Asociacionismo. Acogida de familias

Hoy comparto imágenes que aparecen en el recordatorio de Facebook de nuestro primer taller de acogida colectiva, hace justo cuatro años. Un formato y un grupo de trabajo novedoso que implantamos en la asociación gracias a la perseverancia de Yolanda Vilches, que durante más de un año pedía sin mucho éxito la creación de un grupo destinado a acoger a las familias nuevas (y atender a las no tan nuevas), tanto a nivel individual como colectivo. Talleres “horizontales”, entre iguales, donde se pudieran tratar diferentes temas desde las experiencias personales de cada familia. Donde las familias más veteranas pudieran orientar a las novatas y entra todas nutrirse mutuamente, ganando en cercanía y conocimiento mutuo.
Un formato y un grupo que fue ganando solidez y experiencia con el paso de los años, hasta convertirse en una referencia más allá de nuestras fronteras. Inspiración para otras asociaciones que entendían la importancia de acoger a los nuevos miembros en este largo y a veces complicado camino.
La idea surgió gracias a la experiencia que habíamos adquirido organizando en la PAH de Málaga lo que denominamos “Asambleas de Bienvenida”. Cada semana un grupo diferente de personas asumía el papel de dinamizador de la asamblea y, gracias a la formación básica que habíamos recibido de Sara Vázquez, podíamos orientar a las familias que llegaban allí con una angustia y desesperación importantes. La clave para que funcionara aquello fue poner el foco en la calidad de la información aportada y en la calidez del trato que dispensábamos a las personas que venían en avalancha con tema de urgente solución. De la calidez se encargaba especialmente Yolanda, que tiene esa don de empatizar con el prójimo de manera natural. Mi labor se centraba más en la aportación de datos o de información más técnica. Tuvo una buena acogida y con el paso del tiempo nos enteramos de que la sala se llenaba cuando nos tocaba a nosotros dinamizarla.
Esa prueba de fuego nos sirvió de base para adaptarlo a una realidad muchísimo menos dramática, la de las familias que se encontraban con algo que desconocían por completo, el mundo de las altas capacidades. Para conseguir que la recién nombrada Junta Directiva aprobara esta nueva dinámica presentamos un elaborado protocolo de actuación en el que incluíamos todas las funciones y las personas responsables de cada tarea (que lógicamente irían cambiando con el tiempo).
Teníamos que gestionar los cuatro canales de entrada: 1) teléfono, 2) el correo electrónico, 3) la página web y 4) presencial. La figura de la coordinadora era clave para que todo funcionara y fluyera la información dentro del grupo. También para organizar la agenda de citas para las acogidas individuales, sobre todo en los comienzo de curso donde se acumulaban las altas y había que atenderlas a todas en breve tiempo. A cada familia se le entregaba un dossier con información relevante de la asociación para que lo leyeran en casa tranquilamente y se les hacía una entrevista personal en la que podían explayarse sobre los asuntos que más les inquietaran sin la presión grupal. Todo perfectamente gestionado y con resultados muy satisfactorios, tanto a nivel asociativo como de las propias familias, que siempre recuerdan ese primer encuentro en clave positiva.

El 29 de mayo de 2014 presentamos un resumen ejecutivo a la Junta Directiva:

El presente curso ha supuesto un cambio importante en la dinámica de Acogida. Se creó un grupo de trabajo que se encargaría de i) recibir a las familias nuevas de ASA y ii) crear vínculos entre ellas y las más veteranas.

Este doble objetivo se cumplió mediante la implantación de dos modalidades de acogida:

1) Acogida Individual

Para atender del mejor modo posible a las nuevas familias, el Grupo de Acogida diseñó y presentó a la Junta Directiva un Protocolo de Actuación, que fue aprobado a finales de septiembre y puesto en práctica durante todo el año. Fue el único grupo de trabajo que protocolizó su labor, debido a la especial sensibilidad que supone siempre una primera imagen de la asociación y a la documentación que debía revisar: el informe que constatara las altas capacidades intelectuales de sus hijos.

Como se habían acumulado altas de socios de meses anteriores, la agenda de citas era una herramienta fundamental para controlar la avalancha de solicitudes de cita personalizada. Durante el primer mes de funcionamiento del grupo tuvimos más de treinta citas con socios nuevos, amén de recibir cientos de llamadas en el teléfono, que también lo gestionaba este grupo. A eso le sumábamos los correos recibidos y respondidos. Nos coordinamos con tesorería para controlar las altas provisionales, chequear el informe y, posteriormente, validar el alta definitiva del socio.

A lo largo del curso se han atendido a aproximadamente setenta familias. Y el balance ha sido muy positivo. La inmensa mayoría de ellas salieron satisfechas con la información y el trato recibido, principal objetivo de este grupo.

2) Acogida colectiva

Para completar la labor de integración del nuevo socio en la dinámica asociativa, el Grupo de Acogida se encargó de organizar cada mes un Taller de Acogida Colectiva, en el ambiente más cálido y familiar posible.

A diferencia de la Escuela de Padres, que tenía un formato más “vertical” (entre familias y profesionales), el taller de acogida presentaba una estructura más “horizontal” (socios con socios). La idea era darnos a conocer, para facilitar las sinergias personales y colectivas.

Las primeras sesiones tuvieron una participación muy alta. Tanto, que resultó materialmente imposible realizar la dinámica prevista. Con el paso de los meses la afluencia descendió notablemente, lo que permitió abordar temas más concretos o atender con mayor cercanía a las nuevas familias.

Esta segunda labor tuvo una aceptación irregular. Recibimos sugerencias de mejora que habría que estudiar de cara al nuevo curso. Trabajaremos para atender a las inquietudes mostradas.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En las imágenes muchos socios veteranos se reconocerán. Para algunos fue su primer contacto con otras familias en esa sala con la acústica tan deficiente, formando un círculo para que todos pudiéramos vernos las caras, con las etiquetas con los nombres para conocernos y con la moderación de los turnos de palabra para no pisarnos.

Una experiencia muy gratificante, sin duda, que recomendaría practicar a todas las asociaciones que no lo tengan implantado en su estructura organizativa.

Anuncios
Publicado en Altas Capacidades | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los inicios son duros

LOGO ASA

 

Los inicios son duros. Sobre todo si lo que cae en tus manos es una vagoneta que nadie quiere y en la que nadie cree en lugar de un tren de alta velocidad que todos quieren y en el que todos creen.

El 18 de octubre de 2008 mi mujer, Yolanda Vilches, y yo nos hicimos socios de ASA (Asociación de Superdotados de Andalucía en ese momento) en Málaga tras comprobar que nuestro hijo mayor, carente de toda habilidad social, salía muy contento del taller de ajedrez que estaban haciendo allí. Le dijo a su madre: “Mamá, aquí no me siento tonto”.

Seguir leyendo

Publicado en Altas Capacidades, Reflexiones | Etiquetado , , | 2 comentarios

Desarrollo del talento. Consenso básico

Aptitudes y desarrollo

Uno de los mitos más extendidos en el ámbito de las altas capacidades es el de considerar que “no existen consensos” conceptuales básicos que permitan entender el fenómeno en toda su complejidad.

Este mito, como todos los demás, se sustenta en un poso de verdad. La profusión terminológica y el uso de las mismas palabras para señalar cosas diferentes suponen un auténtico bosque que impide ver con claridad. Esto es cierto, pero no lo es menos que cuando decides adentrarte en él y vas identificando a qué apunta cada palabra poco a poco aparecen patrones comunes que permiten advertir que sí que hay consensos conceptuales básicos detrás de los términos. Y sobre esto reflexionaré en esta entrada.

Seguir leyendo

Publicado en Altas Capacidades, Ciencias, De otras webs o blogs, Educación, Filosofía, Psicología, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Flores que crecen en la adversidad

flores-en-el-desierto3.jpg

La adversidad actúa con las personas
como el viento con el fuego;
si es débil lo apaga;
si es fuerte, lo hace crecer.
Moliére

 

No soy poeta ni tengo la suficiente sensibilidad para distinguir las poesías buenas de las mejores. Pero hoy, no sé por qué, esta poesía me ha llegado, así que la comparto con todos vosotros. Su autor, según veo en el link original, es Franjah Tiken.

 

Una vez sin saber cómo ni porqué, encontré en el camino una bella flor. Pero esta flor no estaba plantada en un lugar frondoso y lleno de vida:

 

El sol apenas daba, el agua apenas llovía, 
los días quemaban y las noches muy frías.
Mi flor tan bien plantada, en una calle sin vida,
de forma natural sin cariño crecía.

 

Dime flor hermosa, cómo haces para iluminar,
si nada de tu alrededor te ayuda, para crecer en la adversidad.
La flor con su belleza y armonía, me miró y me dijo:

 

Caminante que por aquí decidiste pasar, estaba yo esperándote,
y esa fue la energía que me hizo luchar, cada día, cada mañana,
cada noche fría, sin agua, ni luz, ni nada.

 

Pero hermosa flor, cómo un mal jardinero como yo va a regarte,
si marchité mi jardín por no saberlo cuidar.
Si cuando me diste tu aroma, yo no lo supe apreciar,
Si cuando rocé tus pétalos, los pude arrugar.
Si una flor como tú que creció en la nada,
sin que se pueda volver a plantar, pues no existe otra semilla,
es capaz de entregarse a un aprendiz de jardinero,
cuya regadera está rota y no sabe arreglar.

 

Aprendiz de jardinero, debes tener en cuenta una cosa,
yo seré flor hermosa, que ha crecido en una losa,
tú serás aprendiz sin más, y aún sintiéndote cero,
y sin saberla arreglar, llevas tu regadera.
Por si algún día la tuvieses que usar.

 

El aprendiz sonrojado, no supo reaccionar,
y con sus lágrimas cubrió los pétalos,
de agua salada llena de vida, la flor agradecida,
le explicó que hasta en los malos momentos,
esas lágrimas le hacen crecer, porque el amor nunca los separará.
Aunque la regadera deje escapar el agua por uno de sus lados,
aunque una de sus hojas se marchite, aunque una de mis espinas te claves.

 

Yo flor y tu aprendiz de jardinero, somos dos almas con distintos fines,
con distintas formas y distintos pareceres.
Pero nuestra unión es algarabía, celebración y armonía.
Tan increíble y necesaria, que la calle se hace floresta,
para su floristería.

 

Por eso deja de pensar y siente más, calla a las voces de tu mente, 
esas que no te dejan escuchar a las voces del exterior,
esas que son más que los ruidos que escuchas y oyes por las calles,
montañas, mares y ríos.
Que son música celestial como cuando con tus lágrimas me regaste.

 

Sé tú mismo, ese que con su regadera rota llamó mi atención,
aunque no supieses ni sepas aún regar del todo.
Cálmate aprendiz, para así llenar tu balcón de flores,
para poder llegar a tu primavera, esa que jamás nada ni nadie
podrá parar, por mucho que arranquen todo, pues recuerda siempre una cosa aprendiz,
las flores más hermosas son aquellas que crecen en la adversidad.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | 1 Comentario

Altas Capacidades. ¿Quién quiere el cambio?

ChX79d8XEAA2uAk

Esta viñeta es muy elocuente. Todos sin excepción queremos el cambio. Queremos que las cosas mejoren, que se hagan bien, que todo funcione a la perfección. Deseamos y anhelamos esos cambios. Soñamos con ellos. Y si alguien nos dice lo que es necesario para llegar a él, le aplaudimos y le seguimos.

Pero todo cambio empieza por uno mismo. Si tú quieres que haya cambios realmente, tú eres el primer eslabón de esa cadena causal que has de colocar bien. No hay otro modo. No hay fórmulas milagrosas que produzcan efectos mágicos en el terreno. Esto es así en cualquier tema, no solo en este que voy a comentar.

Las Altas Capacidades claman un cambio. Muchas personas reclaman un cambio. Y cuando no les va bien, lo hacen con mayor energía, empezando por el primer paso de la queja. Constatamos que la detección de las altas capacidades, el primer escalón en la escalera, no es lo mismo que la atención, el último escalón: la meta a alcanzar.

Ante esta tesitura, las familias podemos elegir varías vías:

1) La queja en privado, corrillos pequeños o grupos
2) La actuación en el colegio (escritos y demás)
3) La reivindicación de esa falta de atención (hay que visibilizar los casos) en el marco adecuado (consejerías, delegaciones, etc)

Luisa Hurtado, amiga, socia de ASA y hasta hace poco miembro activo de la Plataforma de Apoyo a las Altas Capacidades era de esas personas enmadejadas en la red de la queja. Sin embargo salió de ahí y todo le ha ido a mejor. Con sus propias palabras:

Mirando hacia atrás me doy cuenta de que la primera que debe de cambiar es una. Cuando aterricé en este tema yo era una queja constante …. pero no buscaba la forma de cambiar la situación. Y estaba muy equivocada. Si te quejas y no buscas el cambio de situación te quedas en un limbo que es difícil de salir.

Es cierto que hablé con todas las personas que pude para cambiar las cosas dentro del cole en el que estaba. Pero desgraciadamente fue imposible y ya planteamos el cambio ( la mejor decisión que hemos tenido ).

Pero si es cierto que nadie va a hacer las cosas por ti, los cambios los debemos buscar nosotros mismo con las herramientas necesarias. La formación es muy importante.

También debo decir que he tenido al lado gente que me han dado buenos consejos y se agradece, al igual que los equipos específicos del EOE Provincial también han sido de gran ayuda.

No solo las familias, sino todos los demás agentes involucrados en la atención educativa pueden exigir recursos que la permitan a quienes están obligados a proveerlos. Los docentes pueden reclamar más y mejor formación. Los orientadores, más recursos humanos (la ratio en España está muy alejada del ideal 1/250). Está en sus manos dar pasos adelante y no quedarse en la casilla de salida de la queja cuando se les pide acción.

Las asociaciones, federaciones y confederaciones son “guantes”, no actúan por sí mismas. Necesitan los “dedos” de las personas que las forman para actuar. Si no hay dedos, el guante no se mueve. Si cada dedo lo hace de modo independiente, el guante se rompe y queda inservible.

Estamos todos en el mismo barco, y todos queremos cambios. Todos queremos la atención adecuada de las necesidades de nuestros hijos (de todos ellos, no solo los de NEAEs), y se hace más necesario que nunca alzar esos brazos cuando alguien nos pregunte

¿Quién quiere cambiar?

O, para los más atrevidos,

¿Quién quiere liderar el cambio?

Publicado en Altas Capacidades, Reflexiones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Las altas capacidades en Argentina. Embajadores ACI

embajadores ACI.jpg

Uno de las mejores formas de saber lo que tenemos es ampliar horizontes para conocer lo que se cuece en otras latitudes. La realidad de las altas capacidades en España se sitúa en el lugar que le corresponde dentro del contexto de los países de habla hispana.

Hoy quiero compartir con todos los lectores de este blog una entrevista corta que le hice a los responsables de esta fantástica iniciativa de la sociedad civil argentina, movilizada en defensa de los derechos de los niños argentinos que, por lo que se puede leer, están en peor situación que los españoles. Espero que os resulte útil para relativizar e interesante como ejemplo de activismo.

Seguir leyendo

Publicado en Altas Capacidades, Educación, Política | Etiquetado , | 1 Comentario

La “locura” de buscar el máximo rendimiento

convencin-de-derechos-del-nio-5-638

Ayer me encontré casualmente un texto en internet de hace dos años en el que se daban 7 “poderosas” razones para no aceptar la etiqueta de altas capacidades. El contenido estaba trufado de mitos e informaciones poco contrastadas, pero lo que me llamó la atención fue la conclusión, que comparto con todos vosotros:

“En conclusión, una vez más, acelerar los ritmos naturales de los niños (en este caso, para sacarles «el máximo rendimiento») conlleva más perjuicios que beneficios. Si tu hija es brillante, lo normal es que crezca hasta convertirse en una adulta brillante, aunque no reciba atención especial. Con su curiosidad por aprender, su espíritu de superación y su tenacidad, ya desarrollará sus capacidades cuando lo necesite. Por ahora, dejemos que viva una infancia feliz.”

En ese momento respondí:

La conclusión es brutal, sí. Con otro ejemplo de alta capacidad se ve mejor:

“Señor Messi, su hijo es brillante con el balón. Déjalo estar, no le de pelotas ni le deje ir al campo a jugar con otros niños para desarrollar su potencial. O si lo hace, siéntelo en el banquillo cuando vea que supera al resto, no sea que los demás se sientan mal por ello, seguro que dejándolo estar así con el tiempo seguirá siendo brillante”

Y es que, como todo el mundo sabe, los talentos se desarrollan solos sin ninguna ayuda, como las semillas se convierten en frutos abandonadas en lo alto de una mesa

En esta entrada doy un paso más y me centro en la supuesta “locura” que es, según su autora, buscar el máximo rendimiento. Expresión realmente desafortunada en si misma porque lo que se ha de buscar es “el desarrollo hasta el máximo de sus posibilidades” en todas y cada una de las personas.

“Locura” curiosamente compartida por muchísimos países que ratificaron, entre ellos España, la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989, que en  su Artículo 29.1.a dice:

“Los Estados Partes convienen en que la educación del niño deberá estar encaminada a desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades”.

“Locura” también consagrada en la Constitución Española, que en su artículo 10.2 habla de la vinculación a ese tratado:

Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.

Y en el artículo 27.2 donde se reafirma lo del pleno desarrollo.

La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

En conclusión, que si queréis que vuestros hijos sean felices haced todo lo que esté vuestras manos para desobedecer la Constitución Española y la Convención sobre los Derechos del Niño. Que los niños con altas capacidades, como todo el mundo sabe, aprenden por ciencia infusa. No necesitan ni retos adecuados a sus habilidades ni nada que se le parezca. Estas son ideas de psicólogos y pedagogos trasnochados que no saben los beneficios que hay cuando los niños que quieren aprender se aburren soberanamente o se frustran porque nadie les hace caso, ni les atienden en sus necesidades recogidas por la ley española.

Publicado en Altas Capacidades, Educación, Política, Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario