Cómo anclar mitos en 60 minutos. Comando Actualidad

once-upon-a-time-719174_640

Esta madrugada asistí a un nuevo capítulo de cómo anclar mitos sin que parezca que los fijo en el imaginario popular. Nada nuevo, si no fuera porque cuando esto se produce en un medio público de alcance nacional el nivel de responsabilidad aumenta exponencialmente.

RTVE emitió anoche pasada la 1 de la madrugada un programa de Comando Actualidad en el que se habló sobre las altas capacidades con un título inaceptable para otros colectivos que generó enorme polvareda, Pasarse de listo,

Comunicado Plataforma sobre Comando Actualidad.jpg

y una presentación previa trufada de disparates conceptuales que vaticinaban un resultado concreto. Aún así, había que esperar a la emisión para poder juzgar el contenido seleccionado por los profesionales del ente público. En la elección de los pasajes que se emiten tiene mayor responsabilidad quien los destaca como relevantes que quien, dentro de un contexto expositivo más amplio, los ha pronunciado. En televisión el tiempo es “oro” y hay que recortar metraje. El resultado es un collage de opiniones fragmentadas con notables diferencias en cuanto a solidez argumentativa o adecuación a los avances en la investigación de este fenómeno. Nada nuevo.

El programa tenía un importante defecto de fondo, desarrollarse en clave madrileña. Suponiendo que reflejara pálidamente lo que ocurre allí se entiende mejor por qué esa comunidad autónoma está por debajo de la media en identificación de las altas capacidades. Y por qué supone de facto un freno imperceptible al avance en este campo a nivel nacional.

No seré exhaustivo en el análisis porque tampoco merece mucho la pena, pero señalaré algunos puntos que explican todo esto.

A NIVEL CONCEPTUAL

El CI 130: una obsesión con poco fundamento. Javier Tourón

El mito de la OMS y el CI 130 para ser superdotado

La administración educativa madrileña (y las de otras muchas comunidades) se frota hoy las manos: “el CI 130 es imprescindible para hablar de superdotación, aunque no es suficiente”. Si te sale 129 “no eres superdotado” y, en consecuencia, no tienes necesidades educativas específicas que cubrir. Fin de la historia. Cambiando contexto: si te hacen una prueba para entrar en un club de fútbol que consiste en dar pataditas, cualquiera sabe que si das 130 “eres futbolista” pero si das 129 “no eres futbolista” y debes irte a casa. Un completo disparate que hoy se reafirma.

Y el suficiente se despliega: creatividad desorbitada y exhuberante motivación. En Plata, el Horror de los tres anillos de Renzulli:

El programa desliza cifras. Varias veces habla del 3% y en una ocasión alude al 10%. Confunden claramente superdotación y altas capacidades.

Habla de fracaso escolar (35-50%) y rendimiento por debajo de su potencial (70%) acudiendo al Ministerio de Educación. Publicación del año 2000 sobre un trabajo de 1998, en base a un estudio longitudinal realizado en la Comunidad de Madrid con 108 individuos que, a lo largo del estudio, se quedan en 36. Aquí podéis leerlo.

En Madrid la nueva normativa además obliga a tener altas notas (no confundir con alto rendimiento) para tener derecho a una atención, liderando el despropósito. Si tratas de conectar en el mismo plano fracaso escolar y altas notas el cortocircuito en la congruencia está garantizado.

OTROS ASPECTOS

Presentación de un ejemplo extremo para arrancar. Un pequeñajo de 11 años con una extraordinaria capacidad. El niño genial, pero se deja la huella de que es un producto en sí. Podían haberlo obviado, pero no se hizo.

Los ejemplos extremos son también parte de la realidad, pero no reflejan la mayor parte de la misma. Y vuelvo al fútbol como ejemplo. Si quieres explicarle a un extraterrestre qué es un futbolista y le pones imágenes de Ronaldo, el alienígena tendrá serios problemas para detectar futbolistas mirando partidos de tercera regional. Sin embargo, siguen siendo futbolistas y tienen habilidades motoras por encima de la media. En definitiva, que el ejemplo extremo desvirtúa la imagen y ancla un estereotipo. Así se explica la fuerza del mantra educativo del “yo no lo veo”. ¿Cómo lo vas a ver, si esperas ronaldos en todos lados?

Presentación de casos en un determinado nivel socio-económico. Si querían mostrar la realidad más amplia posible, se perdió la oportunidad. Las altas capacidades están en todos los estratos sociales.

Sustituir las extraescolares por la atención en horario escolar. Hachazo al núcleo de la reivindicación de décadas. Se deja caer que si no lo atienden en clase le buscas alternativas fuera (actividades extraescolares o centros privados). Pero claro, las familias con menos poder adquisitivo no tienen acceso a esas oportunidades. Si ancla el mito de que provienen de familias acomodadas.

En cuanto a los aspectos socio-emocionales, se pasa de puntillas en la etapa escolar y se resaltan cuando eres adulto. Curioso giro. O no tanto, teniendo en cuenta que los adultos son los grandes olvidados. La realidad de las altas capacidades deja de interesar una vez se pasa el periodo de escolarización obligatorio. Es así de simple.

Y qué decir sobre asociacionismo… Nada. Ni de puntillas. Apenas una referencia a su aspecto asistencialista. El eje reivindicativo que debería presidir el trabajo de las asociaciones fuera de foco. Una vez más. Nada nuevo tampoco.

Lo de que los profesores son buenos en la detección, de traca. Se nota claramente en las cifras de identificación.

¿ALGO RESCATABLE?

Siempre se pueden destacar aspectos positivos. A nivel técnico, un trabajo impecable. A nivel de sensibilidad, no han puesto el foco en aspectos estrambóticos que pudieran distorsionar la imagen. Recogen algunos testimonios de familias en los que tratan de desmotar algunas ideas equivocadas sobre el fenómeno.

La sucesión de lugares comunes genera una sensación de tranquilidad. Se asume que así son las cosas en todos lados y se habla con naturalidad de cosas que podrían discutirse a la luz de la investigación, como la dificultad para relacionarse con otros.


7 respuestas a “Cómo anclar mitos en 60 minutos. Comando Actualidad

  1. Decepcionante, no lo vi hasta el final, porque me estaba cabreando y mucho, hasta donde yo sé, entre otras cosas puedes tener un CI de mas de 130 y no tener altas capacidades y con 126 si, y desde luego el caso de mi hijo no tiene mucho que ver con lo que alli nós mostraban, en fin mas deo mismo, flaco favor hacen.
    Un saludo

    Me gusta

  2. Totalmente. Y encontrarme con una orientadora con síndrome de la amapola alta no nos va a ayudar mucho, me temo. Muchas gracias por tu blog, hacía años que no encontraba uno que me llenara

    Me gusta

  3. Yo lo pillé en un momento que acababa de comenzar a investigar sobre el tema después de que detectaran a mi hijo y había cosas que no había visto. Pero ahora leyéndote, estoy totalmente de acuerdo (después de leerme unos cuantos libros). Han simplificado en base al criterio general.

    Me gusta

    1. Gracias Zana por tu comentario. Es difícil expresar con palabras todo el daño que hace el anclaje de mitos/estereotipos por la vía rápida del medio de comunicación de masas. Luego no hay modo de desactivarlos, claro.

      Me gusta

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .