Altas Capacidades. Los beneficios de “salir del armario”

closet-426388_640

Hace un par de años publiqué una entrada sobre la visibilización de las altas capacidades desde un punto de vista muy general o abstracto. Hoy retomo el tema y lo aterrizo a lo particular. Como indica el título, hablaré de los beneficios de “salir del armario” tirando de ejemplo concreto, el mío.

Antes de nada pondré en contexto al lector, porque obviamente un caso particular es exactamente eso: un caso. No es extrapolable a otros casos porque cada persona tiene su trazado vital, sus estructuras y funciones cognitivas, sus circunstancias familiares, etc.

Cuando era muy pequeño, según los relatos de mi madre (qepd), era un niño muy tímido y retraído. Con frecuencia me asomaba a la ventana y me quedaba horas observando el mundo desde lejos, algo que me sigue gustando hacer hoy día. Me costaba un mundo interactuar cono otros, y cuando lo hacía era muy pesado porque no sabía qué decir ni entendía las claves sociales implícitas en esos intercambios. Una anécdota que ilustra esto se produjo cuando un primo de mi madre vino una mañana a hacer una “chapuza” en casa. Según parece, me tiré tooooda la jornada de esta guisa:

JL.- Hola Manolo, ¿cómo te llamas?

M.- Yo me llamo Manolo

JL.- Ah, estupendo. Pues yo me llamo José Luis

Así una y otra vez, sin descanso. La incapacidad para retener un nombre ya se manifestaba de pequeño, aunque ahora la cosa no va mucho mejor. Puedo no olvidar una cara, pero es complicadísimo que se me quede un nombre en los primeros diálogos con cualquier persona en el mundo real (en el virtual está la ventaja de que lo ves escrito y se queda grabado sí o sí). Podéis haceros una ligera idea de la infinita paciencia que tuvo el primo de mi madre, que según parece en ningún momento torció el gesto o me dio una mala contestación, a pesar de lo pesado que fui. Lástima que no lo pude ver más de mayor, murió joven.

Bueno, anécdotas aparte, todo esto viene a colación de que en esa época fue cuando me identificaron en el colegio, un maestro que estuvo con nosotros desde parvulario (infantil) hasta quinto de EGB. Él fue quien alertó a mi madre de todo esto y trató de darme retos durante los años que estuvo dándome clases. También esto lo conté en otra entrada.

El caso es que todo aquello lo vivimos en casa y en el colegio con absoluta naturalidad. A esto me refiero cuando insisto tanto en la importancia de “naturalizar” el fenómeno. Lo natural es que haya diferencias entre las personas. La diversidad enriquece, no es motivo que justifique los enfrentamientos o los aislamientos cuando es una diversidad que nos disgusta o nos amenaza.

Viví toda la infancia sabiendo que tenía más facilidad que el resto de hermanos, compañeros y amigos de mi edad o similar para comprender ideas complejas, una habilidad como otra cualquiera. Otros niños eran máquinas jugando al fútbol y yo el más torpe de todos, ese que siempre se quedaba el último cuando había que elegir equipos en el colegio. Siempre he admirado a los que tenían esa habilidad y no me sentía mal por no tenerla yo. La asumí poco a poco, dándome cuenta de que no había nacido para darle patadas a un balón. Tampoco para ser el relaciones públicas del colegio, o el líder o el más popular. Era otro espacio vedado para mí. Soy una persona introvertida con el añadido de la timidez (no son sinónimos timidez e introversión), lo que me dejaba en fuera de juego cuando se trataba de grupos humanos. Y otras habilidades tampoco las tenía muy destacadas. Pero las de comprender ideas complejas sí, ahí sí me sentía en mi “elemento” y me encantaba aprender de todo, no solo las asignaturas del cole sino también lo que emitían en televisión, en radio o en cualquier otro medio. Eso sí, no le daba ninguna importancia porque no tenía que esforzarme sino que fluía de modo natural. Debido a esto también desarrollé una admiración por las personas que se esforzaban mucho por conseguir sus objetivos vitales o escolares, algo que sigo manteniendo en la actualidad.

En resumen, ni de pequeño ni de adulto me he considero alguien “especial” (una palabra cargadita de connotaciones). Por eso muchas veces cuando veo a alguien presumir de esto, ya sea de él mismo o de sus hijos, empiezo a sentirme incómodo o simplemente desconecto. Nadie es “mejor persona” por el simple hecho de tener algunas habilidades, del tipo que sean, por encima de la media. Esa falaz generalización me pone de los nervios aunque por desgracia es más frecuente de lo que debería y de lo que serviría para naturalizar el fenómeno. De todos modos, tengo que decir que en los primeros años que estuve en la asociación, cuando éramos muy poquitos, no había familias que se pavonearan de sus hijos -salvo gloriosas excepciones que ya tengo casi olvidadas-. Eran personas normales preocupadas por sus hijos y no veían la “especialidad” por ningún lado. Tenían pensamientos similares y así se lo transmitían a ellos. Luego eso fue cambiando porque las dificultades de tener una identificación en Málaga se disminuyeron sustancialmente con la consecución del plan de actuación. Nosotros que vivimos la época pre-plan y la del plan notábamos la diferencia entre las familias “con hambre” (de conocimiento, de lucha, de actividad, etc) y las que llegaban con todo “frito y cosío” que decimos por aquí abajo. Con una identificación que no tuvieron que pelear, sin tener ni idea de esto ni motivación para aprender, y exigiendo que se les atendiera sin aportar manos a la causa. Esa es una realidad que no esperábamos que se diera en Andalucía cuando peleamos por la implantación de este plan, que mejoró muchas cosas pero también desalentó la lucha… Así estamos como estamos ahora, claro. Pero bueno, esa es otra historia.

Total, que cuando a finales de 2009 asumí la presidencia de la asociación tuve que dar un paso adelante dentro del armario y, de repente, me vi fuera. Debido al cargo, tuve que dar la cara en varias entrevistas de radio y en prensa escrita. Eso hizo que personas que no sabían que tenía esta habilidad soltaran algunos comentarios cuanto menos curiosos, como un director de un banco que me llamó al día siguiente de aparecer en el diario de mayor tirada de Málaga (Diario Sur) porque fuimos a una gala y pusieron en el título de la foto “asociación de personas superdotadas”.

– José Luis, macho, esta mañana miré el Sur y me asusté al verte allí. No sabía esto de ti

– Salva, soy exactamente la misma persona de ayer.

O amigos de toda la vida que tampoco lo sabían y lo vieron en esos medios. Pero luego se hablaba con naturalidad, les explicaba lo obvio, que era exactamente la misma persona que ellos conocían, solo que con una peculiaridad cognitiva, y se terminaba todo. Nadie se sintió inferior, ni amenazado, ni me señalaron o estigmatizaron. Seguía siendo el mismo torpe social -bueno, algo aprendí gracias a estar ahí relacionándome con muchas personas- y físico que tenía facilidad para entender y aplicar las ideas más difíciles. Y al que le gustaban algunos temas “raros” (filosofía, ciencia, etimología, etc) con tendencia a evadirse a su mundo.

Y es que los beneficios de salir del armario sin forzar y sin fardar, conociendo las fortalezas y debilidades propias, desmontando los estereotipos que puedan tener las personas que te leen o escuchan, son incontables:

  1. Puedes hablar en público de las altas capacidades sin que te miren raro o te suelten una fresca.
  2. No te obsesionas con determinados asuntos ni le das una importancia que no tienen
  3. Descubres que hay algunas personas como tú que, en cierto sentido, también se animan a sacar un pie fuera del armario.
  4. Adquieres la autoridad moral para poder discrepar crítica y sanamente con todas las ideas aberradas que se asocian al fenómeno sin que se te tilde de fanático.
  5. Puedes ayudar a muchas personas a orientarse en la navegación que le ha traído este proceloso mar de las altas capacidades, tan lleno de absurdos, contradicciones, personajillos (o sinvergüenzas) que se aprovechan de otros y demás fauna perfectamente prescindible.
  6. Adquieres serenidad, poso. El proceso de integración te permite no solo comprenderte sino acercarte a otros que, por sus características, les cuesta entenderte.
  7. No te aíslas sino que te abres al mundo, sin complejos, mostrándote como eres sin necesidad de crear un caparazón o un personaje que te “proteja”.
  8. Adviertes que fuera del armario se respira mejor.
  9. Etc…
Anuncios

Altas capacidades: la visión esencialista

images

En el mundillo de las altas capacidades conviven cuatro visiones diferentes sobre el mismo fenómeno: 1) esencialista, 2) estructuralista, 3) funcionalista y 4) desarrollista. Visiones que se corresponden a cuatro oleadas y subsumen en su seno semántico diversos modelos y autores. Sobre esto hablé en la entrada ¿Por qué resulta tan difícil avanzar en el ámbito de las altas capacidades?.

Hoy hablaré de la primera de ellas, la visión esencialista. Esta visión es, con mucha diferencia, la más resistente a los cambios. De hecho, fue la primera que afloró y aún hoy continúa con la misma vigencia. Y esto se debe fundamentalmente a que el atributo de la inteligencia se relaciona íntimamente con nuestra identidad. Con lo que decimos a los demás que “somos”.

Salvando las distancias, funciona de modo similar a nuestras opiniones. Están tan relacionadas con nuestras señas de identidad que si las atacan a ellas sentimos que nos agreden a nosotros como personas. Por eso se escuchan o leen tan frecuentemente las expresiones “¡respeta mis opiniones!” o “todas las opiniones son respetables”. Relacionamos tanto nuestras opiniones con nosotros mismos que terminamos por fundirlas en una sola cosa. Y claro, reaccionamos en consecuencia. Por eso resulta casi un milagro que alguien con este nivel de identificación cambie de opinión.

Sigue leyendo “Altas capacidades: la visión esencialista”

¿Por qué damos tanta relevancia a la inteligencia?

i-am-461820_960_720

 

Hace unos días varios medios de desinformación de tirada nacional publicaban la “noticia” de que una niña de tres años era la persona más joven en formar parte del club social Mensa, con varios titulares estrangulables en los que se destacaba que poseía un coeficiente (sic) intelectual superior a Einstein. No hablaré en esta entrada sobre este caso ni sobre el perjuicio que provoca en nuestra lucha diaria por hacer entender el fenómeno de las altas capacidades intelectuales la generación de una imagen aberrada del colectivo que invita a la mayoría de profesionales que han de tratar con nosotros desde pequeños a ponerse las gafas con visión de túnel del “yo no lo veo”. Claro, ¿cómo vas a ver el estereotipo con patas que te venden los medios? Imposible. Pero bueno, digamos que esta deficiencia se cura con formación y con información veraz sobre el asunto. No me entretendré más en esto.

La idea que subyace a todo esto es tratar de entender superficialmente por qué razón el ser humano da tanta relevancia a la inteligencia, lo que genera tanto una viva atracción como un profundo rechazo en función de cómo se interprete y de cómo nos afecte el asunto.

Sigue leyendo “¿Por qué damos tanta relevancia a la inteligencia?”

Datos Alumnos AACC Infantil y Primaria 16-17

Primaria AACC

 

La atención temprana en las altas capacidades es fundamental. Para hacerla realidad es imprescindible una identificación temprana. En infantil y primaria. No esperar nescientemente a que “se les pase” con el tiempo o a que “cuaje”, uno de los absurdos que se mantienen en este colectivo contra toda evidencia.

El caso es que analizando los datos oficiales de esas dos primeras etapas educativas se entienden muchas cosas. Es evidente que en algunas comunidades autónomas no han entendido la importancia de esta detección inicial…

Datos AACC Infantil y Primaria por Comunidades

DATOS ALUMNOS AACC INF-PRIM 16-17-0.jpg

Datos AACC Infantil y Primaria por Provincias

DATOS ALUMNOS AACC INF-PRIM 16-17-1.jpg

Pacto educativo para la atención a las altas capacidades

agree-1728448_640

El pasado viernes 18 de mayo, las asociaciones malagueñas para el apoyo a las altas capacidades, ASA Málaga y ACM Marbella, enviaron a todas las entidades relacionadas con este fenómeno un documento titulado PACTO ESTATAL PARA LA ATENCIÓN EDUCATIVA DEL ALUMNADO CON ALTAS CAPACIDADES que podéis leer íntegramente en el este enlace.

Este texto refleja la necesidad imperiosa de trabajar conjuntamente por la adopción de medidas que puedan mejorar la situación de este colectivo tan poco comprendido como atendido en sus necesidades específicas de apoyo educativo.

Las medidas que propone son:

  1. DEFINICIÓN COMÚN DE ALTAS CAPACIDADES INTELECTUALES
  2. PROGRAMAS DE IDENTIFICACIÓN Y ATENCIÓN en distintas etapas educativas
    especialmente en Educación Infantil
  3. EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO DEL NIVEL DE COMPETENCIA CURRICULAR
  4. EVALUACIÓN PSICOPEDAGÓGICA Y PLAZOS
  5. OBLIGACIÓN DE INFORMAR A LA FAMILIA
  6. ACEPTACIÓN Y UTILIZACIÓN DE INFORMES EXTERNOS
  7. FORMACIÓN OBLIGATORIA
  8. CREACIÓN Y/O AMPLIACIÓN DE ASIGNATURAS ESPECÍFICAS OBLIGATORIAS EN CARRERAS UNIVERSITARIAS Y MÁSTERES
  9. RED DE ORIENTADORES
  10. RED DE TUTORES
  11. REVISIÓN POR PARTE DE INSPECCIÓN EDUCATIVA
  12. DISMINUCIÓN DE RATIO NEAE
  13. ATENCIÓN INCLUSIVA
  14. CREACIÓN DE PROGRAMAS DE SENSIBILIZACIÓN, IDENTIFICACIÓN Y APOYO A NIÑAS CON ALTA CAPACIDAD
  15. FORMACIÓN EXTRACURRICULAR
  16. CENTROS DE REFERENCIA Y BUENAS PRÁCTICAS
  17. AULA AACC O DESARROLLO DE TALENTO

Intuyo que esta propuesta implica una serie de acciones políticas posteriores necesarias para avanzar realmente en el objetivo común de todas las entidades: la atención educativa de las altas capacidades.

Una propuesta seria, clara, sencilla, necesaria y urgente.

¿A qué esperas para apoyarla?

Aquí puedes hacerlo:

adhesionpactoaltascapacidades@asamalaga.es

 


EDICIÓN 21 DE MAYO:

Debido a la publicación de un comunicado de la FASI en la que se desmarca del texto propuesto me veo en la obligación de aclarar que el pasaje de la polémica es exclusivamente una opinión personal. Llevo tres años desvinculado de los espacios de toma de decisiones de la asociación en la que estoy asociado, ASA. Dos años y medio fuera de Confines. Dos años fuera de la FASI. Y otros dos años fuera de la Plataforma de Apoyo a las Altas Capacidades Intelectuales. Es decir, que mi opinión es solo mía, no el reflejo de ninguna otra persona o entidad.

Por ese motivo, he decidido desplazar mi opinión aquí abajo, para separarla claramente del texto que es lo único importante. Lo que yo piense sobre este particular es exclusiva responsabilidad mía y en ese sentido lo mantengo:

“Esta propuesta ha tenido un gran respaldo inicial. Cuenta con el aval de diversos profesionales de referencia en España y de una buena parte de las asociaciones españolas, incluyendo las Big Three, las tres entidades más grandes e influyentes del panorama nacional: APADAC de Asturias, ASAC de Galicia y la propia ASA de Málaga, que no hace mucho decidieron salir de la Confederación española Confines por no estar de acuerdo con su línea de inacción actual. Desconozco si este es el motivo por el que esa entidad y algunas de sus asociaciones miembros (no todas) todavía se están pensando apoyar este documento, al no haber salido de su seno, que sería lo lógico esperar cuando has nacido como instrumento político de las asociaciones y no como una marca para figurar en determinados eventos y acciones que no requieren trabajo.”

Si el apoyo a una causa va a depender de opiniones personales más o menos discutibles, mal vamos. Y más si la opinión se basa en hechos constatables: las tres asociaciones citadas decidieron en Asamblea Extraordinaria salir de la Confederación. Explicaron los motivos a sus socios y éstos decidieron desvincularse. Es fácil constatar este hecho.

Eso sí, quiero pedir disculpas públicas a las entidades promotoras de esta propuesta por el perjuicio que causará a esta necesaria iniciativa.

 

 

 

Grupo de Trabajo e Investigación en Superdotación

26612963_10212783238069438_382332009_o.jpg

En el año 2003 se crea el Grupo de Trabajo e Investigación en Superdotación (GTISD), con un objetivo triple: por una parte, desde una perspectiva académica, estudiar la realidad de las altas capacidades, desde una investigación científica y rigurosa. En segundo lugar, dar respuesta educativa al alumnado de altas capacidades. Por último, se da gran relevancia a la difusión del conocimiento en torno a la superdotación y las altas capacidades intelectuales. Se crea la página web. Posteriormente, para tener presencia en las redes sociales, se crea la página en Facebook.

GTISD_logo.gif

Sigue leyendo “Grupo de Trabajo e Investigación en Superdotación”

Comprendiendo a Dabrowski con Sal Mendaglio

22025871

En el mundo de las altas capacidades se habla mucho en los últimos años de Dabrowski. Sobre todo de su noción de sobreexcitabilidad (OE). Muchísimo menos de su teoría de la desintegración positiva que es la que incorpora en su seno las OEs como uno de los elementos motores del desarrollo personal.

Se están desarrollando investigaciones serias sobre las implicaciones para este campo que tiene esta teoría, lo que denota su actual relevancia. A pesar de ello, el análisis de la misma reclama miradas críticas de peso, como la que hoy comparto con todos los lectores de este blog. He escogido un texto del psicólogo Sal Mendaglio, profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Calgary, por su implicación en el campo de la giftedness (lo dejo en inglés para no tener que insistir una vez más en lo poco tiene que ver con lo que aquí llamamos superdotación) y por su conocimiento de la teoría dabrowskiana.

La estructura de la entrada recoge varios puntos clave de las reflexiones de este autor:

  1. Uso intencionadamente impreciso de la expresión Gifted students
  2. La TPD no proporciona estrategias o técnicas para el aula
  3. La TPD es una teoría del desarrollo de la personalidad 
  4. La importancia del tercer factor
  5. Las sobreexcitabilidades (OEs) son el motor, no el vehículo
  6. El olvido de los dinamismos en las discusiones de la TPD
  7. Las dificultades de entender la importancia del dolor emocional en el desarrollo
  8. La TPD y la dotación intelectual
  9. Resumen de Mendaglio
  10. Implicaciones para los educadores

Espero que os resulte útil y, sobre todo, ayude a reflexionar con el tono crítico adecuado.

Como padre o educador, ¿estás dispuesto a organizar crisis existenciales dolorosas en tus hijos o alumnos para facilitar la activación del desarrollo de su potencial humano en el sentido dabrowskiano? Dependiendo de la respuesta, esta será para ti una entrada nutritiva o un texto realmente incómodo porque cuestionará las ideas que te están proporcionando sobre Dabrowski en general y sobre las sobreexcitabilidades en particular.

verdad-mentira-reconfortar.jpg

Sigue leyendo “Comprendiendo a Dabrowski con Sal Mendaglio”