Elaine Aron: ¿Es lo mismo alta sensibilidad que superdotación?

En 2004 la Dra. Elaine Aron, creadora del constructo “personas altamente sensibles” (PAS), argumentó por qué este rasgo no era (no podía ser) un atributo exclusivo de la superdotación intelectual, tras ser invitada por Linda Silverman a una conferencia sobre el desarrollo de los niños superdotados. A pesar de la contundencia de su lógica con el tiempo se ha ido olvidando, persistiendo el prejuicio y cobrando forma de mito sutil.

Pero hay que insistir las veces que sean necesarias:

La alta sensibilidad es un rasgo de los seres vivos dotados de estructuras sensitivas en general y del ser humano en particular. No es un rasgo exclusivo de las personas con superdotación intelectual. Ni es un rasgo necesario para identificarlas como tales.

Artículo original: Elaine Aron: Is high sensitivity the same as giftedness?

Al hablar de mi charla con la organizadora, Linda Silverman, me di cuenta de que pensaba que tener alta sensibilidad (high sensitivity) era lo mismo que ser superdotado (gifted).

Anteriormente otras personas también se preguntaron si una mayor sensibilidad podría ser lo mismo que ser más inteligente de un modo general o específico.

Me gustaría abordar esta pregunta.

Por qué no hay que ver la sensibilidad como superdotación

Aparte del enorme problema que supone definir la superdotación o incluso la inteligencia (por ejemplo, ¿es algo global o es cualquier talento, es un regalo o es un modo de ser inteligente?), me he resistido a ver la sensibilidad de estas formas extraordinariamente positivas por tres razones.

Primero, en mi experiencia, no todas las personas superdotadas son muy sensibles. Conozco demasiadas personas que no tienen alta sensibilidad (no son PAS) que sí son altamente superdotados (highly gifted). De hecho, me pregunto si cada rasgo de temperamento, llevado al extremo, podría suponer algún tipo de dotación.

Por ejemplo, mi brillante esposo no-PAS es extremadamente persistente. Él trabaja en un problema hasta que lo resuelve. Pausa. Seguramente esa es una dotación diferente, pero sobre todo qué “vigor para dominarlo”.

¿O qué hay de aquellos buscadores de sensaciones fuertes que no son PAS? Exploran sin descanso y buscan la innovación y las soluciones novedosas. Seguro que eso las hace creativas, o al menos lo aparentan.

En segundo lugar, según mi experiencia, no todas las personas altamente sensibles son superdotadas. Es decir, al menos en la edad adulta, muchas PAS no expresan talentos que otros reconozcan como sobresalientes.

Es más, a mucha gente le gusta pensar que la superdotación es especial y rara, afirmando que solo debe aformarse que se encuentra en el 1, 3 o 5% de la población. Si uno acepta esa definición, todas las PAS no podrían ser superdotadas. La alta sensibilidad se da entre el 15 y 20% de la población.

INCISO personal: la estimación de la superdotación asociada a un CI de 130 sería aproximadamente del 2% de la población. De ese modo, y aún suponiendo que un gran porcentaje de población superdotada (Gifted) tuviera alta sensibilidad (HSP), aún quedaría por saber qué porcentaje de población talentosa (Talented) -si ambos perfiles suman un 10% nos quedaría un 8% por dilucidar- tiene alta sensibilidad también. Y en ningún caso el conjunto de los superdotados tendría el mismo tamaño que el conjunto de las PAS. Gráficamente podría representarse de este modo:

HSP GIFTED RELATION

Finalmente, en tercer lugar creo que ni siquiera pensé equipararlo con la superdotación, la inteligencia, la capacidad de reflexión, la conciencia u otros aspectos positivos porque quería un nombre neutral para el rasgo.

También quería que se aplicara a todos los niveles del cuerpo, desde la piel y el sistema inmunológico hasta la neocorteza; y a todas las especies, desde la mosca de la fruta hasta el ser humano.

Por supuesto, “sensible” tampoco es un término neutral. De hecho, me pregunto si hay términos que sean verdaderamente neutrales para todos. ¡Pero al menos sus connotaciones positivas y negativas parecen estar equilibradas!

El artículo finaliza invitándonos a continuar la lectura del artículo al que se hace mención en el inicio de éste:

The Highly Sensitive Child (and Adults, Too): Is Sensitivity the Same as Being Gifted?

Ahí podéis leer lo que la Dra. Aron piensa sobre el particular.

Anuncios

Grupo de Trabajo e Investigación en Superdotación

26612963_10212783238069438_382332009_o.jpg

En el año 2003 se crea el Grupo de Trabajo e Investigación en Superdotación (GTISD), con un objetivo triple: por una parte, desde una perspectiva académica, estudiar la realidad de las altas capacidades, desde una investigación científica y rigurosa. En segundo lugar, dar respuesta educativa al alumnado de altas capacidades. Por último, se da gran relevancia a la difusión del conocimiento en torno a la superdotación y las altas capacidades intelectuales. Se crea la página web. Posteriormente, para tener presencia en las redes sociales, se crea la página en Facebook.

GTISD_logo.gif

Sigue leyendo “Grupo de Trabajo e Investigación en Superdotación”

¿Qué es altruismo?

A raíz de la publicación de la entrada Comprendiendo a Dabrowski con Sal Mendaglio se han producido interesantes debates sobre su contenido. Una de las preguntas recurrentes ha girado en torno a este pasaje del texto de Mendaglio:

El éxito para la TPD no es material, ni está relacionado con el rendimiento académico. El triunfo de las personas que han luchado y soportado el dolor del desarrollo descansa en sus vidas de servicio a los demás: viven sus vidas para la mejora de la humanidad.

Success in TPD is not material, nor is it related to academic achievement. The triumph of people who have struggled and endured the pain of development rests in their lives of service to others: they live their lives for the betterment of humankind.

¿Qué es dedicar una vida al servicio de la humanidad?

La respuesta parece sencilla, altruismo, pero hay que rascar algo más.

¿Qué es altruismo?

Originalmente designa la “diligencia en procurar el bien ajeno aún a costa del propio”.

En filosofía, Auguste Comte lo definió como “aquella conducta que beneficia a otros, que es voluntaria y cuyo autor no anticipa beneficios externos”.

En realidad no es tan simple como definirlo de modo general. Ni es fácil de ejercerlo de modo “puro”. Además, “altruismo” es una palabra vapuleada por una sociedad como la nuestra que camina con paso firme por la pendiente del egoísmo más idiota -en su sentido original griego-.

En nuestra sociedad se equiparan acríticamente un gesto (coyuntural, esporádico) y un hábito (estructural, frecuente). Sólo así podemos hablar del altruismo de Bill Gates o de otras personas conocidas y con medios para aportar caudalosos fondos a causas benéficas. Esta es una discusión que siempre acaba en vía muerta…

El altruismo en Dabrowski consiste en orientar voluntaria y conscientemente la vida hacia el servicio a la humanidad. Bill Gates no es un ejemplo de esta visión radical -de raíz, profunda- del altruismo.

Podemos entrever niveles o grados de ese altruismo de tipo estructural asociado a un habito de conducta. Desde la ausencia a la presencia más evidente:

  • Visión egocéntrica: yo
  • Visión etnocéntrica: los míos
  • Visión mundicéntrica: todos nosotros

En cuanto a los gestos, hay que distinguir un gesto de generosidad (dar o darse) de un gesto de altruismo (dar sin esperar nada a cambio). Si estos gestos son cada vez más frecuentes y duraderos hablaríamos de hábitos.

Si ayudas a una persona con dificultades motoras a cruzar la calle o a una persona con dificultades para entender un concepto estás teniendo un gesto de generosidad. Si recibes algo sustantivo a cambio pasaría a ser onerosidad. Las “prestaciones de servicios de ayuda” suelen articularse como hábitos de onerosidad, aunque se tienda a destacar la faceta de la ayuda por delante del aspecto pecuniario que la acompaña. Y no solo reciben contraprestaciones sustantivas sino también el agradecimiento por la ayuda prestada si el cliente está contento con el servicio. Todo muy normal. Transacciones económicas de mutua satisfacción.

En cambio, si ayudas a alguien y no esperas REALMENTE nada a cambio, es un gesto altruista. No esperas ni que te den las gracias (aunque tampoco las vas a rechazar si ocurre), lo haces porque es bueno hacerlo y no piensas en ningún tipo de respuesta o recompensa. Esto es muy inusual cuando se trata de asuntos importantes, siendo más frecuente en situaciones sin apenas vinculación emocional.

Ahora bien, organizar consciente y deliberadamente tu vida de tal modo que actúes en favor de los demás (o de la humanidad de modo abstracto) es otra dimensión del altruismo. Por eso comentaba Dabrowski que no había encontrado a nadie que alcanzara ese nivel, aunque no lo descartara como culminación de un proceso de desarrollo personal desde la ausencia de gestos o hábitos altruistas (propios de la visión egocéntrica) hasta la presencia destacada de gestos/hábitos altruistas (propios de la visión mundicéntrica) con un claro componente volitivo y consciente.

Comprendiendo a Dabrowski con Sal Mendaglio

22025871

En el mundo de las altas capacidades se habla mucho en los últimos años de Dabrowski. Sobre todo de su noción de sobreexcitabilidad (OE). Muchísimo menos de su teoría de la desintegración positiva que es la que incorpora en su seno las OEs como uno de los elementos motores del desarrollo personal.

Se están desarrollando investigaciones serias sobre las implicaciones para este campo que tiene esta teoría, lo que denota su actual relevancia. A pesar de ello, el análisis de la misma reclama miradas críticas de peso, como la que hoy comparto con todos los lectores de este blog. He escogido un texto del psicólogo Sal Mendaglio, profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Calgary, por su implicación en el campo de la giftedness (lo dejo en inglés para no tener que insistir una vez más en lo poco tiene que ver con lo que aquí llamamos superdotación) y por su conocimiento de la teoría dabrowskiana.

La estructura de la entrada recoge varios puntos clave de las reflexiones de este autor:

  1. Uso intencionadamente impreciso de la expresión Gifted students
  2. La TPD no proporciona estrategias o técnicas para el aula
  3. La TPD es una teoría del desarrollo de la personalidad 
  4. La importancia del tercer factor
  5. Las sobreexcitabilidades (OEs) son el motor, no el vehículo
  6. El olvido de los dinamismos en las discusiones de la TPD
  7. Las dificultades de entender la importancia del dolor emocional en el desarrollo
  8. La TPD y la dotación intelectual
  9. Resumen de Mendaglio
  10. Implicaciones para los educadores

Espero que os resulte útil y, sobre todo, ayude a reflexionar con el tono crítico adecuado.

Como padre o educador, ¿estás dispuesto a organizar crisis existenciales dolorosas en tus hijos o alumnos para facilitar la activación del desarrollo de su potencial humano en el sentido dabrowskiano? Dependiendo de la respuesta, esta será para ti una entrada nutritiva o un texto realmente incómodo porque cuestionará las ideas que te están proporcionando sobre Dabrowski en general y sobre las sobreexcitabilidades en particular.

verdad-mentira-reconfortar.jpg

Sigue leyendo “Comprendiendo a Dabrowski con Sal Mendaglio”

Protocolo detección, identificación, evaluación y respuesta educativa en Andalucía

protocolo-altas-capacidades-1-728

Hoy tengo el placer de compartir con todos vosotros un documento de gran valor elaborado por Lidia Romero Sánchez, profesora de infantil del CEIP Julio Caro Baroja, socia y miembro del grupo de acogida de ASA Málaga. Lo he estructurado de modo que sea de fácil lectura y pueda ser útil no solo a las familias andaluzas sino también a otras familias de otras zonas geográficas que podrían inspirarse en estos protocolos para mejorar su situación. Protocolos, cómo no, susceptibles de mejora. También puede ser útil para un examen crítico de sus fortalezas y debilidades.

Sigue leyendo “Protocolo detección, identificación, evaluación y respuesta educativa en Andalucía”

¿Cómo se crean los mitos en las altas capacidades?

man-2037255_640

MITOS Y ESTEREOTIPOS

El fenómeno de las altas capacidades intelectuales está plagado de mitos y estereotipos. Cuando aterrizamos en este mundillo traemos los nuestros a cuestas. Poco a poco vamos deshaciéndonos de algunos y reforzando otros. Si somos capaces de adentrarnos en sus entresijos podemos detectarlos con mayor facilidad y, en la medida de nuestras posibilidades, combatirlos. No es una labor sencilla, están tan pegados al imaginario popular que cuesta verlos, analizarlos y desactivarlos.

En toda formación se incluye un apartado específico para tratar este asunto. No puedes visibilizar ni sensibilizar adecuadamente si la imagen que se tiene no refleja la realidad.

Para reforzar las ideas que compartiré en esta entrada traigo un texto escrito por José Rayo Lombardo -que también puede leerse en otros textos técnicos- en el que habla de cómo Terman contribuyó a la consolidación de un “estereotipo positivo”. Es decir, la investigación científica no es inmune a este tipo de “contribuciones” a la construcción de discursos sutilmente mitológicos:

“Terman ha sostenido que los superdotados gozaban no sólo de una superioridad en el plano intelectual, sino también en muchos otros aspectos de la personalidad y del comportamiento social. No obstante, conviene matizar esta afirmación. Terman ha contribuido con ella a hacer creer que un funcionamiento cognoscitivo superior va unido casi siempre a una afectividad y adaptación social también superiores. Quería destruir algunos mitos que reinaban en su tiempo según los cuales un nivel intelectual alto iba acompañado casi siempre de trastornos afectivos y sociales. Es decir, contribuyó al fortalecimiento del llamado “estereotipo positivo”.”

Leyendo determinadas líneas de pensamiento actuales podemos advertir fácilmente que esta tendencia hacia la creación de estereotipos positivos -incluso con características que podrían interpretarse de modo distinto- no ha desaparecido. Muy al contrario, encuentra el apoyo emocional suficiente como para consolidarse en el imaginario y hacerse inmune a los datos que pudieran contradecirla.

Ya decía Einstein que era más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio, y no le faltaba razón.

Nunca dejes que la realidad estropee una bonita historia.

Sigue leyendo “¿Cómo se crean los mitos en las altas capacidades?”

Aprendiendo a crecer con una sana autoestima

151124121850_planta_624x351_thinkstock_nocredit2

La primera vez que oí las palabras “la forma en la que  hablamos a nuestros hijos se transforma en su voz interior” de Peggy O´Mara, algo recorrió mi espina dorsal. Creo que no somos conscientes de lo que supone traer una vida al mundo y hacer de esa persona un ser adaptado y capaz de ser feliz. Una sana autoestima se convierte en el mejor factor de protección frente a las dificultades de la vida y la mejor manera de ser más resilientes. La resiliencia es el arte de rehacerse ante las embestidas de la vida.

Soy Psicóloga y, desde hace 14 años, madre de dos hijos ahora adolescentes. Así que el tema de la autoestima es un concepto en el que he pensado muchas veces. En  esta entrada me han pedido que hable sobre cómo trabajar la autoestima en los niños e intentando poner en orden mis ideas, he intentado reflexionar sobre cómo trabajamos la autoestima en consulta y cómo lo podemos hacer en casa.

Sigue leyendo “Aprendiendo a crecer con una sana autoestima”