Mujeres de Redaci que «salen del armario» de las altas capacidades intelectuales

Como algunos ya sabéis, Redaci es una red de adultos con altas capacidades intelectuales nacida a finales de 2020 y formada en la actualidad casi en un 90% por mujeres.

Lo que no se conoce, porque es información interna, es que en estos momentos es una comunidad de aprendizaje de adultos con altas capacidades intelectuales, identificados oficialmente o con fundadas sospechas de tenerlas, que comparten ideas, intereses y experiencias de un modo sereno, respetuoso y sensato, enriqueciéndose y creando un ambiente de confianza que proporciona el espacio de calidez adecuado para, cuando se necesita, encontrar el apoyo en los demás sin sentirse juzgados o exigidos por falsas expectativas atribuidas a este colectivo. Este caldo de cultivo facilita un sentimiento de pertenencia en el que poder integrar las AACC de forma sana y natural.

Pero Redaci no se creó para quedarse ahí, que ya es bastante bueno, sino para avanzar a una tercera fase de empoderamiento en la que uno de sus objetivos clave es dar visibilidad al fenómeno desde las experiencias personales. Con otras palabras, impulsar relatos en primera persona y no solo descripciones en tercera persona de cómo somos, pensamos, sentimos, etc.

Hace tiempo publiqué una entrada en la que expuse que los beneficios de salir del armario sin forzar y sin fardar, conociendo las fortalezas y debilidades propias, desmontando los estereotipos que puedan tener las personas que te leen o escuchan, son incontables:

  1. Puedes hablar en público de las altas capacidades sin que te miren raro o te suelten una fresca.
  2. No te obsesionas con determinados asuntos ni le das una importancia que no tienen
  3. Descubres que hay algunas personas como tú que, en cierto sentido, también se animan a sacar un pie fuera del armario.
  4. Adquieres la autoridad moral para poder discrepar crítica y sanamente con todas las ideas aberradas que se asocian al fenómeno sin que se te tilde de fanático.
  5. Puedes ayudar a muchas personas a orientarse en la navegación que le ha traído este proceloso mar de las altas capacidades, tan lleno de absurdos, contradicciones, personajillos (o sinvergüenzas) que se aprovechan de otros y demás fauna perfectamente prescindible.
  6. Adquieres serenidad, poso. El proceso de integración te permite no solo comprenderte sino acercarte a otros que, por sus características, les cuesta entenderte.
  7. No te aíslas sino que te abres al mundo, sin complejos, mostrándote como eres sin necesidad de crear un caparazón o un personaje que te «proteja».
  8. Adviertes que fuera del armario se respira mejor.
  9. Etc…

Por esta razón siempre me congratula ver que sus miembros, de motu propio, se animan a salir del armario. Y si son mujeres adquiere un punto de relevancia más porque suele sostenerse el discurso de que ellas privilegian las relaciones a mostrar sus capacidades o que la sociedad genera barreras para que eso no se expongan. Pero aquí no vamos a discutir eso, sino que lo que haré será presentaros a tres de sus miembros que han ido saliendo del armario estando dentro de la Red. Eso no significa que Redaci haya empujado a nadie a hacerlo, muy al contrario, han sido decisiones propias que nada tienen que ver con la dinámica de la red, pero la ventaja de hacerlo estando dentro es que inmediatamente recibe el apoyo y el ánimo de todos los miembros. Es lo que tienen los ambientes donde la confianza es plena. Todo se hace más sencillo.

Antes de eso, comentaré que ya en 2018 -antes de nacer la red-, una de nuestras miembros actuales ya salió del armario a través de su blog. Hablo de Mª Ángeles Juliá, que en esta entrada lo hizo público aunque a poco que la leyeras era algo bastante evidente. Ella ya llegó desarmarizada a Redaci.

La primera de las tres que se animó a hablar públicamente de esto fue Paloma Merello (@paloma_merello) en la red social de Instagram. En su cuenta personal y laboral (como veréis en la presentación, es Profesora Titular de la Universidad de Valencia) comenzó hace meses a introducir temas de altas capacidades. Hace poco más de un año la evaluaron y obtuvo el dato objetivo de algo que su entorno tenía más que claro. Desde entonces ha ido compaginando su labor docente e investigadora con iniciativas que pueden producir cambios reales en el colectivo, como es el Programa Daciu de mentorías a alumnos universitarios, donde colabora con un equipo de su universidad. Bueno, y muchos más proyectos que sería largo de contar por aquí pero que irán saliendo poco a poco.

La segunda es Anna Escobar (@de_encrisis), que ha tardado un poco más. Hace dos días decidió hacerlo público en esta entrada de su blog que recomiendo leer a aquellas personas que tengan dudas sobre si dar ese paso o incluso el previo de evaluarse para salir de dudas. Además de Redaci, es miembro de la Asociación catalana de altas capacidades para adultos (Acacia). Ella trabaja de técnico superior en RRHH y complementa su carrera de Psicología con un Máster en Neuropsicología. Su ilusión es poder aportar un granito de arena en este campo de las altas capacidades intelectuales desde una visión propia que no le impide comprender y aprender de otras diferentes. Siempre aboga por un diálogo entre todos los actores para poder avanzar y no quedarnos en el puerto varados, discutiendo improductivamente. Es su sueño y va a por él.

La tercera es Maribel Rodríguez (@dra_maribel.rodriguez), que tras leer el texto de Anna lo sintió como el último estímulo para acabar de decidirse a expresarse sobre el tema, y así lo hizo en sus cuentas de Twitter y de Instagram. A Maribel la conozco desde hace 18 años que coincidimos en Asepraf, mucho antes de que entrara en el mundillo AACC. Ella es Doctora en Medicina y Psiquiatra, experta en temas relacionados con el sentido de la vida e investigadora sobre el fenómeno del narcisismo en el mundo actual. Siempre recomiendo su web para adentrarse en temas que generalmente están muy mal tratados y ella lo hace con una mezcla de sabiduría y mesura dignas de mención. Ahora ha comenzado su aventura con las AACC, donde ya atendía a adultos previamente sin tener ella el dato objetivo sobre su condición, algo que para algunos era bastante obvio pero que ella, con coherencia, quiso corroborar, como investigadora que es.

Tres mujeres diferentes en muchos y variados aspectos. Tres mujeres admirables y valientes que van sacando a la luz este fenómeno desde la más absoluta normalidad, sin alharacas innecesarias, sin complejos, sin necesidad de medírsela todo el rato, sin presuntuosidad. Con uno de los requisitos indispensables para participar en Redaci: el sentido común. De eso (y de otras cosas, claro), andan sobradas. Y hoy quería retomar la actividad del blog tras tres meses parado con este pequeño agradecimiento. Más personas así necesitamos en este mundo en general y en este mundillo en particular. ¿Quién dijo miedo? Ojalá sus ejemplos sirvan para que muchas más mujeres y niñas hablen de sus capacidades cognitivas sin miedo, con naturalidad, sin complejos y con la misma sensatez.


Una respuesta a “Mujeres de Redaci que «salen del armario» de las altas capacidades intelectuales

  1. En Agentina somos pocos pero queremos sumar esfuerzos para que el sistema educativo incorpore modificaciones y proximamente nos autorice la Creacion de una Escuela donde se potencien y eduquen los talentos de los niños/as con ACI.
    Nuestra Fundación está trabajando para ello.

    Me gusta

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.