Protocolo detección, identificación, evaluación y respuesta educativa en Andalucía

protocolo-altas-capacidades-1-728

Hoy tengo el placer de compartir con todos vosotros un documento de gran valor elaborado por Lidia Romero Sánchez, profesora de infantil del CEIP Julio Caro Baroja, socia y miembro del grupo de acogida de ASA Málaga. Lo he estructurado de modo que sea de fácil lectura y pueda ser útil no solo a las familias andaluzas sino también a otras familias de otras zonas geográficas que podrían inspirarse en estos protocolos para mejorar su situación. Protocolos, cómo no, susceptibles de mejora. También puede ser útil para un examen crítico de sus fortalezas y debilidades.

Sigue leyendo “Protocolo detección, identificación, evaluación y respuesta educativa en Andalucía”

Anuncios

¿Conoces GIAC?

Quiénes somos

GIAC nació en el año 2007 con el objetivo de mejorar la situación de las personas con Altas Capacidades Intelectuales (ACI) en nuestra comunidad, las Islas Baleares.

LOGO GIAC.png

Por aquel entonces, las cuatro profesionales que formamos el grupo inicial, aunque nos conocíamos, cada una trabajaba de manera independiente sobre el tema de las altas capacidades intelectuales (ACI). El resultado eran acciones dispersas sin suficiente fuerza para cambiar de manera real el panorama que, nuestro primer estudio ya dejó claro, era desolador. Juntas llegamos a la conclusión de que solo si íbamos a la raíz del problema y empezábamos a formar a los docentes en este ámbito podríamos conseguir resultados más profundos y permanentes.

Así que nos pusimos “manos a la obra” y poco a poco hemos ido cambiando la forma y manera en como las ACI se conocen y trabajan en Baleares.

Actualmente ya somos cinco en GIAC, y seguiremos creciendo. Además, hemos traspasado nuestra comunidad para trabajar con personas de toda España y Sudamérica que tienen los mismos objetivos que nosotras.

Componentes GIAC.JPG

En la foto aparecemos en la fila de arriba y de izquierda a derecha: Amanda Far, Rosabel Rodríguez y Aurelia Pardo; ya sentadas están a la izquierda Georgina Rabassa y a la derecha Rocío Salas

 

A qué nos dedicamos

Nuestro trabajo tiene dos objetivos principales:

  1. En primer lugar, está la divulgación y formación sobre el tema de las Altas Capacidades Intelectuales.

Las ACI son, en general, poco y mal conocidas por la mayoría de la gente, y si bien es cierto que actualmente hay mucha más información, también es verdad que la calidad de la misma a menudo en muy cuestionable.

El cuanto a la formación la concretamos con la impartición de cursos, conferencias, talleres, etc. que de manera regular hacemos tanto en nuestra comunidad como en el resto de España. Ofrecemos una formación rigurosa, fiable y práctica sobre un tema en el que aún queda mucho por hacer. Tanto, que con frecuencia tenemos que empezar por ayudar a los asistentes a “desaprender”, y así poder llegar a un aprendizaje no sesgado y útil.

También con este objetivo asesoramos tanto a las familias como a los profesionales que trabajan con este tipo de niños y jóvenes: profesorado en general, psicólogos, pedagogos, médicos, etc.

En los últimos años hemos organizado dos Jornadas sobre ACI, la última de ellas, en abril de 2017 tuvo una enorme repercusión tanto a nivel educativo, como mediático.

Rosabel en las IV Jornadas.JPG

Además, valoramos mucho nuestra presencia en las redes sociales donde la labor de divulgación puede conseguirse de manera mucho más eficaz, rápida y directa. En este momento estamos realizando la 2ª campaña de visibilización de las ACI que se titula “Ponte las gafas ACI” (#pontelasgafasACI) y en la que estaríamos encantadas de que muchos se animaran a participar enviándonos ejemplos de las producciones (dibujos, frases, inventos, etc.) de hijos/as o alumnos/as con ACI.

2ª campaña visibilización.jpg

  1. Nuestro segundo objetivo es la investigación sobre las Altas Capacidades Intelectuales y la creación de materiales de calidad que sirvan de guía y apoyo para el trabajo con las ACI.

Aunque tenemos diversas publicaciones y nuestra participación en jornadas y congresos es muy frecuente, probablemente el trabajo que ha tenido mayor impacto es el “Protocolo de identificación y evaluación del alumnado de Altas Capacidades Intelectuales en centros escolares, que actualmente se utiliza de manera generalizada en todas las Islas Baleares y que está disponible en castellano, en catalán, y esperamos que en breve también en euskera.

Portada protocolo.jpg

Gracias a este protocolo y a su aplicación hemos conseguido duplicar el número de alumnos identificados en nuestras islas y movilizar a toda la sociedad balear, consiguiendo que este tema ya no sea desconocido. Para ello hemos necesitado tanto de la ayuda de la Conselleria d’Educació como de las asociaciones de padres de cada isla (ABSAC, ACTEF, ACTM) con quienes intentamos siempre trabajar de manera lo más estrecha y coordinada posible.

 

En qué andamos trabajando últimamente

Pues ahora mismo tenemos varias cosas muy interesantes en marcha.

  1. Por un lado, estamos preparando un libro sobre intervención educativa donde ofreceremos pautas y guías muy útiles para que los docentes puedan empezar a trabajar las ACI de manera fácil, innovadora y eficaz. Estará lleno de buenos ejemplos y de ideas fantásticas.
  2. Además, este año hemos puesto en marcha un programa de mentorías universitarias para los alumnos de ESO y Bachillerato llamado MENTORiment, en línea con el programa GuíaMe que organiza la Universidad de Málaga y que conocimos gracias a la profesora y amiga Serafina Castro. Con este modelo de enriquecimiento extracurricular esperamos animar a muchos chicos y chicas adolescentes en el desarrollo de sus capacidades y aumentar su interés y motivación hacia temas académicos y de investigación pioneros.
  3. Como el tema de la creatividad siempre nos había gustado mucho, nos estamos especializando cada vez más en él. Es apasionante y muy divertido trabajar con niños y adultos en la estimulación de su pensamiento divergente.
  4. También estamos elaborando un curso online para poder ofrecer unos conocimientos básicos, correctos y necesarios sobre las ACI.

Por último, estamos preparando una gran sorpresa para el próximo año, pero sobre la que aún no podemos adelantar nada. ¡Os mantendremos informados!

La verdad es que siempre estamos metidas en nuevos proyectos y vamos contando con más gente que nos conoce y que se anima a colaborar con nosotras. Ha sido una labor de años, pero poco a poco lo hemos conseguido, así que tenemos más ilusión que nunca por continuar y seguir mejorando.

 

Cómo ponerse en contacto con GIAC

Estaremos encantadas de que nos conozcáis y os pongáis en contacto con nosotras. Encontraréis todos nuestros datos en: www.altascapacidades-pacis.com

También podéis encontrarnos en las redes sociales:

facebook-icon-preview-1-400x400.pngGIAC

@altas.capacidades.baleares

gorjeo_318-136405.jpgGIAC_ib

¡Hasta pronto!


foto_Rosabel Rodríguez.jpeg

Dra. Rosabel Rodríguez Rodríguez

Licenciada en Psicología y Doctora en Psicopedagogía. Profesora de Psicología de la Educación de la Universitat de les Illes Balears

Sus investigaciones con el Grupo de Investigación en Altas Capacidades (GIAC) giran en torno al campo de las altas capacidades intelectuales, la superdotación y el talento, y sobre el tema de la creatividad.

Coautora del “Protocolo de identificación y evaluación del alumnado de altas capacidades en centros escolares”. Este protocolo ha sido adoptado desde el curso 2015-16 por la Consejería de Educación de las Islas Baleares para su aplicación en todos los centros escolares de dicha Comunidad.

Directora del Programa de atención a las Altas Capacidades Intelectuales (PACiS) de la U.I.B.

Mail: rosabel.rodriguez@uib.es

http://www.altascapacidades-pacis.com

Desarrollo del talento. Consensos básicos

Aptitudes y desarrollo

Uno de los mitos más extendidos en el ámbito de las altas capacidades es el de considerar que “no existen consensos” conceptuales básicos que permitan entender el fenómeno en toda su complejidad.

Este mito, como todos los demás, se sustenta en un poso de verdad. La profusión terminológica y el uso de las mismas palabras para señalar cosas diferentes suponen un auténtico bosque que impide ver con claridad. Esto es cierto, pero no lo es menos que cuando decides adentrarte en él y vas identificando a qué apunta cada palabra poco a poco aparecen patrones comunes que permiten advertir que sí que hay consensos conceptuales básicos detrás de los términos. Y sobre esto reflexionaré en esta entrada.

Sigue leyendo “Desarrollo del talento. Consensos básicos”

¿Qué significa “yo”?

En cada momento de nuestra vida algo acontece, vivimos alguna experiencia. Vemos, oímos, olemos, saboreamos, tocamos, pensamos. Podemos estar complacidos, coléricos, atemorizados, cansados, perplejos, interesados, sufrir una agobiante timidez o estar absortos en una búsqueda. Siento que “yo” soy abrumado por mis propias emociones, que tengo mayor valía cuando otro me elogia, que una pérdida me destruye.

¿Qué es este “yo”, este centro que va y viene, tan constante pero tan frágil, tan familiar pero tan elusivo? Y, sobre todo, ¿qué significa ese “yo” para mí?

Para empezar, tenemos que ser conscientes de que estamos atrapados en una contradicción. Por una parte, aun el más superficial vistazo a la experiencia nos indica que ella está en cambio constante, más aun, que siempre depende de una situación particular. Ser humano, estar vivo, es estar siempre en una situación, un contexto, un mundo. No hay en nosotros nada que sea objeto de la experiencia y permanezca constante o independiente de las situaciones. Pero, por otro lado, la mayoría de nosotros estamos convencidos de nuestra identidad: tenemos una personalidad, recuerdos, planes y expectativas, que parecen confluir en un punto de vista coherente, un centro desde el cual oteamos el mundo, el terreno donde estamos plantados. ¿Cómo sería posible semejante punto de vista si no estuviera arraigado en un yo o ego singular e independiente, dotado de existencia real?

Si lo más estable es el cambio, ¿por qué tenemos la firme sensación de que la identidad propia no varía un ápice en toda nuestra existencia? ¿Qué nos hace postular que todo varía menos nosotros mismos, menos ese centro desde el que vivimos el mundo? ¿Qué señala ese centro vital?

La expresión “yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré” sólo es admisible como letra de una canción. Todos cambiamos a lo largo de nuestra existencia. No somos la misma persona, ni el mismo organismo, que hace diez años. La ficción de permanencia se sustenta en la memoria, memoria lábil que se va configurando con la mezcla de material antiguo y material moderno. No tenemos recuerdos limpios de una situación antigua. Sin embargo, pensamos que nuestros recuerdos son reflejos fieles de lo que aconteció, y cuando hay algún material objetivo que nos desmiente categóricamente esos recuerdos nos sentimos afectados. “Me ha sorprendido mucho ver este vídeo, no lo recordaba así”.

El “yo” es un bulto sospechoso en el seno de nuestro pensamiento, el ayudante que se ha hecho el dueño de la casa. Pero para nosotros señala lo más importante que tenemos, nuestra identidad, lo que nos permite distinguirnos de otros y del mundo, la representación del sujeto que somos. Y como es algo tan significativo activamos todos los mecanismos inconscientes para garantizar su supervivencia. Nada puede amenazar nuestro yo porque nos amenaza como persona, porque atenta contra nuestra integridad. El cuidado del yo es un “asunto de estado”. Le tengamos más o menos aprecio, lo tengamos más o menos desarrollado. Es nuestro centro, nuestro eje, y como tal ha de ser tratado.

La ilusión del yo nos acompaña durante toda nuestra existencia. En algún caso, es tan fuerte el apego que afloramos la necesidad de trascendencia, de permanecer más allá de la muerte física de nuestro organismo. Y en esa creencia hallan consuelo.

Raramente alguien advierte el carácter ilusorio del yo. Necesita un fuerte coraje y una gran evolución personal. Darse cuenta con todo su ser de que esa gota aparentemente separada del océano no es más que una forma del mismo que cuando finalice su periplo regresará a él, sin posibilidad de resurgir como la misma forma aunque sea en una estructura viviente distinta. 

Ser o tener. Las etiquetas en las altas capacidades

21617758_1435645446511499_5420349667454817386_n.jpg

La imagen que ilustra esta entrada revela el efecto que puede causar el uso indebido de una etiqueta con una enorme carga negativa. Para tratar de entender este asunto reflexionaré sucintamente sobre el carácter de una etiqueta y cómo el uso del lenguaje común determina tanto el peso como el grado en el que nos identificamos con ella.

Sigue leyendo “Ser o tener. Las etiquetas en las altas capacidades”

Conociendo las altas capacidades con Sylvia Sastre-Riba

Uno de los patrones que ha surgido con fuerza los últimos dos años es el de compartir artículos norteamericanos sobre dotación intelectual (giftedness), tanto originales como traducidos. Artículos en muchos casos con una gran carga emocional que facilitan la identificación del lector con sus contenidos, generando una sinergia de seguimiento importante. Este patrón, en principio, no crea ningún tipo de controversia en un lector poco informado o poco crítico con las ideas que se traslucen. Las notables diferencias conceptuales y de visión que se mezclan en muchos de ellos no son tenidas en cuenta ni destacadas a la hora de relativizar su valor de verdad objetiva. Tampoco se presta atención al sutil tránsito entre una generalización orientadora propia de cualquier estudio de ciencias sociales y una universalización propia de cualquier seguidor acrítico, ese que convierte tendencias más o menos generales en verdades reveladas.

Entre las múltiples dificultades que se pasan por alto destaco dos: i) añadir cada vez más atributos no estrictamente cognitivos al núcleo del funcionamiento cognitivo diferencial, que sería la “huella” inicial por la que nos guiamos pero que va perdiendo relevancia respecto a otras características que, curiosamente, comparten con otras muchas personas. En este punto saco a colación la “alta sensibilidad”. Se puede leer con frecuencia que “una de las características que definen la alta capacidad es su alta sensibilidad”, como si lo segundo fuera un sello de lo primero. Sin embargo, aquí se suele ignorar un hecho: el 20 por ciento de la población tiene alta sensibilidad. Es decir, que si tomamos el 2 por ciento de la población como altamente dotada, y acríticamente afirmamos que la totalidad de la misma es altamente sensible, aún nos quedaría un 18 por ciento que no presenta alta capacidad. La alta sensibilidad, como muchos otros atributos, es una característica del ser humano, no es algo propio y exclusivo de las altas capacidades intelectuales. Sin embargo, en ocasiones se desliza esa idea y pocos la ponen en cuarentena o la rebaten; y ii) traducir gifted como superdotado, como alta capacidad o como altas capacidades, sin explicar qué sentido cobra en cada caso. En la entrada Definición de Alta Capacidad en EEUU ya advierto de que lo que allí se entiende como gifted y talented se parece como un huevo a una castaña a lo que se entiende en España (y en los países hispanohablantes). Sin embargo, aquí los tomamos como sinónimos y nos da la falsa sensación de que hablamos de lo mismo. Y las características no cognitivas que se asocian al gifted norteamericano las trasladamos a los distintos perfiles de altas capacidades que distinguimos aquí, sin ningún sentido crítico. También podría destacarse la pésima traducción de profoundly gifted como “superdotado profundo” (sustantivo) en lugar de hacerlo como “seriamente/profundamente/gravemente dotado” (adjetivo más adverbio). Cuando te dan una mala noticia, te sientes “gravemente afectado” (profoundly affected), pero no dices de ti que “soy un afectado profundo”.

Sigue leyendo “Conociendo las altas capacidades con Sylvia Sastre-Riba”

Identificación Alumnado AACC. Niños y niñas. Evolución histórica

diputados-aprueban-ley-general-de-derechos-de-niñas-niños-y-adolescentes.jpg

Para finalizar esta serie de entradas destinadas a analizar los datos oficiales publicados por el MECD sobre el colectivo de altas capacidades quiero abordar un tema generalmente peliagudo: la enorme diferencia que existe entre la identificación de niños y la de niñas.

¿Por qué se detectan más niños que niñas?

Al realizar el cuadro resumen en el que se muestra la evolución de la proporción de alumnas identificadas descubrí un dato ciertamente curioso. Una vez más, las CCAA que tienen protocolos de detección sistemáticos aportan la información más relevante. Si nos fijamos bien, la comunidad andaluza pasa de un 30% de detecciones de niñas en 2011-2012 (primer año de implantación del plan) a liderar la proporción en 2015-2016 con un 39%. Y las comunidades murciana y canarias, con protocolos más antiguos, se mantienen por encima de la media en cada curso.

Los datos parecen indicar que cuanto más sistemático es el protocolo de detección, más se acercará la proporción de identificación entre niños y niñas. De hecho, las comunidades que carecen de estos protocolos presentan diferencias que van desde el 70-30 hasta el escandaloso 80-20, cuando la inteligencia está distribuida equitativamente entre ambos sexos.

La proporción en toda España ha pasado de 68-32 en 2011-2012 a 64-36 en 2015-2016, empujado por esas comunidades que comandan la tabla en este aspecto.

Creo que es un punto especialmente importante que nos podría indicar el camino que debemos emprender en todas las CCAA. Tomar las referencias que funcionan y aplicarlas en cada zona. Todos ganaríamos con ese giro.

DATOS ALUMNOS-ALUMNAS 11-16 EVOLUCION.jpg

Para comprobar los datos desde el inicio de la serie, aquí tenéis un cuadro por cada curso, con sus datos correspondientes.

DATOS ALUMNOS-ALUMNAS 15-16.jpg

DATOS ALUMNOS-ALUMNAS 14-15

DATOS ALUMNOS-ALUMNAS 13-14.jpg

DATOS ALUMNOS-ALUMNAS 12-13.jpg

DATOS ALUMNOS-ALUMNAS 11-12.jpg