¿Influye Realmente la Inteligencia en el Razonamiento Moral y las Emociones Morales de los Niños?

Hoy tengo el placer de compartir la primera entrada de un nuevo blog, creado por @ActualidadAACC,  para acercar al público hispano artículos en inglés sobre inteligencia que nos ayuden a cultivar el pensamiento crítico, marca de la casa.

https://inteliciencia.tumblr.com/

Si título ya nos invita a cuestionar uno de los mitos que pululan en el mundillo de las altas capacidades: la supuesta superioridad moral de los niños con alta dotación intelectual.

El artículo es extenso pero merece la pena leerlo de cabo a rabo. Desmonta el mito con precisión quirúrgica.

Para hacerlo se apoya en la distinción de diferentes dimensiones de la moral: cognición, emoción y comportamiento. La medición de la moral o el desarrollo moral no debe limitarse a los  juicios morales y el razonamiento. Sin embargo, la investigación sobre las relaciones entre la inteligencia y la moralidad se limita principalmente a las medidas del juicio moral o el razonamiento moral y hay una falta de investigación que estudie el papel de la inteligencia en las emociones morales.

Los resultados del presente estudio proporcionan algunas primeras evidencias de que el desarrollo moral – medido en una manera que está estrechamente relacionada con la vida cotidiana y a través de una gama de diferentes escenarios de transgresión moral – no se ve afectado por la inteligencia general de los niños en el sentido de razonamiento inductivo medido con material figurativo. Por supuesto que es innegable que los niños necesitan una cierta cantidad de habilidades cognitivas en situaciones moralmente relevantes para coordinar perspectivas, seleccionar y procesar información relevante, anticipar consecuencias e interpretar la situación por completo (Dentici y Pagnin, 1992; Derryberry et al., 2005). Pero teniendo en cuenta nuestros resultados, se puede suponer que los niños pequeños tienen ya un nivel mínimo suficiente de habilidades cognitivas para manejar con éxito situaciones moralmente relevantes. Así, las diferencias individuales en el desarrollo moral de los niños tienen que ser explicadas por otros factores que no sean la inteligencia. No obstante, los hallazgos actuales aún deben ser replicados en estudios adicionales.

 

Anuncios

El mito del mindfulness

meditation-2717462_640

Original: https://umairhaque.com/the-myth-of-mindfulness-9d06c9e0a0bc

Traducción: https://dokushovillalba.com/el-mito-del-mindfulness/

Heroína espiritual para soportar un capitalismo que colapsa

por Umair Haque (*)

Una locura recorre el mundo. Tan vieja como el tiempo. No puedes ir a ningún sitio sin escuchar la proclamación de los gloriosos beneficios del mindfulness y la meditación.

Y aún así …

Aquí estamos, en las ruinas de la modernidad. El fascismo emerge mientras la economía global se estanca. Esto significa un dolor muy real para millones, miles de millones de seres humanos reales. Y ¿qué hacemos?  ¿Meditar?

Si el Buda estuviera hoy vivo, probablemente no diría: ve a meditar. Diría: arregla tu sociedad para que haya menos sufrimiento en ella.

La meditación no debería sustituir al compromiso social. El objetivo no es darle la espalda a nuestros vecinos y compañeros. Si solo fuera eso, entonces es  mejor no meditar en absoluto. Porque si hacemos eso, no estamos realmente meditando.

Todos los grandes maestros espirituales dicen: todo es meditación. Ver un atardecer, trabajar con esmero, ser amable con la gente. Todo esto es meditación. Si concebimos la meditación como algo que hacemos de vez en cuando, realmente no estamos meditando en absoluto. ¿Entonces qué estamos haciendo?

Se están usando las técnicas de meditación para fines equivocados: para escapar, huir, embotar el dolor. Esto es como meterse heroína espiritual.

Pero nadie necesita heroína espiritual si no está hecho polvo.  Entonces, ¿qué es lo que nos está haciendo polvo? ¿Es una coincidencia que el auge del mindfulness coincida con un capitalismo que colapsa?

No lo creo.

La meditación pasiva y el capitalismo agresivo y salvaje son compañeros de cama perfectos. La pasividad de la meditación es el antídoto perfecto, la máxima respuesta estadounidense al capitalismo agresivamente cruel.

¿Por qué? Porque carga todo el peso de la situación en la responsabilidad personal. ¿No es cierto? Estás siendo profundamente herido por instituciones rotas y líderes fracasados. ¿Qué deberías hacer? ¿Desafiarlos? ¿Rebelarte? No, ve a meditar. Tu dolor es tu responsabilidad. No deberías sentir dolor. Pero si aún así lo sientes, adormécelo, escapa de él, sepúltalo.

Por todo lo dicho, el mindfulness es el último producto, el más refinado, del capitalismo. Este necesita una droga para sedar a los soldados que se rompen en sus frentes de batalla, y para paliar los daños humanos colaterales, cuando el fragor de la batalla haya terminado. Podemos meditar en el olvido hasta regresar a la Edad de Piedra. Pero ningún maestro espiritual digno de su comprensión diría que vale la pena.

¿Cuál es el medicamento más barato y efectivo que existe? La terapia real cuesta dinero. Las drogas reales tienen efectos secundarios. El capital quiere eficiencia pura. Máximo beneficio sin costo alguno. La meditación es la droga perfecta para que el capitalismo termine la mórbida tarea de devorase a sí mismo.

Después de todo, alguien tiene que hacer el trabajo sucio del capitalismo. Y te ha tocado a ti. Y lo harás aunque te rompa el corazón. ¿Qué haces, después, con un corazón roto? Encuentra el medicamento más barato que puedas.

Pero eso contradice el verdadero propósito de la verdadera meditación. El propósito de la meditación no es enterrar el dolor, la injusticia, la crueldad, sino prevenirlos.

El mindfulness, tal y como se está practicando en este momento, no previene la crueldad. Más bien la excusa, la justifica, la sanciona. La heroína espiritual solo es realmente necesaria cuando se lucha en una guerra tan salvaje que el horror cotidiano debe ser anestesiado.

Eres vicepresidente de Crueldad S.A. Todos los días te piden que hagas cosas moralmente repulsivas, aborrecibles y profundamente dañinas para la sociedad en la que vives. Tus decisiones causan angustia a los ancianos, explotas a los jóvenes, descartas a los débiles. Y eso te duele. ¿Cómo lidias con el dolor?

Por suerte para ti, tu departamento de Recursos Humanos organiza meditaciones diarias obligatorias. Así que vete. Y aprende a adormecer un poco el dolor. Despega. Déjate flotar …  “Oye, si no hay un yo, no puedo hacerme responsable de mis lacras morales, ¿verdad?”

Entonces, al aprender a desprenderte de tus lacras morales, adormeces tu dolor. Lo que en realidad está sucediendo es que la crueldad que estás produciendo está siendo excusada, justificada, alentada, maximizada.

Esto no es meditación verdadera. Esto es como usar una cruz para golpear a un niño. Es una violencia enorme contra la verdadera meditación. La verdadera meditación no consiste en desentenderte de la crueldad que has generado sino, antes que nada, en aprender a no hacer daño. Es por eso que la meditación es un camino humilde y constante, no una “actividad” desconectada de tu vida.

Si realmente quieres meditar y ser realmente consciente, ¿qué deberías hacer?

El objetivo de la verdadera meditación es entrar en contacto con el verdadero yo. El yo en ti y el tú en mí. Este es el puro ser. La materia prima de la existencia.

Para llegar ahí, debes desarrollar la conciencia de la conciencia. Verte a ti mismo viendo. Esto significa que tu ojo interno se vuelve hacia adentro y entonces ves el universo reflejado en tu alma. Una vez que tienes un atisbo de este giro, de repente te das cuenta de que tú eres la primera víctima de toda la crueldad y la violencia que has generado. A esto se le llama karma. Y entonces te das cuenta de por qué la felicidad surge cuando te encuentras a ti mismo en los demás, y a los demás en ti mismo. Así es como es la realidad. La felicidad consiste en vivir esto aunque sea un solo instante. En este punto es cuando entiendes la que es realmente la más grande de todas las leyes universales: estoy en ti, tú estás en mí. Por lo tanto, nunca debes hacer daño a los demás. Tu acción solo debería aportar luz. Entonces, y solo entonces, puedes sentirte satisfecho, porque estás en armonía con la verdadera existencia.

Es ahora cuando te encuentras realmente en el aquí y ahora. Antes estabas perdido en la ilusión, el engaño, la autodestrucción, la ignorancia.

Solo el momento en el que amas es el instante en el que realmente existes.

(*) Umair Haque es director del Havas Media Labs, un instituto de investigación del sector de la industria de los medios de comunicación con oficinas en Londres, Nueva York, Madrid y Barcelona, y fundador de Bubblegeneration, una consultora boutique que desarrolla programas para inversores, emprendedores y empresas. También colabora como bloguero en Harvard Business Review, y ha sido incluido como uno de los cincuenta pensadores más influyentes de la actualidad en la reputada lista Thinkers50.

Washington DC

Septiembre 2016

Traducción: Equipo de Traductores de la Escuela de Atención Plena (EAP)

 

La resiliencia en las altas capacidades

keywords-2488210_640

Tengo previsto ir de excursión este fin de semana para desconectar del día a día y, de paso, conectar con la naturaleza. No me cabe duda de que me lo voy a pasar muy bien y que el descanso me vendrá de lujo. Pero llega el día y el cielo aparece encapotado. Unas nubes negras van a estropear mis planes.

¿Qué hago ante este contratiempo?

Tengo varias opciones, pero todas pasan por la actitud con la que tomemos esta circunstancia sobrevenida sobre la que no tenemos ningún control. No podemos gestionar la tormenta que se avecina. Pero sí podemos regular las emociones y los pensamientos que nos asaltan.

Podemos resignarnos o, en el extremo opuesto, aceptarlo. La resignación supone el fin de una lucha interna entre nosotros y las circunstancias: las circunstancias ganan la batalla y yo la pierdo. Encontramos una relativa “paz” pero en modo alguno alcanzamos “descanso”. Se activa la emoción del resentimiento: por “culpa” de la tormenta hoy no podré ir de excursión. Si las circunstancias tienen forma de persona, la sensación de derrota se queda anclada y hasta que no se logra la ‘venganza’ o el resarcimiento por el mal que nos ha provocado no logramos descanso.

El único modo de alcanzar descanso es cambiar nuestra mirada, aceptando las circunstancias que no podemos cambiar sin traducirlas como una derrota. Nos replanteamos la razón por la que queríamos irnos y buscamos alternativas dentro de nuestras posibilidades. Si queremos desconectar siempre hay otras opciones (ir al cine, leer, quedar con amigos, etc) y podemos conectar con la naturaleza de otro modo, disfrutando de un paisaje húmedo dando un paseo a pie o en coche.

Pues bien, la aceptación denota nuestra capacidad para “recuperar la forma” (el descanso o equilibrio interno) que teníamos antes de que llegara la tormenta. Esa habilidad la conocemos con el nombre de elasticidad.

Si afrontamos una situación con rigidez (dureza) hablaríamos de resistencia. En cambio, si la gestionamos con elasticidad estaríamos hablando de resiliencia.

En esta entrada, Teresa Pérez nos introduce en el interesante mundo de la resiliencia y aporta algunos consejos para poder desarrollarla en nuestros hijos… o en nosotros mismos.

Esperamos que os sea de utilidad.

Sigue leyendo “La resiliencia en las altas capacidades”

Acercarse a uno mismo

El ego se constituye, se alimenta en la distancia entre lo que somos y lo que creemos y/o queremos ser. Distancia empedrada de miedos sutiles como el apego o la identificación con algo o alguien externo a nosotros mismos.

La proyección es la base de toda percepción. El mundo que ves es lo que tú has puesto en él y nada más. () Es el testimonio de tu estado mental, la imagen exterior de un estado interior. Tal como una persona piensa, así percibe. Por lo tanto, no intentes cambiar el mundo; opta por cambiar tu manera de pensar el mundo. Anónimo

En esencia, el ego o idea de uno mismo,  supone una forma distorsionada de afirmar y vivir la existencia. A esta máscara social (el ego) le gusta la aprobación, quiere controlar situaciones y personas, y se apoya en el poder porque vive en el temor.

A través del ego buscamos desesperadamente en el exterior nuestra felicidad. Es por ello que nos cuestionamos que es lo que nos hace falta para poder ser felices, proyectándonos de esta manera en un futuro que solo existe en nuestra imaginación con ese objeto, sensación, circunstancia, etc… que no tenemos en el ahora. Y así constantemente, impidiéndonos alcanzar finalmente nuestra felicidad plena.

La idea de uno mismo (autoimagen) contiene diversos elementos que es bueno conocer para poder trabajarlos de modo independiente o conjunto. Para acercarse a uno mismo es necesario que ajustemos esa imagen que tenemos de nosotros mismos a lo que somos, sin la influencia distorsionadora de un ego que tiende a proyectar en ocasiones “lo que deberíamos ser”.

Distintos aspectos de la autoimagen

Auto-Imagen.png

Los componentes de la auto imagen son:

  • Autoestima: es la valoración que hacemos de nosotros mismos independientemente de las circunstancias externas. Es una característica interna de la auto imagen y probablemente la mas difícil de modificar por esfuerzo voluntario.
  • Auto Confianza: es la seguridad que tenemos en nosotros mismos. Se construye a partir de la experiencias de éxito que vamos acumulando. Es un factor externo.
  • Creencias Personales: es lo que creemos de nosotros mismos, las creencias acerca del tipo de persona que somos.
  • Respeto por uno mismo: es el reconocimiento y la consideración con la que nos tratamos
  • Aceptación de uno mismo: la aprobación que uno se da a sí mismo.
  • Auto determinación: si nos hemos definido según nuestros propios criterios o según los criterios y expectativas de otros.
  • Auto eficacia: la capacidad de gestionar nuestras circunstancias y obtener resultados esperados.
  • Auto control: la capacidad para actuar según la propia voluntad interior.
  • Dialogo interno: son lo que nos decimos a nosotros mismos mientras pensamos, es decir “los cuentos que nos contamos”

Entrenamiento Mental y Auto Imagen

¿Claves practicas que puedas poner en practica desde hoy mismo? En esta sección te ofrecemos claves practicas para que puedas mejorar tu auto-imagen desde hoy mismo.

Recuerda que en el entrenamiento mental, al igual que en el entrenamiento físico, la clave es la practica constante y que los resultados mas solidos y duraderos vienen cuando la practica constante se integra como un habito en nuestras rutinas.

Te recomendamos que no empieces estos ejercicios a menos que estés totalmente comprometido con tu desarrollo y quieras realmente construir una auto-imagen acorde con tu propósito mas elevado.

Un ejercicio para mejorar tu Autoestima

calendario

La procrastinación suele ser un síntoma de una baja autoestima.

Todos tenemos una parte de nosotros que prefiere dejar ciertas actividades para mas adelante simplemente porque cree que no lo mereces,  que aun no estas preparado para conseguirlas, que no es capaz de solucionarlas con éxito o que dejándolas para mas adelante se solucionaran solas.

Sin embargo, aunque quizá no la tengamos tan entrenada, una parte de nosotros sabe que simplemente poniéndote en marcha encuentras los recursos necesarios para completarla con éxito, que mereces conseguirla y que además cuando la consigues te das cuenta que una vez conseguida lo que una vez parecía imposible ahora es sencillo simplemente por el hecho de logrado.

¿En que consiste este ejercicio? Pues consiste simplemente en reconocer la existencia de estas dos partes que todos tenemos, nombrarlas (en tu dialogo interno), agradecerles su colaboración y permitir a la parte de ti que se siente fuerte y capaz que se encargue de tomar acción. Revisa otra vez los dos párrafos anteriores, en efecto, ese es el dialogo interno que tienes que emplear en tu mente cada vez que te encuentres procrastinando…

¡Pruébalo! es tan sencillo como enactuar ese dialogo interior y dejar que haga efecto automáticamente.

Un ejercicio para la Auto Confianza

El Teatro De La Mente: Entrena Tu Auto Confianza

Se dice que nada alimenta mas el éxito que la propia experiencia de éxito.

Aprovecha esos minutos justo antes de quedarte dormido para imaginar en tu mente, con todo lujo de detalles la ejecución ideal de al menos una situación u objetivo para el próximo día.

Imagina con todo lujo de detalles como se desarrolla esa situación en el mundo ideal. Imagínate sentado cómodamente como si estuvieses en un cine o un teatro, tu Teatro de la Mente, contemplando como se desarrolla la escena con total facilidad. No escatimes en detalles: ponle luz, ponle color, ponle sonido, añade mas actores a la escena, ponle voz a cada actor… tu eres el guionista, el director el actor principal y tu mejor audiencia.

Cuando estés satisfecho con el resultado, entra en escena, métete en la piel de tu personaje y siente en tu cuerpo como es cuando las cosas salen a la perfección.

Realiza este ejercicio cada noche y comprobaras que esta sensación de éxito se va integrando mas y mas cada vez que lo practicas.

Al experimentar el éxito por anticipado veras que tu cuerpo sabe como repetirlo después en la vida real.

Un ejercicio para la mejorar el Dialogo Interno

Dialogo interno negativo: no valgo la pena

Por ultimo, un pequeño pero muy eficaz ejercicio para mejorar tu dialogo interior.

Durante un día entero toma nota de las cosas que te dices a ti mismo, sobre todo aquellas cosa que te dirías de otra manera si estuvieses hablando con tu mejor amigo.

Ahora que ya tienes una pequeña lista de las cosas que te dices regularmente…

Recuerda que tú eres tu mejor amigo

eres-tu-mejor-amigo

Cada vez que te encuentres hablando contigo mismo de una manera distinta a como lo harías con tu mejor amigo… pon freno a ese dialogo interno y aprovecha para pedirle disculpas a tu mejor amigo (que eres tú) haz las paces y vuelve a empezar lo que te estabas contando en ese momento, ahora recordando como se habla cuando te diriges a un amigo de verdad. ¿Es sencillo, verdad?

La confianza ya esta en ti

La confianza ya esta en ti, no es algo que tengas que ir ahí a fuera a buscar. Esta en tu interior y en mucha mas abundancia de lo que hayas creído nunca, esperando simplemente a que la llames y la liberes, para caminar contigo codo con codo.


FUENTES

http://soraya-founty.blogspot.com.es/2013/01/descubre-que-es-el-ego-y-como.html

http://www.desarrollandojuntos.com/4-factores-del-exito-el-poder-de-la-auto-imagen/

 

Planta árboles que no te den sombra

Confianza, voluntad y paciencia

“Un camino de mil pasos comienza en un solo paso”, Lao Tse

Confía en ti. Tienes capacidad para dar pasos en tu camino vital. De un modo u otro. No es necesario llegar más lejos que nadie. Ponte en marcha. Así descubrirás hasta dónde puedes llegar. Escúchate, atiéndete y sigue lo que te dicte lo más profundo de tu ser.

Ve a por ello. Sin desfallecer. Con descansos para recuperar fuerzas y continuar. Aprovecha el viaje para aprender sobre ti mismo y sobre la realidad que te rodea. Abre los ojos para que el tiempo no se te escape. Aprovecha las oportunidades y saca jugo de tus fortalezas. Mejora tus debilidades y gestiona las amenazas.

queterminemosconstruyendo.jpg

Construye. Comparte. Únete a otros que vayan en el mismo camino. Confia en ellos como en ti mismo. Acercaos, miraos y sentíos. La conexión activa el ritmo del andar. Poned los cimientos de la colaboración activa lo más profundo posible para que soporte todo el edificio.

“No es la belleza de un edificio lo que se debería mirar; es la construcción de los cimientos lo que aguantará la prueba del tiempo”, David Allan Coe

El tiempo es el aliado de las construcciones firmes. Es el juez que dicta la solidez y fiabilidad. Solo hay que cultivar la paciencia suficiente para verlo.

3925117477207a8e2306b4227a86ec57.png

Pon las semillas de ese árbol aunque sepas que probablemente no seas tú quien se ponga a su sombra cuando crezca. Ten paciencia y no te desanimes. Cuídalas con todo tu amor. Comprométete con tu sueño. No importa si no recoges los frutos, alguien lo hará y tú serás igualmente feliz.

31870779_860341740819701_4334533750206496768_n

Hiperpadres, dejadnos resolver solos nuestros problemas

Ignacio González Ramos es un joven que escribió una Carta al Director del diario El País, preocupado por las consecuencias que está observando en sus compañeros ‘gracias’ al ejercicio de la hiperpaternidad. Y finalizó con un llamamiento a esos padres obsesionados con sus hijos:

Dejadnos resolver solos nuestros problemas, dejadnos tener responsabilidades y dejadnos equivocarnos para aprender de la vida, si no, nunca sabremos valernos por nosotros mismos

Hace unos días reflexionaba sobre el sufrimiento en nuestros hijos con algunas ideas similares:

La vida es un contraste de luces y sombras. No se puede eludir el dolor como no se evade la alegría. 

El alma sufre con el dolor propio y ajeno pero eso la fortalece. Peor seria que la tintara de negro o se pudriera.

Nuestro trabajo como padres consiste en darles amor, comprensión y acompañarles en sus momentos grises. Así se forjarán un carácter fuerte. Tratar de evitarles todo sufrimiento lo convertirían en seres débiles e incapaces de superar las adversidades.

Creo que nadie desea eso para sus criaturas, aunque en ocasiones nos excedemos con la protección.

Hiperpaternidad

Eva Millet, periodista y autora de “Hiperpaternidad” e “HIperhijos” analiza en una entrevista el fenómeno de la crianza actual de padres sobreprotectores, sobrepreocupados e hiperactivos. Un tipo de crianza que genera “niños altar” o “hiponiños”.

Entrevistadora.- Obviamente, como madres nos gusta siempre hacer las cosas de la mejor manera posible, ¿qué hay de malo en que les ayudemos?

Eva.- Nuestra misión es proteger a nuestros hijos y ayudarles a que crezcan como personas. Pero hoy se ha confundido esa protección natural que implica el ejercicio de la paternidad, en el sentido inclusivo del término, con una hiperprotección. A los padres se les está haciendo creer que para ser buenos padres los niños no tienen que experimentar un malestar, no tienen que sufrir una contradicción, no tienen que tolerar una frustración y que ser un buen padre implica casi ejercer de guardaespaldas del hijo. El hijo se convierte en un ser intocable.

Yo creo que educar es dejar ir; es darle herramientas a tus hijos para que ellos vayan espabilando, creciendo y adquiriendo autonomía. Si tú estás todo el día detrás del niño, protegiéndolo de todo lo que le puede pasar, no solo le le empiezas a poner un germen de ansiedad sino que también le estás incapacitando. Le estás quitando una de las herramientas básicas de la vida, que es la adquisición de autonomía. Entonces, sobreproteger es desproteger.

Una psicóloga estupenda que se llama Maribel Martínez, ella me dice: “Los padres tenéis que observar”. Eso sí, siempre hemos de estar pendientes de los hijos, pero no intervenir a la primera de cambio. Si tu hijo se cae en el parque, no corras como Usain Bolt a rescatarlo porque al final vas a conseguir, que está pasando, que el niño no sea capaz de levantarse por él mismo. El fruto de esta hiperpaternidad es el hiperniño, y una de sus características es la baja tolerancia a la frustración.

La primera figura que surgió de este tipo de crianza son las “madres helicóptero”. Un psicólogo estadounidense que se llama Haim G. Ginott, se quedó muy sorprendido cuando un paciente suyo le dijo: “Estoy harto de tener a mi madre sobrevolando sobre mí como un helicóptero”.

En el norte de Europa y en Canadá, existe la idea de los “padres quitanieves”, que son esos padres que, en vez de preparar a los hijos para el camino, preparan el camino para los hijos. Les allanan todo. Aquí sería un poco los “papás apisonadora”.

Más reciente tenemos el modelo de las “madres tigre”, que es esta idea de la madre que quiere el niño no como un niño renacentista que toque muchas teclas sino como el niño genio, pero en una cosa muy clara, ya puede ser la música, las matemáticas… bueno, el deporte.

Luego tenemos también los “padres guardaespaldas” que es el “No me toque usted a mi hijo”, literalmente.

Los “padres manager”, que es un clásico muy masculino: saben más que nadie, que el árbitro, que el jugador, que el equipo contrario, que nadie.

Hay un último modelo que es muy discretito, los “papás bocadillo” o “mamás bocadillo”, sí. Que es esta idea de seguir al niño con el bocadillo, con el táper de frutas en el parque, para que el niño de vez en cuando se gire y dé un mordisquito, no sea que muera de inanición esa tarde.

Entrevistadora.- Y en este entorno de sobreprotección, ¿qué podemos hacer los padres?

Eva.- La paciencia, saber esperar, la contención, el autocontrol, eso es importantísimo. Los niños deben entender que en las emociones no todo es el mundo de “happy flowers”, que no todo son emociones buenas, sino que hay emociones malas como la rabia, la tristeza o la impotencia.

Esto se tiene que enseñar a gestionar. Porque parece que para que el niño gestione sus emociones y tenga mucha autoestima de lo que se trata es de decirle que él es maravilloso y nunca decirle que no. Pero entonces no estás haciendo un niño con autoestima, estás haciendo un niño narcisista.

Otra herramienta para tolerar la frustración: dar alternativas. No todo es “no”, puedes decir: “Oye, no. Ahora no, pero de aquí a un rato sí”. Enseñar también que se puede perder. Que puedes fallar, te puedes equivocar y no pasa nada.

Yo creo que nos formamos a base de caernos y volvernos a levantar. Y después los niños tienen que jugar. Y este modelo de hiperpaternidad que está llenando a los niños de tardes cargadas de extraescolares se está cargando el tiempo para jugar de los niños. Es la esencia de la infancia.En el juego, ese juego libre, sin estructurar, solo o acompañado, no solo aprendemos a trabajar en equipo, a ser creativos, la resiliencia, sino también aprendemos a tolerar la frustración.