esa insuficiencia enmascarada: actitud cómica, excusas, comportamiento no verbal huidizo entre otros. El mensaje que no vemos es “no te des por vencido conmigo. Muéstrame un pequeño paso que pueda realizar”

CREENCIA ERRÓNEA DE ATENCIÓN EXCESIVA

El comportamiento observable es la necesidad de llamar la atención de manera continua y en la mayoría de ocasiones con poco sentido de utilidad. El mensaje oculto es “tenme presente. Inclúyeme para poder sentirme útil”

Fuente: Cómo educar con firmeza y cariño, Jane Nelsen y Lynn Lott

Para afrontar con ciertas garantías estas reuniones es muy importante la formación previa o, en su defecto, tener mano izquierda. Cuando uno acude sin un bagaje inicial y/o sin la actitud adecuada es más que probable que la reunión derive en una búsqueda de culpables en lugar de un encuentro productivo en el que se investiguen y pongan en marcha soluciones.

RECOMENDACIONES para la formación: Bárbara Porro, Jane Nelsen, Lynn Lott y Haim Ginott.


photo.jpg

Macarena Soto Rueda, neurosicoeducadora, entrenadora y educadora en disciplina positiva, administradora del blog Un mundo educado. Socia y colaboradora de la Asociación Malagueña para el Apoyo a las Altas Capacidades (ASA Málaga). Colabora con los CEP de diferentes zonas en Andalucía: Marbella, Málaga, Ronda, Axarquía, Algeciras, Granada , Motril, Villamartín y El Ejido.

Anuncios

2 comentarios sobre “Colaboración familia-escuela. Recomendaciones desde la firmeza y la amabilidad

  1. Un blog muy interesante e instructivo , ¿podría dedicarle unos consejos a los padres que no son superdotados pero si tienen hijos superdotados? Un saludo

    Me gusta

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s