Altas Capacidades. Convenciones y generalizaciones falaces

Según el DRAE, convención en su primera acepción es un acuerdo entre personas, empresas, instituciones o países. Una definición o una concepción de las cosas es una convención.

Por ejemplo: “Superdotada es aquella persona que alcanza o supera un cociente intelectual de 130”

Esta concepción, la más antigua y resistente a los cambios, se estableció por convención hace décadas, no porque la naturaleza presente cortes justo en esas zonas. Había que clasificar a las personas en función de su inteligencia y se establecieron nombres diferentes a los distintos tramos de un continuo. El CI 130 en la escala Weschler (que equivale a un 132 en la escala Stanford-Binet y a un 148 en la escala Cattell) supone dos desviaciones típicas de la media, siendo 15 el valor de esa desviación en esa escala (16 y 24 en las otras dos). Son consensos o convenciones para distribuir a una población. Estadística pura y dura.

Inherente tiene en el DRAE un significado muy claro e inequívoco: Que es esencial y permanente en un ser o en una cosa o no se puede separar de él por formar parte de su naturaleza y no depender de algo externo.

Cuando se define un objeto, esa cosa cobra el carácter de inherente dentro de ese marco conceptual. Es decir, que la convención de que superdotado es aquella persona que obtiene una puntuación de CI de 130 o más supone de facto que el “CI 130” es un elemento inherente, esencial y permanente. No se puede separar lo definido de su definición.

Lo anterior implica, en esta convención (no en otras), que en todos los casos, sin excepción, la persona ha de obtener un CI igual o superior a 130.

¿Qué ocurre cuando olvidamos que lo definido por convención debe estar dentro de esa definición? Pues que se opina sin ningún fundamento desde la más supina ignorancia. Algo muy común, no solo fuera del colectivo, sino dentro. Aquí un ejemplo real: “una cosa es el CI y otra cosa es ser persona con altas capacidades. Yo soy persona con altas capacidades y suspendía todos los tests de CI

¿Por qué razón se olvida la base conceptual previamente consensuada -estemos o no de acuerdo con la misma-? Fundamentalmente porque le prestamos toda la atención a otros elementos que pueden encontrarse, o no, dentro de ese marco con los que se puede lidiar con mayor facilidad sin necesidad de prueba objetiva alguna. Un porqueyomeveoasí basta.

Si decíamos antes que para que un elemento sea inherente tiene que encontrarse siempre (en este caso, el CI igual o superior a 130), ahora podemos afirmar que aquellos otros elementos que pueden encontrarse en ocasiones o en algunos casos pero no siempre, serán por definición elementos adherentes.

En resumen, tenemos dos tipos de elementos en nuestro marco:

  1. Elementos inherentes. Necesarios y permanentes. Siempre se encuentran. No admiten excepciones.
  2. Elementos adherentes. Accesorios y contingentes. A veces se encuentran, a veces no se encuentran. Admiten excepciones

Pues bien, en el colectivo de las altas capacidades o de la superdotación (elija cada uno el marco que desee) existen infinidad de elementos adherentes que han ido aflorando durante los más de cien años que se lleva estudiando el fenómeno. Elementos como la hipersensibilidad, la sobreexcitabilidad, la intensidad emocional, la empatía, una intuición superlativa, la superioridad moral, el perfeccionismo, la creatividad, la capacidad de liderazgo, la incapacidad de liderazgo, la falta de habilidades sociales, la presencia de habilidades sociales, etc. La lista es enorme. Elementos que se pueden encontrar en alto grado en cualquier persona. Casualidades de la vida.

Esto lo saben bien los investigadores, que en sus escritos suelen ser precisos con las expresiones que utilizan cuando quieran abordar las siempre peliagudas “listas de características de los superdotados”. Para evitar una pésima interpretación de sus ideas, utilizan expresiones como “a veces”, “en ocasiones”, “suelen”, “es posible”, etc. Es decir, desean a toda costa que sus lectores no caigan en una de nuestras falacias preferidas, la de la generalización apresurada.

Físico Impuro on Twitter: "...las protestas en este país porque "10 gatos"  (lnfiltrados por la policía) hacen desmanes y cometen actos de vandalismo,  mientras que en el resto del país habemos cientos

Sin embargo, cuando llega la hora de la divulgación y, sobre todo, de la difusión masiva de estas ideas, toda prudencia se vuelve atrevimiento producto de la ignorancia más profunda. Se produce el paso del “suelen ser” al “son”, y el “son” produce una generalización apresurada que convierte un elemento adherente en un elemento inherente. Y la transmisión de esas ideas falaces corre como la pólvora en los diversos nichos de comunicación destinados a esta temática. Así consolidamos esos mitos y estereotipos que afirmamos vehementemente querer erradicar. Y los más atrevidos no solo convierten por la vía del “son” aquellos elementos accesorios que pueden darse, o no, dentro de la persona superdotada (en el sentido consensuado inicial, no en sus derivaciones actuales), sino que terminan por borrar del mapa el único elemento inherente dentro de ese marco: el CI 130.

Algunos pueden pensar que exagero un poco, pero nada más lejos de la realidad. Y para mostrarlo utilizaré un artículo reciente que se publicó en la Vanguardia. Un texto, supongo que por demérito del periodista ya que la entrevistada es especialista en la materia y no me cabe en la cabeza que ella convierta las adherencias en inherencias de forma premeditada, imprudente y temeraria. Aún así, el efecto devastador que puede producir este tipo de textos en quienes lo lean sin saber es enorme. Consolidarán ideas tan absurdas como las que señalaré en varios recortes del artículo publicado.

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20210915/7721588/personas-superdotadas-son-victimas-gran-corazon.html

Para empezar, nada mejor que introducir una generalización apresurada en el título. No vamos a desaprovechar la ocasión.

Como todo el mundo sabe, todos los superdotados somos cachos de pan, menos los psicópatas asesinos en serie que presentan un elevado CI, pero esos no son superdotados para los que asumen como inherente el elemento de la bondad intrínseca del superdotado. No nos preocupemos tan pronto.

Intensidad brutal, hipersensibilidad emocional y sensorial. Amantes de la naturaleza… En fin, que los que no son especialmente intensos ni les molestan las etiquetas de la ropa no pueden entrar en ese marco de adherencias generalizadas.

Intensos, amorosos e intuitivos de llegar casi a la premonición. Claro que sí. En Minority Report se frotan las manos.

Solitarios, creativos, adictos en potencia. Una maravilla.


6 respuestas a “Altas Capacidades. Convenciones y generalizaciones falaces

  1. Hola
    Estupendo artículo, de gran ayuda i clara información, pero me parece vergonzoso que digas que ser adicto en potencia es maravilloso.

    Get Outlook for Android
    ________________________________

    Me gusta

  2. Hola! Me ha alegrado mucho ver tu entrada. Ya había leído el artículo de la Vanguardia y me pareció un despropósito, pero no todos mis colegas piensan lo mismo (estoy en un grupo de trabajo de altas capacidades de psicólogos y muchas veces estoy a punto de tirar la toalla y largarme). Se han anclado una serie de características personales, e incluso síntomas, a la inteligencia, sin ningún tipo de rigor científico, y se está haciendo mucho daño. Gracias por tu entrada,

    Me gusta

    1. Gracias a ti por comentar. Sí, conozco tu visión de cuando me escribiste al correo, y en ese punto concreto coincidimos. Desde luego, el daño que producen estas generalizaciones de elementos adherentes es incalculable. Pero me temo que ningún razonamiento, por muy elaborado que esté, desconectará esos anclajes. Eso sí, debo permitirme expresarlo en abierto porque me sale un ardor de las entrañas bastante fuerte.

      Me gusta

  3. Muy buen artículo. Desde mi humilde opinión, creo que nos esforzamos demasiado en detallar muchas veces erróneamente la alta capacidad. Si bien es cierto, que los adultos con alta capacidad ya no necesitan una prueba para confirmar su condición. Es imposible ignorar las enormes diferencias y señales que emitimos. Esa profundidad de pensamientos, emociones, sentimientos, rarezas, etc, que además casi siempre podemos auto detectar desde edades muy tempranas, aunque no seamos conocedores de la experiencia y la información que nos brinda el mundo posteriormente. En mi caso, no le puse un nombre a lo que me pasaba, hasta no detectar a mis hijos, pero aún sin una definición exacta, he vivido toda mi vida, sabiendo, por definirlo de una manera simple, que la soledad sería mi amiga inseparable en un mundo que no parece estar hecho a mi medida.

    Me gusta

    1. Gracias por cometnar, Yinet, y por tus palabras.

      Muchas veces las señales son muy claras, pero nunca está de más una corroboración objetiva de una sensación subjetiva, por muy potente que sea. Además, en muchos casos permite reestructuraciones que, sin ese dato objetivo, no se darían. Por eso siempre abogo por esa vía para quienes quieren algo más que sensaciones. Hablo en adultos, porque en niños están en juego derechos a una educación diferenciada.

      Me gusta

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .