Altas Capacidades. El poder de las familias

men-193196_640

Las familias tienen las llaves del cambio y la mayoría no lo sabe.

Si tú no crees que es posible cambiar o si tú no quieres cambiar, el cambio no se produce.

Al sistema hay que forzarlo para que cambie. Nunca lo hizo con bellas palabras o con razones desprovistas de pasión y convencimiento.

Todo empieza y acaba en las familias. El Alfa y el Omega de las AACC.

Es tan simple que asusta.

Asusta al sistema, que hace todo lo posible por desactivar ese poder. Y asusta a las propias personas que empiezan a atisbarlo.

Los cambios sociales relevantes se producen gracias al empuje de los interesados en ellos. Las barreras explícitas o implícitas del sistema se resquebrajan ante una voluntad colectiva firme.

Está en nuestras manos. Siempre lo ha estado y siempre lo estará. Solo hay que darse cuenta y empezar a moverse juntos. Si cada individuo o grupo hace la guerra por su cuenta el sistema, en lugar de ceder aumenta su presión. Gana posiciones, se acomoda, y aplasta todavía más. La apisonadora se encuentra a gusto cuando tiene el terreno despejado o escasamente organizado.

Anuncios

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s