El valor de la serendipia

596697507_1280x720

Serendipia es una de esas palabras sugerentes que cuando la despliegas te seduce sin remedio. Emerge cuando vives y actúas con los ojos y la mente abiertos. Una suerte de causalidad casual que nos acompaña cuando nuestra actitud de apertura y presencia es la adecuada.

La serendipia, o “serendipidad”, es un descubrimiento afortunado que se produce sin planificación. Se da de forma inesperada, aparentemente por accidente o suerte del destino. Es encontrar algo bueno que no buscabas.

«María José tuvo la curiosidad de “perder el tiempo” poniendo atención en algo que inicialmente no se aplicaba a su negocio, y también la flexibilidad necesaria para abandonar su plan original (cobrar, cobrar, cobrar) y dedicar todas sus energías a atrapar un tren que se le había cruzado inesperadamente. Otros se hubieran obsesionado en vigilar a Julián o en tragar minutos consultando el móvil porque aquello no iba con ellos.»

Por tanto, los fenómenos de serendipia no obedecen solo a la casualidad sino también a una actitud que los propicia, y que se traduce en ser curiosos, flexibles y sagaces.   

Sigue leyendo “El valor de la serendipia”

Anuncios