¿Para qué sirve la utopía?

utopia - galeano.png

Cuando tienes en mente iniciar un proyecto, sea el que sea, estás repleto de energía propositiva, motivación, interés y, cómo no, de ideas. Ese conjunto de ideas son tus ideales, esos pensamientos sobre cómo te gustaría, deseas o quieres que llegue a ser ese proyecto. Si ese conjunto de ideas dirigen tus acciones, eres un idealista. Y un idealista es aquella persona que se deja seducir conscientemente por una utopía, un horizonte maravilloso al que quiere llegar.

A ese horizonte utópico lo llamas de diferentes modos: metas, objetivos o fines. Los fines responden a las preguntas de qué quiero hacer y a la de para qué quiero hacerlo. Cuando alguien te pregunta, ¿para qué te metes en esto?, tu sabes qué responder en base a ese conjunto de ideas-guía que tienes en mente.

Incluso si no eres plenamente consciente de lo que quieres conseguir y solo tienes una profunda intuición sin forma, las ideas-guía te sirven de impulso a la acción. Sabes, en lo más profundo de tu ser, que quieres hacer algo, aunque no tengas claro qué.

Huelga decir que esta reflexión sirve para los proyectos individuales y para los colectivos, simplemente cambiando la primera persona del singular por la segunda persona del plural.

Una persona (o un colectivo) sin ideas es un ser sin horizontes, sin un sentido existencial que le guíe. Viktor Frankl en su extraordinario libro El hombre en busca de sentido, reflexiona sobre la pregunta por el sentido de la vida:

Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida. Tenemos que aprender por nosotros mismos y después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros. Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como en seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente. Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación rectas. En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

 

¿Para qué sirve la utopía?

Eduardo Galeano nos lo explica de forma poética: para caminar. Sin algo que te (re)mueva, no andas. Sin un meta, no actúas de modo propositivo. Sin ideales que te guíen eres un barco perdido en medio de tu océano vital.

Eso sí, a medida que avanzas en ese camino los ideales van transformándose. La influencia de la realidad en ellos es muy potente. Vas deslizándote hacia la zona de equilibrio entre idealismo y realismo. Creces como persona (o como colectivo), te fortaleces, incrementas tu poder, la confianza en lo que haces y tus principios se convierten en tus zapatos para andar. Canalizas mejor las energías, eres más eficiente en lo que haces y puedes ayudar a otros a empezar su camino, aportándoles tu experiencia de caminante. No para que la siga al pie de la letra, no, porque su camino es diferente, sino para que la tenga en cuenta cuando abra su conciencia -sus ojos- en su propio trayecto o proyecto vital. Son semillas que pueden germinar o no.

Y en esta carrera de relevos que es la vida, los que empiezan con humildad suelen buscar guías expertas mientras que lo hacen con prepotencia las desprecian con ciertas dosis de adanismo. Por eso es muy importante la actitud en tu trayecto. Los veteranos son una ayuda inestimable que tú, como persona inteligente que eres, no debes despreciar sino al contrario: aprovechar esa fuente para beber y equiparte para tu propio camino.

Anuncios

Umberto Eco. 14 características del fascismo eterno

barbed-wire-2096002_960_720

Vivimos tiempos difíciles. La habitación de nuestra seguridad está cerrándose a cal y canto. “Es por tu bien”, nos dicen una y otra vez. Y nos lo estamos creyendo. Nos encerramos y no la ventilamos. No dejamos que penetre el aire fresco de nuestra libertad. Es más, insisten en que ese aire es una amenaza para nuestra seguridad.

Reaccionamos contra el que piensa, actúa o tiene un aspecto diferente -y peor, claro- a nosotros mismos. El futuro se oscurece y nos quieren convencer de que la culpa la tienen “los otros”, “los disidentes”, “los parias”, “los extranjeros”, que son los que nos roban ese futuro. Ellos son nuestros enemigos. Contra ellos debemos embestir para no dejarnos invadir, para defender “lo nuestro”.

La cultura y el pensamiento crítico son sospechosos. Debemos extirpar ese instrumento del demonio que nos enseña a pensar llamado Filosofía. No podemos invertir en investigación y ciencia no sea que se descubra la pobreza y mediocridad del pensamiento único reinante, con encefalograma plano.

Existe un complot y tenemos que denunciarlo, nos quieren robar la identidad “nacional”, el único privilegio que nos queda. La vida es una guerra permanente. Los enemigos, después de muertos, nos sirven para nuestra causa. Los hacemos regresar para asustarnos. Los viejos enemigos nunca mueren.

Y para que no sepamos de qué va la historia, se inventan expresiones para tapar realidades más crudas. Nos tratan como infantes idiotas que no podemos pensar por nosotros mismos y que no podemos soportar la realidad. Y nos tratan de adoctrinar desde pequeños por tierra, mar y aire: TV, redes sociales, medios escritos, educación, etc…

Umberto Eco, intelectual, novelista y filósofo vivió en primera persona los efectos del fascismo italiano. En abril de 1995 dictó la conferencia “El fascismo eterno” en el Congreso de Filología italiana y francesa en la Universidad Columbia. En ella identificó 14 patrones que nos pueden ayudar a detectar esta amenaza contra la libertad.

Sigue leyendo “Umberto Eco. 14 características del fascismo eterno”

¿Estamos ante una nueva burbuja inmobiliaria?

housing-bubble-1872350_640

Precariedad del empleo

El País, en un artículo el 25 de diciembre de 2017, Más empleo, pero más precario en 2017, destaca que “los contratos de cortísima duración crecen. En 2017 los que duran cinco días o menos se acercan al 26%, según el Servicio Público de Empleo Estatal”.

 

1500651321_140289_1513958893_portada_normal.png

Pérdida de poder adquisitivo

El Mundo publica el 8 de enero de 2018 el artículo Otro año de pérdida de poder adquisitivo para asalariados, funcionarios y pensionistas. Aquí podemos ver la gráfica de pérdida de poder adquisitivo que sufren los trabajadores y jubilados españoles:

Sin título

chartoftheday_12430_en_espana_disminuira_el_salario_en_2018_segun_los_sindicatos_britanicos_n.jpg

Público nos aporta otros datos importantes en un artículo de 19 de febrero de 2018 titulado El salario medio en España recorta su poder adquisitivo en 347 euros anuales desde 2015.

“El poder de compra del salario medio en España se ha reducido un 1,7% en los dos últimos dos años (desde el cuarto trimestre de 2015 al mismo periodo de 2017), lo que equivale a decir que el asalariado medio tiene, al cabo de un año, 347 euros menos en su bolsillo de los que tenía hace dos años, según el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, elaborado por la empresa de recursos humanos junto con los investigadores de Barceló y Asociados.”

Aumento de la brecha social

El 22 de enero de 2018 La Vanguardia publica el artículo La recuperación favorece cuatro veces más a los ricos que a los pobres en el que se destaca que los efectos de la recuperación económica se sienten mucho más en las capas altas que en las medias y bajas de la sociedad.

“Si se observa la evolución desde el comienzo de la recuperación (2015), se descubre que la mayoría de los euros procedentes del crecimiento económico van a parar en los bolsillos de los más pudientes. Ellos consiguen embolsarse cuatro veces más dinero que la franja más pobre de la población. En el último año esta disparidad es todavía más visible: el 1% más rico capturó el 40% de toda la riqueza creada; el 50% más pobre apenas el 7%.”

A pesar de que el PIB ha aumentado un 3% durante los últimos tres años, los sueldos medios se han reducido un 0,21 por ciento en el último año.

Situación actual

Uniendo todos las imágenes anteriores tenemos un cuadro realmente complicado. Hay más trabajo temporal con sueldos precarios que van perdiendo poder adquisitivo. Es decir, el español medio tiene ahora menos capacidad para afrontar la compra o el alquiler de su vivienda habitual.

Para comprender mejor la situación incluiré dos publicaciones más:

Viviendas de alquiler

El Idealista publica el 4 de enero de este año el artículo El precio de la vivienda en alquiler sube un 18,4% en 2017: solo Barcelona y Cáceres registran caídas en el que podemos observar una tendencia realmente peligrosa: los pisos de alquiler se disparan, especialmente en algunas ciudades. Lo curioso es que el analista de este periódico afirma que “con el aumento de la certidumbre laboral muchas personas deciden dar el paso de irse a una casa, de momento en alquiler”. ¿Certidumbre laboral? Parecemos bastante ingenuos.

Viviendas en propiedad

Para terminar, enlazo el artículo de VozPópuli del día 10 de marzo de los corrientes titulado Los motivos por los que no estamos ante una nueva burbuja inmobiliaria… De momento, en el que me entretendré un poco más.

“El número de operaciones de compraventa de viviendas realizadas ante notario superó el año pasado la barrera del medio millón y se elevó a 532.367, un 16,3% más que en 2016 y la cifra anual más alta desde 2008, según datos del Ministerio de Fomento.

Desde el año 2013, cuando se registró el menor número de transacciones (300.568), la compraventa de viviendas ha crecido un 77%. Solo en el cuarto trimestre del año pasado se vendieron en España 144.688 viviendas, lo que supone un incremento del 14,3% respecto al mismo periodo de 2016.”

Variacion-anual-Indice-Precios-Vivienda_1115598434_11279572_1020x574.jpg

“El precio de la vivienda subió el 6,2% en 2017, sumando cuatro años consecutivos al alza y anotando su mayor repunte desde 2007, ejercicio previo al pinchazo de la burbuja inmobiliaria, según los datos publicados esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Desde Almendral & Cancio Arquitectos no descartan un escenario de burbuja a largo plazo pero no creen que en estos momentos podamos hablar de esta situación. Su socio Javier Almendral, en conversación con Vozpópuli, considera que hay dos factores que tienen que converger para hablar de burbuja: la demanda/empleo y el crédito bancario. Y estos factores, asegura, “no se dan hoy por hoy”

En cuanto a demanda/empleo, Almendral recuerda que “somos un país muy sensible a esta variable” porque en cuanto empieza a haber algo de dinero, la gente se lanza a comprar. Sin embargo, aunque el paro está en recuperación, la tasa sigue siendo muy alta y el empleo está muy sujeto a la estacionalidad y, por tanto, a la inseguridad. De hecho, el desempleo sigue siendo el doble que en 2007 y esto hace que cualquier comprador se lo piense varias veces antes de decidirse a comprar una vivienda.

El crédito bancario al comprador final, mucho más limitado que en 2007. “Las hipotecas ya no se regalan ni mucho menos, y solo van dirigidas a personas con empleos estables y cuyo porcentaje de endeudamiento familiar sea razonable”, señala Almendral. Esto hace que el acceso a la vivienda se haya alejado de muchos potenciales compradores. Hace una década se concedían 120.000 hipotecas mensuales. En los últimos 4 años, entre 15.000 y 30.000.

hipotecas-1117.png

Conclusión

Aunque parece que la situación actual es distinta a la que dio lugar al estallido de la burbuja de hace una década, no hay que confiarse y pensar que eso ya no volverá a ocurrir.

Es cierto que ya no se conceden créditos alegremente como en 2007, pero no lo es menos que la enorme subida de los precios de alquiler están forzando a muchas personas a embarcarse en la compra de viviendas porque las cuotas les salen mucho más baratas que un arrendamiento. Pero claro, en un escenario de precariedad laboral creciente, el esfuerzo que supone a una persona o familia el pago del alquiler es cada día mayor. Los arrendadores están viendo un filón en esas subidas y la inestabilidad de este mercado está empezando a ser manifiesta. Sobre todo en las ciudades donde más se han incrementado.

Esperemos que conservemos algo de cordura tras la borrachera crediticia que nos llevó a la mayor crisis de los últimos ochenta años. Y que no olvidemos que nuestra situación actual no es tan boyante como para volver a embarcarse en aventuras de este tipo. No hay tantos cambios legislativos como para garantizar una segunda oportunidad (fresh start) a los deudores de buena fe que sufren una pérdida de empleo o de negocio. Y las entidades financieras empiezan a soltarse, regresando a hábitos que parecían erradicados tras la catástrofe a la que ellos contribuyeron sobremanera.

Cautela y buen asesoramiento.

 

Posverdad. El truco de las torceduras del lenguaje

posverdad-mentiras-internet-810x539

Hace muchos años un grupo de amigos alquilamos una casa rural con la intención de desconectar del ruido habitual. No teníamos ni televisión. Cuando finalizamos de cenar alguien propuso un juego: el diccionario.

El juego era muy sencillo. Una persona elegía una palabra rebuscada en el diccionario y la decía en voz alta. Cada participante, incluyendo el buscador, escribía una definición en un papel y lo entregaba a la que la había buscado. En ese momento leía todas las definiciones y cada miembro elegía la que creía que era verdadera. La definición que tuviera más votos ganaba la mano.

Este juego tan simple fue todo un descubrimiento porque las risas dominaron la velada. Sobre todo cuando se proponían definiciones absurdas o muy alejadas de la verdad que eran elegidas por unanimidad como “la correcta”.

Todavía hoy recordamos una de las palabras que salió a la palestra: acantopterigio. Todos sin excepción (menos el buscador, evidentemente) eligieron como verdadera la ‘definición’ que propuse: “intersticio entre dos paredes escarpadas”.

El inicio de la palabra, “acant…”, te llevaba inconscientemente a un acantilado. Y desde ahí a pensar que aludía al hueco entre dos paredes de roca iba un solo paso.

La verdad es que acantopterigio aludía a una modalidad de peces. Pero ganó el intersticio entre dos paredes escarpadas. Este absurdo provocó muchas risas por el modo más simple de “colársela” a los demás simplemente torciendo el lenguaje.

Pues bien, básicamente la posverdad consiste en eso. Como todo el mundo sabe a estas alturas, este neologismo alude a la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar opinión pública e influir en las actitudes sociales,​ en la que los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales.

La idea fundamental se resume en “que algo aparente ser verdad es más importante que la propia verdad”.

El triunfo de la posverdad en política y en redes sociales

La facilidad para manipular a las personas es directamente proporcional a su nivel de ignorancia sobre el asunto tergiversado. Y, en ese contexto, las redes sociales (sobre todo Twitter) es un auténtico caladero de pececillos lo suficientemente ignorantes y reactivos como para convertir bulos en verdades con una facilidad pasmosa.

Pongo un ejemplo reciente para ilustrar este despropósito constante.

Ciudadanos-encabeza-intencion-sondeo-Pais_EDIIMA20180311_0004_20.jpg

El presidente de Ciudadanos fue Trending Topic el viernes 9 de marzo por declararse “líder del movimiento transversal” feminista, y el sábado volvió a ser criticado por bloquear en Twitter a feministas tras esas palabras.

Pero nunca las dijo. Provienen de un titular incorrecto a partir de un encuentro con periodistas en el que habló de “exigencias” a Rajoy tras el 8M y de “liderar” el debate del segregacionismo en colegios, pero no el feminismo.

Aquí tenéis la historia al completo: https://www.eldiario.es/rastreador/Albert-Rivera-autoproclamado-movimiento-feminista_6_748985095.html

¿Qué ocurre con todo esto que parece anecdótico? Pues que con este paisaje reinante la verdad se resiente. Ya casi nadie parece interesado en los hechos objetivos. Nos remueve mucho más las especulaciones e interpretaciones de hechos. Las conjeturas o las simples chaladuras. Y si están escritas en un lenguaje seductor, caemos como moscas en esa red. De inmediato juzgamos y condenamos supuestos hechos sin pararnos a pensar un poco.

Algo o mucho de esto está ocurriendo con el luctuoso suceso del pequeño Gabriel. Todavía no se ha resuelto el caso y ya hay hogueras o guillotinas esperando. Por fortuna, fue la propia madre de la criatura asesinada la que ha puesto algo de cordura: “En memoria del Pescaíto pido que no se extienda la rabia, que no se hable de la mujer detenida, y que queden las buenas personas, las buenas acciones y la imagen de Gabriel”.

Una lección de humanidad y sentido común por parte de quien más motivos tiene para mostrar su rabia. Hay que esperar a que se aclaren los hechos y se sustancien las responsabilidades que correspondan.

Finalizo con una pregunta para reflexionar.

¿Hacia dónde vamos con este modo de actuar tan irracional, con este hooliganismo incontrolable? ¿Qué futuro nos espera si caemos en la tentación de dar crédito a todo lo que nos “parezca” verdadero?

 

Protocolo detección, identificación, evaluación y respuesta educativa en Andalucía

protocolo-altas-capacidades-1-728

Hoy tengo el placer de compartir con todos vosotros un documento de gran valor elaborado por Lidia Romero Sánchez, profesora de infantil del CEIP Julio Caro Baroja, socia y miembro del grupo de acogida de ASA Málaga. Lo he estructurado de modo que sea de fácil lectura y pueda ser útil no solo a las familias andaluzas sino también a otras familias de otras zonas geográficas que podrían inspirarse en estos protocolos para mejorar su situación. Protocolos, cómo no, susceptibles de mejora. También puede ser útil para un examen crítico de sus fortalezas y debilidades.

Sigue leyendo “Protocolo detección, identificación, evaluación y respuesta educativa en Andalucía”

No es no

dont do it!

 

NO es el límite de mis derechos. Si no respetas mis límites no me respetas a mí.

Cuando invado ese territorio sin tu consentimiento estoy ejerciendo violencia.

El ser humano es a veces muy laxo con esta regla mínima. No solo no la respeta sino que le molesta recibir ese aviso. Respetar derechos incluye hacerlo con los demás, no solo exigir que lo hagan contigo.

La libertad de uno termina cuando empieza la libertad del otro. En caso contrario, hablamos de libertinaje.

La convivencia es posible cuando se entienden, comparten y respetan estas cuestiones básicas.

Es muy simple:

No es no

 

Las altas capacidades en Argentina. Embajadores ACI

embajadores ACI.jpg

Uno de las mejores formas de saber lo que tenemos es ampliar horizontes para conocer lo que se cuece en otras latitudes. La realidad de las altas capacidades en España se sitúa en el lugar que le corresponde dentro del contexto de los países de habla hispana.

Hoy quiero compartir con todos los lectores de este blog una entrevista corta que le hice a los responsables de esta fantástica iniciativa de la sociedad civil argentina, movilizada en defensa de los derechos de los niños argentinos que, por lo que se puede leer, están en peor situación que los españoles. Espero que os resulte útil para relativizar e interesante como ejemplo de activismo.

Sigue leyendo “Las altas capacidades en Argentina. Embajadores ACI”