Hiperpadres, dejadnos resolver solos nuestros problemas

Ignacio González Ramos es un joven que escribió una Carta al Director del diario El País, preocupado por las consecuencias que está observando en sus compañeros ‘gracias’ al ejercicio de la hiperpaternidad. Y finalizó con un llamamiento a esos padres obsesionados con sus hijos:

Dejadnos resolver solos nuestros problemas, dejadnos tener responsabilidades y dejadnos equivocarnos para aprender de la vida, si no, nunca sabremos valernos por nosotros mismos

Hace unos días reflexionaba sobre el sufrimiento en nuestros hijos con algunas ideas similares:

La vida es un contraste de luces y sombras. No se puede eludir el dolor como no se evade la alegría. 

El alma sufre con el dolor propio y ajeno pero eso la fortalece. Peor seria que la tintara de negro o se pudriera.

Nuestro trabajo como padres consiste en darles amor, comprensión y acompañarles en sus momentos grises. Así se forjarán un carácter fuerte. Tratar de evitarles todo sufrimiento lo convertirían en seres débiles e incapaces de superar las adversidades.

Creo que nadie desea eso para sus criaturas, aunque en ocasiones nos excedemos con la protección.

Hiperpaternidad

Eva Millet, periodista y autora de “Hiperpaternidad” e “HIperhijos” analiza en una entrevista el fenómeno de la crianza actual de padres sobreprotectores, sobrepreocupados e hiperactivos. Un tipo de crianza que genera “niños altar” o “hiponiños”.

Entrevistadora.- Obviamente, como madres nos gusta siempre hacer las cosas de la mejor manera posible, ¿qué hay de malo en que les ayudemos?

Eva.- Nuestra misión es proteger a nuestros hijos y ayudarles a que crezcan como personas. Pero hoy se ha confundido esa protección natural que implica el ejercicio de la paternidad, en el sentido inclusivo del término, con una hiperprotección. A los padres se les está haciendo creer que para ser buenos padres los niños no tienen que experimentar un malestar, no tienen que sufrir una contradicción, no tienen que tolerar una frustración y que ser un buen padre implica casi ejercer de guardaespaldas del hijo. El hijo se convierte en un ser intocable.

Yo creo que educar es dejar ir; es darle herramientas a tus hijos para que ellos vayan espabilando, creciendo y adquiriendo autonomía. Si tú estás todo el día detrás del niño, protegiéndolo de todo lo que le puede pasar, no solo le le empiezas a poner un germen de ansiedad sino que también le estás incapacitando. Le estás quitando una de las herramientas básicas de la vida, que es la adquisición de autonomía. Entonces, sobreproteger es desproteger.

Una psicóloga estupenda que se llama Maribel Martínez, ella me dice: “Los padres tenéis que observar”. Eso sí, siempre hemos de estar pendientes de los hijos, pero no intervenir a la primera de cambio. Si tu hijo se cae en el parque, no corras como Usain Bolt a rescatarlo porque al final vas a conseguir, que está pasando, que el niño no sea capaz de levantarse por él mismo. El fruto de esta hiperpaternidad es el hiperniño, y una de sus características es la baja tolerancia a la frustración.

La primera figura que surgió de este tipo de crianza son las “madres helicóptero”. Un psicólogo estadounidense que se llama Haim G. Ginott, se quedó muy sorprendido cuando un paciente suyo le dijo: “Estoy harto de tener a mi madre sobrevolando sobre mí como un helicóptero”.

En el norte de Europa y en Canadá, existe la idea de los “padres quitanieves”, que son esos padres que, en vez de preparar a los hijos para el camino, preparan el camino para los hijos. Les allanan todo. Aquí sería un poco los “papás apisonadora”.

Más reciente tenemos el modelo de las “madres tigre”, que es esta idea de la madre que quiere el niño no como un niño renacentista que toque muchas teclas sino como el niño genio, pero en una cosa muy clara, ya puede ser la música, las matemáticas… bueno, el deporte.

Luego tenemos también los “padres guardaespaldas” que es el “No me toque usted a mi hijo”, literalmente.

Los “padres manager”, que es un clásico muy masculino: saben más que nadie, que el árbitro, que el jugador, que el equipo contrario, que nadie.

Hay un último modelo que es muy discretito, los “papás bocadillo” o “mamás bocadillo”, sí. Que es esta idea de seguir al niño con el bocadillo, con el táper de frutas en el parque, para que el niño de vez en cuando se gire y dé un mordisquito, no sea que muera de inanición esa tarde.

Entrevistadora.- Y en este entorno de sobreprotección, ¿qué podemos hacer los padres?

Eva.- La paciencia, saber esperar, la contención, el autocontrol, eso es importantísimo. Los niños deben entender que en las emociones no todo es el mundo de “happy flowers”, que no todo son emociones buenas, sino que hay emociones malas como la rabia, la tristeza o la impotencia.

Esto se tiene que enseñar a gestionar. Porque parece que para que el niño gestione sus emociones y tenga mucha autoestima de lo que se trata es de decirle que él es maravilloso y nunca decirle que no. Pero entonces no estás haciendo un niño con autoestima, estás haciendo un niño narcisista.

Otra herramienta para tolerar la frustración: dar alternativas. No todo es “no”, puedes decir: “Oye, no. Ahora no, pero de aquí a un rato sí”. Enseñar también que se puede perder. Que puedes fallar, te puedes equivocar y no pasa nada.

Yo creo que nos formamos a base de caernos y volvernos a levantar. Y después los niños tienen que jugar. Y este modelo de hiperpaternidad que está llenando a los niños de tardes cargadas de extraescolares se está cargando el tiempo para jugar de los niños. Es la esencia de la infancia.En el juego, ese juego libre, sin estructurar, solo o acompañado, no solo aprendemos a trabajar en equipo, a ser creativos, la resiliencia, sino también aprendemos a tolerar la frustración.


Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .