El error (o no) de normalizar las altas capacidades intelectuales

Todos los que tenemos relación directa con las altas capacidades hemos leído o escuchado un mantra que se repite en multitud de contextos, sobre todo en los educativos pero también fuera de éstos:

Es muy importante normalizar las altas capacidades intelectuales

Para entender fácilmente por qué este proceso de normalizar es un error o, por el contrario, no lo es, es importante responder a la pregunta

¿Qué entendemos por normalizar?

Según la RAE

Lo que nos lleva a preguntarnos

De modo general, el término normal se puede aplicar a todo aquello que:

  1. Se halla en su estado o en su medio natural
  2. Sirve como norma o regla
  3. Se ajusta a normas fijadas de antemano
  4. Es común, usual o frecuente
  5. Es regular y ordinario
  6. Se encuentra en su estado saludable

¿Cuándo es un error normalizar?

Si entendemos normalizar como conducir lo extraordinario a lo ordinario, restando valor a una diferencia, o como ajustar unas características fuera de lo común a unas normas o patrones promedio fijados de antemano, cometemos un grave error de apreciación.

En un contexto adulto, más allá del sistema educativo, lo podemos ver en muchos gestos y palabras que recibimos sobre la conveniencia de ajustarnos a la norma, de no destacar, de no hacerse notar, etc. En definitiva, de mediocrizarnos para adaptarnos a una sociedad que no soporta bien la diferencia en general, y bastante menos la diferencia en positivo.

Pero a veces no hace falta llegar a la fase adulta para recibir mensajes poco sutiles que apuntan a esa necesidad de no salirnos de la norma o de lo que se espera de todo el mundo. Para muestra, una serie de frases reales que muestran claramente esta insana intención de normalizar en este sentido tomadas de las 353 excusas para no atender las altas capacidades en el aula.

  • Si es tan listo tendría que saber cómo comportarse en todo momento, y él se porta mal
  • ¿Que el niño lee y escribe con 3 años? No es mérito del niño, sino de la madre
  • No estoy a favor de las AACC
  • Las matemáticas se tienen que aprender como yo diga, no cómo tu hijo quiere
  • Tienes que normalizar al niño
  • No te preocupes, esto con el tiempo se quita
  • De mayores son unos desgraciados porque no les habéis dejado tener infancia, todo el día en museos o viendo documentales
  • ¿Enriquecimiento? En una ocasión tuve a dos hermanos listísimos y sus padres que también eran tan inteligentes trabajaban en el CSIC nunca pidieron enriquecimiento
  • Yo no puedo con tanta creatividad, cortádsela un poco
  • No voy a evaluar a tu hija porque no quiero que la etiqueten, tiene que ser normal
  • Ponedle más la tele y veréis como se normaliza
  • Ella tiene que ser igual que los demás en clase, no puede hacer nada distinto, todos tienen que hacer lo mismo. Si hago esto con ella, los demás también querrían
  • La sobredotación es un mito

Se podría resumir gráficamente en esta imagen

¿Cuándo no es un error normalizar?

Si entendemos normalizar como llevar las cosas a su estado natural, es decir, como naturalizar el fenómeno, no cometemos un error de apreciación. Tampoco cuando la intención sea mantenerlas en su estado saludable. Es más, ese sería el objetivo más loable que podamos tener.

Por ese motivo, y sabiendo que los usos de normalizar no son ni el 1 ni el 6, siempre trato de sustituir normalizar por naturalizar, ya que este último verbo es menos confuso en su sentido. Lo natural es la diferencia, la varianza, la riqueza de manifestaciones. Y como tales, así han de ser preservadas para que estén en su estado más saludable.


2 respuestas a “El error (o no) de normalizar las altas capacidades intelectuales

  1. Hola como te va?
    te queria hacer una pregunta, tenes la fuente de donde salen, o el estudio, de las 353 excusas….
    porque estoy por comenzar con mi tesis de grado y quiero incluirlo en el corpus a este estudio o investigacion.
    muchisimas gracias!
    Carolina
    ________________________________

    Me gusta

    1. Hola Caro

      La fuente es un grupo que ya apenas tiene actividad donde se hizo un post para que las familias escribieran las excusas que habían recibido para no ser atendidos. De ahí Katja las recopiló y le dio esa forma final que publiqué como entrada independiente en el blog

      No es un estudio al uso

      Me gusta

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .