Definición de Alta Capacidad en EEUU

descarga

Hace dos semanas mostraba el estado de InDefinición en el que se encuentra España actualmente respecto a las altas capacidades intelectuales. Indefinición que afecta en primer lugar al paupérrimo nivel de identificación que existe en nuestro país y en último término a la casi inexistente intervención educativa. La ausencia de una definición clara, puesta por escrito, permite el abuso indiscriminado de criterios altamente subjetivos que se saltan a la torera toda la investigación realizada sobre este fenómeno en los últimos años. Es muy frecuente leer el relato de las familias durante sus reuniones con los encargados de atender a sus hijos identificados como de altas capacidades intelectuales (tutores, orientadores, dirección, inspección, etc) en las que se excusa cualquier tipo de intervención si no cumplen unos requisitos que no están escritos en ningún lado, lo que deja a las familias completamente desorientadas y sin ningún argumento que se pueda esgrimir ante esa muestra de ignorancia generalizada. Ignorancia que puede ser pasiva (no sé) o, peor aún, activa (no quiero saber).

Siempre comento que quien quiere hacer algo busca los medios y quien no quiere hacer algo busca las excusas. Este patrón no es exclusivo de este colectivo sino que general, pero su aplicación en este campo está muy consolidada. Cada vez que alguien no desea intervenir buscará y encontrará cientos de excusas para no hacerlo. Y si no las encuentra se las inventará, algo muy sencillo de lograr ya que no hay nada por escrito que desmonte ese “argumento”. En cambio, cuando alguien desea atender se meterá en algún grupo, web o blog para aprender, informarse o formarse. Buscará recursos educativos en la red, o a través de algún contacto. Irá a jornadas, seminarios y cursos. En definitiva, dará los pasos necesarios para poder al menos intentar atender a esas criaturas que tienen necesidades específicas de apoyo educativo. Hay que reconocer que, en la actualidad, cada día más personas buscan esos medios, aunque la distribución geográfica sea irregular. Las CCAA más activas por el cambio son las que lideran esta dinámica de búsqueda, independientemente del nivel de parálisis o autocomplacencia que muestre su administración educativa.

Pues bien, siguiendo esa dinámica de buscar referencias útiles traigo en la entrada de hoy la situación actual en los Estados Unidos, que es la fuente donde solemos beber con más frecuencia para encontrar información de calidad sobre este colectivo.

Definición de la NAGC

En EEUU tienen una asociación nacional muy potente, la NAGC, y en su página podemos encontrar muchos recursos de todo tipo. Entre ellos destaca su definición de Giftedness (traducido al castellano indistintamente como “dotación”, “sobredotación”, “superdotación” o “alta capacidad” -en singular-):

Gifted individuals are those who demonstrate outstanding levels of aptitude (defined as an exceptional ability to reason and learn) or competence (documented performance or achievement in top 10% or rarer) in one or more domains. Domains include any structured area of activity with its own symbol system (e.g., mathematics, music, language) and/or set of sensorimotor skills (e.g., painting, dance, sports).

The development of ability or talent is a lifelong process. It can be evident in young children as exceptional performance on tests and/or other measures of ability or as a rapid rate of learning, compared to other students of the same age, or in actual achievement in a domain. As individuals mature through childhood to adolescence, however, achievement and high levels of motivation in the domain become the primary characteristics of their giftedness. Various factors can either enhance or inhibit the development and expression of abilities

“Personas especialmente dotadas son aquéllas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una capacidad excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño documentado o rendimiento que los sitúe en el 10% superior, o por encima, respecto al grupo normativo) en uno o más dominios. Los dominios incluyen cualquier área de actividad estructurada con su propio sistema simbólico (las Matemáticas, la Música, la Lengua…) o su propio conjunto de destrezas sensorio motrices (la Pintura, la Danza, los Deportes…).

El desarrollo de la capacidad o el talento es un proceso de toda la vida. Puede ser evidente en los niños como un resultado excepcional en un test u otra medida de capacidad, o como una alta velocidad de aprendizaje, comparados con otros alumnos de su misma edad, o como un rendimiento dado en un determinado dominio. Como personas, maduran desde la infancia hasta la adolescencia, sin embargo, el rendimiento y los altos niveles de motivación en el dominio de que se trate, se convierten en la principal característica de su alta capacidad. Diversos factores pueden potenciar o inhibir el desarrollo y la expresión de las capacidades.”

Lo primero que llama la atención de esta definición es su amplitud de miras y el alcance de su radio de acción, al menos el 10% de la totalidad. No se ciñe al resultado obtenido en una batería de tests cognitivos y/o de personalidad, que es como lo hacemos aquí, sino que incluye también otras opciones como la velocidad de aprendizaje o el propio rendimiento en algún dominio. Hay que señalar que esta definición es hija de la cuarta oleada de visiones que han ido dándose a lo largo de la historia, la visión evolutiva o desarrollista. Visión que suele confrontarse con la de la primera oleada, la esencialista, esa que sostiene que la sobredotación es un modo de ser (estar, pensar, etc) en el mundo. El sesgo de confirmación que maneje cada persona determinará con cual de estas visiones se queda y con qué vehemencia la defienda. Aquí no voy a establecer un debate sobre diferentes posturas ya que no es el cometido de la entrada ni se puede llegar a una solución única universalmente válida. Cada visión tiene su propio espacio de utilidad y sus propias limitaciones. Si quieres saber más sobre esto te invito a que leas la entrada ¿Por qué resulta tan difícil avanzar en el ámbito de las Altas Capacidades?.

Definiciones estatales en los EEUU

Comparto este excelente cuadro comprehensivo elaborado por la propia NAGC sobre las diferentes definiciones que se proporcionan por escrito (no como en España, que cuesta mojarse) en todos los estados de la Unión.

Destaca de ese cuadro el hecho de que no sólo se use la palabra Gifted (dotado), sino también Talented (talentoso) y High Ability (alta habilidad). Ninguno de esos términos se pueden adaptar a los significados que cobran en España.

Cuando traducimos Gifted por Superdotado, Talented por talentoso, Brightly por talentoso (esta traducción es más lamentable porque en la literatura castellana se usa el término Brillante, lo que induce a una confusión mayor) o High Ability por Altas Capacidades sin explicar qué sentido tienen en la cultura americana, que es de donde suelen proceder, nos hacemos un flaco favor. Introducimos las semilla de la confusión y así es lógico que tengamos el pastiche conceptual que vivimos. Parece que nos entendemos al usar las mismas palabras pero en realidad no lo hacemos, ya que esos dedos apuntan a lunas diferentes. Si no acercamos los espacios de significación es imposible entenderse. Pero existe poca voluntad al respecto.

Sólo tenéis que fijaros en la definición de Gifted dada por la NAGC y compararla con la tradicional definición de Superdotado -en el idioma psicométrico- que manejamos en España y en la mayoría de países de habla hispana: persona con un cociente intelectual igual o superior a 130 que posee además una motivación extraordinaria por la tarea y una creatividad artística exhuberante. Se parecen como un huevo a una castaña. Sin embargo, se realizan sesudos estudios o elaboradas listas de características del Gifted que aquí queremos que se cumplan en su totalidad o en buena parte bajo el prisma de esa ridícula definición que jamás ha dado el creador de la teoría de los tres anillos, que es de donde dicen inspirarse para dar esa definición tan destructiva que nos ha llevado a la situación actual y que, a pesar de nuestros denodados esfuerzos por cambiarla, no tiene visos de que lo haga.

En resumen, que por más que os quieran hacer creer que Gifted y Superdotado (o Talented y talentoso) significan lo mismo allí que aquí, no es así. Y hay que ser muy críticos con este uso indebido del lenguaje que introduce no pocos errores. Para empezar, Gifted no significa lo mismo para la visión esencialista (Silverman, Hollingworth, etc) que para la visión desarrollista (Gagne, Pfeiffer, Touron, etc), por lo que las características difieren sustancialmente en algunos casos. La visión esencialista hace mucho hincapié en temas como la intensidad emocional o la sobreexcitabilidad, componentes que han cobrado una enorme relevancia en los últimos tiempos gracias al desarrollo de la neurociencia, una joven disciplina que dista mucho de proporcionar datos irrefutable en su todavía incipiente recorrido, como demuestran algunos estudios y artículos que tratan de frenar la euforia “neuro” que vivimos hoy día. En una próxima entrada hablaré sobre este particular.

Para finalizar, Gifted -tanto para la visión esencialista como para la desarrollista- no significa lo mismo que Superdotado en España, como ya he señalado. Pero cuando un hispanohablante lee las características propias del Gifted traducidas se da a entender que si no cumple una buena parte de las mismas no puede ser Superdotado. O se introduce un estereotipo de Superdotado muy alejado de las personas comunes: sensibilidad extrema, ética intachable, luchador contra las injusticias, detector de mentiras, multifuncionales, intuitivos, empáticos, enorme vocabulario, modestos, apasionados, etc. Esta idea es absolutamente disparatada, pero no son pocos los adultos que se identifican con esa etiqueta de Superdotado, emergiendo nítidas contradicciones entre sus palabras y sus acciones. El pensamiento crítico que también se le supone “de serie” al superdotado parece en estos casos difuminarse por completo, adoptando para sí unas características positivas o positivizadas que distan mucho de lo que están mostrando al mundo.

Anuncios

Acerca de José Luis

Aprendiz de la inteligencia, la conciencia y la creatividad. Vinculado al mundo de las altas capacidades intelectuales desde 2008, año en el que entré en la asociación ASA de Málaga tras la identificación de mi hijo mayor. Once meses después, en 2009, afronté el reto de presidirla cuando estaba a punto de disolverse, lo que me llevó a adoptar un rol de activista que he mantenido hasta 2016 en diferentes organizaciones de este colectivo tan desconocido y plagado de mitos y estereotipos. En este blog trato de aclarar los conceptos más básicos a todas aquellas personas que aterrizan y no encuentran dónde agarrarse. También tuve un periodo de activismo social en el ámbito del derecho a la vivienda (2012-2013) en la PAH de Málaga.
Esta entrada fue publicada en Altas Capacidades, De otras webs o blogs, Educación, Psicología, Reflexiones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s