Argumentario Frankenstein

argumentario frankenstein

La noción de argumentario Frankenstein puede definirse como el conjunto de argumentos destinados principalmente a defender una opinión política determinada con la peculiaridad de que cada órgano argumental aparenta cierta conexión con los restantes pero el conjunto resulta disfuncional: un engendro.

Un ejemplo habitual de engendro argumental consiste en defender una acción política, o su contraria, en función simplemente del color político que la sostenga o ejercite. Si es de los “nuestros”, toda acción está justificada; si es de los “otros”, toda acción es negligente, denunciable, reprochable, etc.

Otro ejemplo sería mezclar diversas ideas sin conexión orgánica (con los hechos o con la relación causa-efecto) entre ellas para sostener un discurso de odio contra algún político concreto o algún partido político.

También podemos encontrar este argumentario disfuncional en el negacionismo de la pandemia. Solo hay que revisar por encima los centenares de bulos o medias verdades en los que se sostienen la mayoría de sus argumentos para comprobarlo.

LA OPINIÓN POR ENCIMA DE LOS HECHOS

Que vivimos en una época donde se desprecian absolutamente los hechos es algo que casi nadie en su sano juicio discutiría. Ahora presuponemos falazmente que cualquier suposición o interpretación sobre la realidad es digna de equipararse a los hechos objetivos, y que debe ser juzgada con la misma contundencia.

Solo así se entiende la creciente judicialización de asuntos políticos (y no solo políticos) que amenaza con colapsar aún más nuestro sistema judicial. Querellas y demandas sin fundamento que solo sirven para prender la mecha en redes sociales a través de los medios de desinformación, que las usan a conveniencia: portadas si van contra los “otros” y olvido si van contra los “nuestros”; olvido si se archivan las de los “otros” e indignación si se archivan las de los “nuestros”. El puto horror para los que no estamos absorbidos por una ideología concreta.

Con un ejemplo palmario se entenderá mejor en qué consiste el argumentario Frankenstein.Hace unos días se publicó en diversos medios que la Fiscalía del Tribunal Supremo ha solicitado el archivo de las primeras 20 querellas interpuestas contra los miembros del Gobierno por la gestión de la crisis del covid-19.

A esta veintena de querellas ya valoradas se suman 36 denuncias dirigidas contra el presidente del Gobierno y otros miembros del Ejecutivo, así como presidentes de comunidades autónomas, entre ellos, la madrileña Isabel Díaz Ayuso por la gestión de las residencias, sobre las que aún no se ha informado.

En el informe la conclusión general es clara:

Para la Fiscalía, no hubo delito. En nada. “Resulta contrario a las reglas de la lógica y la sana crítica pensar que el conjunto de administraciones que integran la Administración pública española, a pesar de su distinto signo ideológico y político, y de los distintos intereses en juego, obraron, sin excepción, de modo poco diligente, atendido el estado de la ciencia y la técnica existentes con anterioridad al 14 de marzo de 2020″, sostiene el teniente fiscal.

Añade que es “aún más absurdo, si cabe, pensar que no solo la totalidad de las administraciones públicas españolas se mostraron negligentes en la gestión de la crisis, sino también las administraciones competentes en materia sanitaria pertenecientes al resto de países de nuestro entorno cultural”. El escrito explica que “la OMS no realizó la declaración oficial de pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2 hasta el día 11 de marzo de 2020″, es decir, después de la manifestación feminista del 8 de marzo.

“Los querellantes se limitan a manifestar su discrepancia con la actuación política desarrollada por los querellados, no aportando elemento objetivo alguno que permita conectar las situaciones de riesgo para los trabajadores y las muertes que se atribuyen a causa de la crisis sanitaria desatada por la enfermedad con la actuación desarrollada por los querellados y, mucho menos, con la infracción de los deberes inherentes a su cargo

Más claro, agua.

El Argumentario Frankenstein ha llegado para quedarse. Porque quienes acusan sin aportar elementos objetivos como prueba lo seguirán haciendo siguiendo sus meras suposiciones, trabajadas en base a diversos sesgos cognitivos que “cortan los órganos” argumentales y tratan en vano de conectarlos a otros para crear un engendro completamente disfuncional. Incoherente. Deslavazado.

La pena es que no solo actúa en las redes sociales, donde no se dilucidan asuntos reales. El problema es que está inundando los juzgados y no hay síntomas de que esto vaya a frenar en el futuro, más bien al contrario.

Qué gran oportunidad estamos desperdiciando de mejorar algo el mundo en que vivimos. Tanto por parte de los que proponen este juego sucio como por los que lo siguen, apoyan y jalean sin cesar. El hooliganismo político es un cáncer difícil de erradicar que amenaza todo el cuerpo social.


8 respuestas a “Argumentario Frankenstein

  1. Me parece que el ejemplo que has puesto no es el más adecuado, porque hay argumentos y datos para rebatirlo, desde muchas perspectivas, empezando por la identidad y procedencia de la actual Fiscal General del Estado (Dolores Delgado), simpatizante socialista, participante en mítines del PSOE y ex-ministra del PSOE.La Fiscalía, se limita a interpretar las denuncias presentadas y a decir que “no hay datos objetivos”, cuando no es cierto ya que sí que se aportan. Por otro lado, comenta que: “la OMS no realizó la declaración oficial de pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2 hasta el día 11 de marzo de 2020″, es decir, después de la manifestación feminista del 8 de marzo”, por lo que hay una verdad a medias, ya que como pandemia, efectivamente no se declaró, pero pasa por alto la cantidad de avisos al gobierno de España que se hizo:https://www.20minutos.es/noticia/4213614/0/oms-ue-alertaron-gobierno-gravedad-covid-enero/

    Me gusta

        1. Introducir una falacia ad hominen en un diálogo reduce drásticamente la pretensión de objetividad de la que haces bandera. Si te hubieras limitado a exponer datos objetivos sobre “qué” la cosa sería diferente, pero al incluir el “quién” y sobre todo la intencionalidad del “quién” has restado verosimilitud al argumento. Por lo que implica todo eso, tanto para este quién particular como para otros quienes dedicados al mismo oficio.

          Eso no quita que el ejemplo pueda ser inapropiado y que seguro que hay otros que pueden hacer mejor su trabajo ilustrativo.

          Pero aquí se trata de no caer en el juego sucio de hacer pasar unas cosas por otras

          Me gusta

  2. Que bueno leerte! Con tanta desinformación y falta de lógica en muchas opiniones, tanto de personas allegadas como de entes gubernamentales y programas emitidos en TV, radio y afines, ya no haya uno que pensar ni sabe en quien puede confiar
    Tu opinión, siempre clara y bien argumentada pone palabras a lo que pienso desde hace un tiempo
    Muy agradecida por tu contribución

    Me gusta

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .